La novela policiaca clásica: Personajes que trascienden a sus autores

Sherlock Holmes vs. Conan Doyle o Phillip Marlowe vs. Raymond Chandler

Considerada al principio como un arte menor, la novela policiaca se ha ganado su puesto en la literatura a la par de cualquier otro género, gracias fundamentalmente al trabajo de quienes fueron sus pioneros. Paradójicamente, el público recuerda mucho más a Sherlock Holmes, a Phillip Marlowe o a Hércules Poirot, que a sus creadores, básicamente por la adaptación que el cine y la televisión ha realizado de los libros que protagonizan, en algunos casos con considerables modificaciones.

Por cierto, cabría preguntarse si los lectores prefieren el estilo clásico de la novela de misterio, donde los acertijos y las deducciones lógicas prevalecen, o la moderna novela negra, en el que los asesinatos sangrientos y rebuscados son un elemento cada vez más importante.

01
de 03

El Sherlock Holmes de Sir Arthur Conan Doyle

Sherlock Holmes
Ediciones Corona Boreals

A lo largo de casi 30 años (entre 1897 y 1926), a través de 4 novelas y 56 relatos, Arthur Conan Doyle nos narró la vida y aventuras de este detective ficticio, que poseía una inteligencia y capacidad de observación muy fuera de lo común. Tanto, que su figura ha perdurado por encima de la de su autor.

En efecto, no sólo existen cientos de sociedades que se dedican a estudiar e incluso “reproducir” de alguna forma las aventuras de Sherlock Holmes, sino que anualmente se reciben miles de cartas dirigidas a él en el 221b de Baker Street, de Londres (su dirección en las novelas) como si se tratara de una persona real.

Esta popularidad puede deberse a la difusión de sus aventuras en el cine y la televisión, que incluso han “reconstruido” al personaje. De hecho, dentro de las curiosidades sobre Sherlock Holmes destacan, por ejemplo, que ni la famosa frase de “elemental, mi querido Watson”, ni su características gorra y pipa aparecen en los escritos de Doyle, sino que obedecen a una que otra adaptación cinematográfica.

02
de 03

El Philip Marlowe de Raymond Chandler

Philip Marlowe
RBA Libros

Considerado el padre de la novela negra estadounidense, Raymond Chandler creó al popular Philip Marlowe (quien protagonizó casi 30 historias, entre novelas y relatos), un duro pero idealista detective privado, que observa con cinismo a una sociedad corrupta pero a la vez es capaz de actuar con integridad, pese a la influencia que el alcohol y las mujeres enigmáticas ejercen sobre él.

El personaje de Marlowe se convirtió en el prototipo del protagonista de las novelas negras de la época y ha cautivado igualmente a los productores cinematográficos por décadas. Ha sido interpretado por figuras como Robert Mitchum, James Caan o Elliot Gould, aunque el más famoso de todos ha sido Humprey Bogart, en El sueño eterno (en inglés).

Bogart, sin embargo, interpretó también a Sam Spade, el personaje creado por Dashiell Hammet, en El halcón maltés (en inglés), por lo que algunos confunden a estos dos detectives, que comparten rasgos similares.

03
de 03

Agatha Christie y sus dos detectives

Agatha Christie
RBA Libros

El caso de esta amable señora es algo distinto al de sus otros dos colegas. El nombre de Agatha Christie es reconocido tanto o más que el de sus personajes. Tal vez su secreto ha sido precisamente no darle total protagonismo a uno sólo de ellos.

En efecto, aunque el pulcro y quisquilloso detective belga Hércules Poirot, con sus mostachos encerados característicos, es una figura clásica de las novelas policiacas, compite en popularidad con la no menos conocida Miss Marple, de evidentes semejanzas con su creadora.

Que las 79 novelas y relatos detectivescos de Agatha Christie hayan vendido hasta ahora nada más y nada menos que 4.000 millones de ejemplares (en inglés), justifican plenamente la fama de esta prolífica escritora, fallecida en 1976 a los 85 años de edad.