La leyenda de la mariposa negra

Una criatura aparentemente inofensiva.

Foto: Eloquence

Esta leyenda es originaria de Badalona, una ciudad situada en la parte más oriental de Cataluña, España. Se trata de una leyenda muy vieja,de origen incierto, que bien pudo ser en sus comienzos una advertencia para que los niños no se alejaran de la compañía de sus padres y se aventuraran a los peligros del campo. Lo cierto es que hemos oído dos versiones de la leyenda de la mariposa negra.

La primera versión es la que se cuenta en las calles de Badalona a los turistas curiosos: no acercarse jamás a una mariposa negra, y si ella se nos acerca, pues entonces es hora de emprender discretamente la retirada.

La mariposa negra, que hace su aparición sólo unos pocos meses al año, es un símbolo de mala fortuna y una advertencia de malos tiempos por venir. Pero el peor error que puede cometerse respecto a ella es matarla: quien mata a una mariposa negra tiene sus semanas contadas.

Según la otra versión de la historia, la mariposa negra invita, con sus constante revoloteo en torno a la persona a cuestión, a ésta a seguirla a las profundidades del campo, en donde tiene lugar una extraña metamorfosis a través de la cual la mariposa aumenta de tamaño en materia de segundos y devora al infortunado seguidor. No obstante su espectacualridad, esta versión resulta ser la menos creíble y no hemos hallado un solo caso en el que se dispusiera del nombre de una persona o de circunstancia del hecho que vuelvan a esta versión al menos mínimamente creíble.

Algunos sostienen que la leyenda de la mariposa negra es una de las tantas que hablan de la venganza de la naturaleza contra una humanidad que desde el principio de los tiempos no ha hecho más que hacerle daño.

Otros, que se trata de un psicopompos, un enviado de planos ultraterrenos que toma contacto con el alma de la persona que va a morir para guiarla en su camino hacia el inframundo. En esta interpretación, la mariposa negra es un mensajero de la muerte, se le haga daño o no, aunque los estudiosos del mundo sobrenatural aconsejan nunca subestimar la ira de las fuerzas ocultas.

Un relato contado por un viejo residente de Badalona habla de una invasión de mariposas negras sufrida alrededor del año 1905. El episodio le fue referido por su padre, que en esa época era sólo un niño: miles de mariposas negras se congregaron en el pueblo y no lo abandonaron sino hasta pasados varios días. Mucha gente enfermó y se reportaron algunas muertes; del mismo modo, murieron muchos animales domésticos y sufrieron gran daño las cosechas y el ganado. A pesar de considerarlas una plaga, los habitantes se cuidaron muy bien de intentar hacer algo contra ellas, simplemente esperaron con paciencia a que se marcharan. De acuerdo a esta fuente, la invasión no se repitió, y nunca pudo saberse si fue causada por algún motivo en particular. Se habló de que quizás la furia de las mariposas se debía a que alguno de los habitantes de Badalona había cazado o matado alguna, pero era una dato imposible de saber, ya que quien confesara haber perpetrado semejante imprudencia hubiera sido objeto de un terrible castigo. Los pocos habitantes que recuerdan el relato de la antigua invasión de las mariposas negras lo hacen remarcando que sus padres o sus abuelos se referían al tema con miedo a una posible repetición.

La historia de la mariposa negra tiene puntos de contacto con la leyenda de la machaca, otro insecto que se ha ganado un lugar en el mundo de las pequeñas criaturas monstruosas.