La Ley Seca o Era de la Prohibición

La Ley Seca o Prohibición  (del inglés Prohibition) es un periodo entre  1920 y 1933 en que se estableció  la Enmienda 18 de la Constitución, el 16 de enero de 1920 con la Ley Volstead,   mediante la cual se prohibía la venta, transportación y fabricación de bebidas  “tóxicas”, o sea, bebidas alcohólicas,  para su consume en Estados Unidos.

El 5 de diciembre de 1933 con la Enmienda 21 se puso fin a la Ley Seca.

 La campaña por la Enmienda 18 comenzó en 1913, como un intento de llevar a nivel federal  la tendencia de varios estados que habían prohibido el alcohol . El 18 de diciembre de 1917 el Congreso pasó la E. 18, y la envió  a los estados para su ratificación.  La misma se hizo en enero de 1919 y entró en vigor un año más tarde.

 La ley clasificaba como bebidas alcohólicas a aquellas que tuvieran más de un 5 por ciento de alcohol.

Antecedentes

 Los movimientos de la “Temperanza”  comenzaron a influir de forma organizada en la vida política de EEUU en la década de 1840,  a través de  movimientos religiosos liderados por la Iglesia metodista, que se oponían desde el punto de vista moral al consumo del alcohol y sus consecuencias.

Tomó auge en 1880 con la campaña de la organización de mujeres cristianas Woman's Christian Temperance Union (1874),  el Prohibition Party (1869) y la Anti-Saloon League (1893).

El movimiento de cariz religioso en realidad estuvo basado en condiciones políticas y sociales:  estuvo unido a la lucha por el sufragio de las mujeres quienes carecían de poder político, y canalizaron sus luchas sociales a través de las iglesias,  como señala el editor y periodista Daniel Okrent.

Aprobar la enmienda de la prohibición se convirtió en una razón para aprobar el derecho de las mujeres al  voto.

También otros grupos como el KuKlux Klan verían la prohibición del alcohol como un pretexto para atacar a lo negros y un argumento más para acusarlos de mala conducta y penalizarlos.

Al mismo tiempo el consumo de alcohol se había convertido en un problema social, que afectaba a las familias.

Según las estadísticas de la época  en 1830, los estadounidenses mayores de 15 años consumían el equivalente a siete galones de alcohol puro al año, unos tres tragos diarios, en los años de 1850 a 1890  el consume de cerveza creció desmesuradamente (de 36 millones de galones anuales a $36 millones). El número de tabernas aumentó de 100,000 a 300,000 entre  1870 y  1900.

En 1851, Maine  fue el primer estado  en prohibir la fabricación y venta de bebidas alcohólicas. 12 estados siguieron el ejemplo. Para el fin de la Guerra Civil, las leyes habían sido derogadas por las cortes y la oposición del público, pero el movimiento revivió en los años 1880.

  

Mujeres al frente de la campaña

 En  1873, Eliza Thompson de Hillsboro, Ohio, lideró a un grupo de mujeres que se arrodillaban en la nieve rezando frente a las tabernas. Pronto, nueve de las 13 tabernas del pueblo cerraron en medio de críticas.

La táctica se extendió a otros lugares, con las mujeres al frente.

 Hubo otras mujeres que  se destacaron en la campaña.   Carry A. Nation,  una mujer alta y fornida, se hizo famosa por sus incursiones en las tabernas, hacha en mano, para destruir todo lo que encontrara  a  su paso.

 Otra activista,  Frances Willard, presidenta de la   Woman’s Christian Temperance Union,  incluyó la campaña contra el alcohol en la lucha por la reforma escolar, la reforma de las prisiones y los derechos femeninos.  Susan B. Anthony,  la figura principal de la lucha por el voto femenino,  apoyó a  Willard.

 

   Consecuencias

 La ley no logró detener el consumo de alcohol.

Para 1925 había miles de clubes llamados “speakeasy” en Nueva York, escondidos en los sótanos de otros establecimientos. La ilegalidad desencadenó una serie de actividades  y grupos ilegales como la mafia italiana de Nueva York y Chicago, y figuras como la de Al Capone.

Se extendió el control policial a través de informantes, escuchas telefónicas.

Desató la corrupción en la policía, quie se dejaba sobornar a cambio de no hacer arrestos relacionados. En 1931, un 8 por ciento de los policías de Nueva York habían sido despedidos por esta causa.

La producción doméstica de vino se disparó, entre familias de origen mediterráneo que acostumbraban a consumir vinos de mesa.

Excepciones y tecnicismos de la ley

 Se podía utilizar alcohol para preservar frutas, y convertirlas en “Apple jack”  que se producía en las fincas.

Se podía usar como medicina: A pesar de que en 1917 la  American Medical Association había declarado que no existía uso médico para ese tipo de bebidas.

El vino sacramental estaba autorizado.

  

 Fin de la Ley Seca

La oposición a la Ley Seca comenzó en 1920, y sus opositores  esgrimían el  argumento  de que daba demasiado poder al gobierno sobre el individuo. Las mujeres también se retractaron de su histórico apoyo a la ley, a través de la Women’s Organization for National Prohibition Reform ante las consecuencias que esta traía para los jóvenes.  

Al tomar la presidencia en 1929,  el presidente Herbert Hoover  nombró un comité para revisar la ley, la  National Commission on Law Observance and Enforcement (Wickersham Committee).  Aunque la comisión, en un reporte de 1931 apoyó la ley, las declaraciones de sus miembros revelaban escepticismo y las dificultades para  hacer cumplir la ley.

En  1931, en medio de la Gran Depresión  con su crisis económica, la producción de alcohol era una esperanza para crear empleos y ganancias.  La industria del alcohol era la séptima industria antes de la Prohibición.

En 1933 el Congreso adoptó la Enmienda 21, aprobada por  el 73 por ciento de los votos.