La llegada de otro perro a casa

¿Cómo se llevarán tus perros?
Foto © Abel Pagola de Luna

Si te has decidido añadir otro a tu hogar, necesitarás prepararte para que se lleven bien. Es importante socializar a tu perro a todo tipo de personas, animales, sonidos y cosas para que aprenda a aceptarlas sin miedo o ansiedad. Además de ser muy bueno para el perro, si tienes que añadir otro perro a la familia será más fácil que lo hagas. La socialización tan pronto como nazca el perro, y sobre todo durante el primer año, es de mayor importancia.

No obstante, es un proceso que dura a lo largo de su vida. Cuanto antes socialices a tus perros, menos probabilidades habrá de que tengan asociaciones negativas el uno con el otro, lo cual se podría extender a otros perros u otras razas.

Cuando añades otro perro a tu hogar, en algunos casos se llevarán estupendamente desde el principio y no tendrás que interferir. Esto sobre todo sucede si ya eres dueño de un perro equilibrado y obtienes otro can, si obtienes dos perros adolescentes o adultos que ya se conocenn (dos perros de la misma camada) o si obtienes dos cachorros de estado de salud y comportamiento normal. En otros casos, puede tomar bastante tiempo para que se lleven bien. El perro necesitará saber que el otro animal no va para ninguna parte, que se quedará ahí independientemente de lo que haga. Para eso necesitará pasar tiempo de sobra con el otro perro.

Tu deber será entender el comportamiento de tu perro o de ambos perros, al igual que saber cuándo y cómo proceder.



La educación de los perros
Intentar enseñar a dos perros es una tarea difícil, pero no imposible. Lo que no es aconsejable es que intentes enseñarles a los dos a las vez. No es manera de aprender y conllevaría demasiadas distracciones para los perros. Cada perro necesita saber todos sus comandos, entender tus reglas y qué comportamiento es o no es aceptable.

Si cada perro recibe educación individualizada, serán mucho más agradables y disciplinados cuando estén juntos.

El estrés en perros
Cualquier cambio puede causarle estrés al perro. Igual tu perro no tiene ningún problema cuando perros extraños lo saludan o quieren jugar con él. Por eso te puede extrañar que no le haga nada de caso o que no le caiga bien el nuevo perro. Date cuenta que una cosa es que un perro juegue con él y luego cada uno por su lado y otra muy distinta es que el perro se mude a su casa y juegue con su humano. El estrés se manifiesta de muchas maneras, por ejemplo:

• el perro deja de comer
• cambia de comportamiento
• orina en sitios donde usualmente no lo haría
• se porta “mal”

Si has añadido un perro a tu hogar, es importante que cada perro tenga sus propias pertenencias y espacio. Si tu perro cambia de comportamiento de repente, sé paciente y no lo obligues a que juegue con el nuevo perro. Todo debe ser un proceso gradual y bajo tu supervisión.

La desubicación del perro que ya vive en casa
Tu perro ya tiene la jerarquía de la manada clara. Por ejemplo, sabe que tú estás en la cima de la jerarquía y que es antecedido por los otros humanos del hogar. Usualmente un perro que ha llevado una vida normal junto a su dueño y ha recibido la educación necesaria, lo ve en la cima de la jerarquía.

Es cierto que la manada tiene un líder y ese líder idóneamente eres tú.

Cuando añades a otro perro a la manada, no es celos lo que siente, sino desubicación. Este también puede ser el caso no solo con otro perro, sino con un gato, un bebé u otro humano que se incorpore al hogar, incluso una visita de pasadía. Por lo que no te sorprenda que tu perro cambie de comportamiento o no parezca llevarse bien con el nuevo perro.

Estableciendo puestos en la manada
Puede parecer que se llevan mal, pero en un principio es posible que estén estableciendo sus puestos en la manada. ¿Cuál será el perro dominante y el perro sumiso? Es importante educar a los cachorros y los perros de razas pequeñas a ser sumisos. Muchos perros de razas pequeñas tienen características de grandeza. Aprender a ser sumisos, a no ladrar, morder o molestarlo, les evitará problemas no solo con el perro del hogar, sino también con otros perros.



¿Cuándo debes interferir?
Si los perros no parecen estar de acuerdo o establecer sus puestos en la manada y no se portan bien, debes interferir. Una palabra como “Ah” o “Ack” puede servir como castigador condicionado. La puedes usar justo antes de detener un juego o darle un time out (descanso) al perro que se ha portado de forma desagradable. Para que sea eficaz, la corrección debe ser breve y en el momento del comportamiento.

Ejercicios de jerarquización
Es normal que el perro que ya está en casa quiera ser el perro alfa, pero no siempre puede ser así, especialmente si tienes un perro pequeño y adquieres uno de raza grande, o si tienes un cachorro en casa y adquieres un perro adulto. Puedes ayudar a los perros a establecer sus puestos en la manada. Para eso, dependiendo de la raza, el tamaño, la edad y la personalidad de los perros, elige el que debería tener el puesto más alto. Puedes llevar a cabo los siguientes ejercicio:

• darle de comer al perro alfa primero
• ponerle la correa para pasear antes que al otro
• permitir que este perro salga de la casa antes que el otro
• acariciarlo primero

Si tus perros establecen sus propios puestos, respétalos.

Los perros tímidos, miedosos, agresivos o territoriales
Hay que tener cuidado con estos perros. No es idóneo añadir otro perro o mascota si uno de ellos tiene características de estas. Toma en cuenta que un perro tímido, miedoso o agresivo necesitará ayuda profesional, sobre todo si es agresivo. También necesitará tu apoyo y atención. Hasta que no soluciones los problemas con este perro, no te plantees tener otra mascota. Lo mismo aplica a perros con problemas territoriales, a los cuales no les gusta compartir su espacio, comida y mucho menos su humano.

Ayuda profesional
Si tienes perros y uno de ellos exhibe comportamiento indeseado, peligroso o tú no lo puedes ayudar, busca ayuda. Primero acude al veterinario para descartar problemas de salud. Luego busca un entrenador de perros que utilice el reforzamiento positivo y que pueda guiarte paso a paso para que tus perros puedan ser felices y tú también.