La lectura temprana es una señal de ser prodigio

¿Por qué es un indicador de ser prodigio?

La lectura es una habilidad esencial que debe dominar quien quiera ser exitoso en la escuela y en la vida. No es de sorprender, por lo tanto, que tantos padres trabajen duro para asegurarse que sus hijos aprendan a leer tan pronto como sea posible Algunos padres compran discos de video digital de fónica, tarjetas de vocabulario y empiezan a enseñarles a sus hijos en casa casi desde el día que traen al bebé recién nacido a casa desde el hospital.

Como resultado de algo de este entrenamiento temprano, vemos a más y más niños que parecen ser capaces de leer, tantos de hecho, que mucha gente está empezando a decir que la lectura temprana ya no es un indicador de que el niño es prodigio. ¿Pero es eso cierto?

01
de 06

Desarrollo cognitivo

Para entender por qué y qué tan temprano aprender a leer es un signo de inteligencia superior queremos  entender el desarrollo cognitivo de los niños. La mayoría de los maestros han aprendido las teorías de Piaget, por lo cual no le creen a los padres que dicen que sus hijos pueden hacer más que otros a su edad. Por ejemplo, según Piaget, los niños en la Etapa Operativa Concreta (de 6 a 11 años), pueden pensar lógicamente acerca de las cosas que pueden ver o tocar, pero todavía no con conceptos abstractos, como la paz, el amor, la vida. Pero los padres de niños prodigio saben que sus hijos pueden haber estado pensando sobre ellos aun antes de tener 6.

El siguiente paso para comprender que la lectura en edad temprana es una señal de talento es entender la manera en que los niños aprenden el lenguaje. No es necesario enseñar a los niños de manera formal cómo hablar.  Para aprender un idioma sólo es necesario exponerse a éste. Eso significa que un niño necesita escuchar a la gente hablar y que le hablen a él. Dicho desarrollo sigue una evolución típica y los niños de todo el mundo tendrán un progreso similar. Sigue leyendo »

03
de 06

Niños prodigio y el desarrollo del lenguaje

La mayoría de los niños siguen un patrón similar de desarrollo del lenguaje y pasan por las mismas etapas, pero los niños prodigio pueden pasar por esas etapas más rápido que otros niños. O parecen saltar algunas de las etapas, aunque es más probable que simplemente pasan por las etapas de manera diferente. Por ejemplo, un niño prodigio podría no hablar hasta que tiene dos años de edad, pero entonces hablar en frases completas. Podría parecer que el niño se saltó las expresiones de dos palabras, como "Yo galleta" pero tal vez simplemente no expresaron esas ideas cuando su desarrollo lingüístico estaba en esa etapa. Lo que es más importante, algunos niños dotados progresan por esas etapas más rápido, hablando en oraciones completas mucho antes de que sus compañeros de edad lo hagan.

04
de 06

¿Cómo aprenden los niños a leer?

El aprendizaje de un idioma, aunque sea a un ritmo avanzado, es una cosa, pero aprender a leer es completamente distinto. Aprender a hablar es una habilidad natural, mientras que aprender a leer es una habilidad que otra persona debe enseñar. No sólo requiere enseñanza, sino que además el cerebro debe haber alcanzado un desarrollo suficiente para que el niño pueda aprender esta habilidad. Un niño no puede aprender a caminar hasta que sus músculos se hayan desarrollado lo suficiente. Podemos animar a un niño y ayudarlo a aprender a caminar, pero hasta que sus músculos estén lo suficientemente fuertes, no será capaz de hacerlo por su cuenta. Lo mismo ocurre con la lectura. Es posible ayudar al niño a memorizar palabras, pero hasta que su cerebro alcance un desarrollo suficiente, no será capaz de leer.
05
de 06

El papel de la memoria en la lectura

La primera cosa en la que podrían pensar las personas cuando piensan sobre la memoria y la lectura es que los niños necesitan aprenderse el alfabeto de memoria y memorizar palabras. Ese, sin embargo, es sólo el principio de lo que los niños necesitan poder hacer para poder aprender a leer. Aprender el alfabeto y los sonidos que las letras representan es sólo el principio. Hasta memorizar palabras realmente no es suficiente para que un niño se convierta en un lector fluido. Un lector debe de poder recordar lo que leyó al principio de una oración antes de alcanzar el final de la oración, lo que leyó al principio del párrafo antes de alcanzar el final, y así. Eso requiere un desarrollo suficiente de la memoria a corto plazo y de trabajo .

06
de 06

Lector autodidacta

Debería ser claro que, a no ser que el cerebro de un niño haya madurado lo suficiente, no podrá leer fluidamente. Eso requiere mucho más que la memorización. Requiere la habilidad de comprender los significados de las palabras, y las oraciones, y los párrafos, y todo el relato. La lectura es una habilidad difícil de dominar cuando se la enseña formalmente, y a muchos niños les resulta difícil lograr fluidez cuando están en el tercer grado. Si un niño alcanza la fluidez antes de los cinco años después de que le enseñen a leer, hay una buena probabilidad de que el niño es avanzado, ya que su cerebro habrá alcanzado un nivel suficiente de madurez. Pero si un niño se ha enseñado a sí mismo sin ninguna instrucción formal, no puede haber ninguna duda sobre sus dotes.