La lección de August

LaLeccionDeAugust.jpg

Ya es lo suficientemente difícil comenzar Middle School, ese periodo en que los niños de diez años empiezan una nueva etapa escolar, en donde su identidad se construye en gran parte en base a lo que sus pares dicen de ellos. Ahora, si a esta etapa le agregamos que un chico no solo comienza su 5º grado sino que además es la primera vez que va a la escuela en toda su vida y, encima de esto, el chico tiene su cara completamente deforme, ya la aventura resulta del todo riesgosa… casi suicida.

Sin embargo, y contra todos los augurios, August Pullman y su familia deciden atravesar y sortear este camino. Después de todo, lo único especial en August es su cara extraordinaria, el resto de él corresponde a cualquier chico de su edad… pero no será fácil convencer al resto de los niños de Beecher Prep de esta realidad. Será el coraje de August, su determinación, voluntad y confianza lo que lo lleve al éxito o al fracaso total. Esto y el apoyo de aquellos que tienen la mirada transparente y libre de prejuicios, de aquellos que tienen la capacidad de ver el corazón de los demás. Menos mal aún en el mundo hay más gente buena que mala, o al menos esto es lo que dice el papá de August.

La lección de August (Wonder), de R. J. Palacio, construye el mundo de Beecher Prep a través de la voz de cada uno de los personajes importantes que dan forma a la experiencia de August. Cada forma particular de ver las cosas, cada sentimiento, cada interpretación de los hechos, nos va entregando un todo que, como lectores nos permite juzgar e imaginar lo relatado en total plenitud.

Son los narradores testigos quienes al entregarnos sus versiones propias nos construyen la narración de un narrador omnisciente, aquel que no se pierde detalle. Pero además cada uno de estos testigos y August, en particular, nos dejan entran en sus corazones y ver mucho más allá de la cáscara externa de las personas y las situaciones.

(mira el booktrailer)

Via (Olivia), la hermana, al comenzar High School afirma su personalidad sólida y segura, pero al mismo tiempo quiere ser conocida por lo que es y no por ser la hermana de. El amor, cuidado y comprensión hacia su hermano nos llena de ternura y nos da la sensación que mientras ella esté al lado de August nada malo le puede suceder. Jack, el amigo, sincero y divertido, el chico que tambalea y cuestiona el lado del “bando” al que debe pertenecer, pero que al mismo tiempo nos enseña que actuar de acuerdo a lo que sientes es lo más sensato y lo que más alegría te proporcionará. Summer, la primera amiga, tal como su nombre (verano) lo indica, en esta chica todo es luz. Su amistad es transparente y llena de bondad; a esta chica no le vienen con cuentos y ella tampoco se los inventa. Miranda, la amiga de Via que ha visto crecer a August desde que era pequeño, su cariño hacia él es sincero y enorme, casi como si fuese su otra hermana. Miranda nos muestra, sin embargo, lo que el paso por High School puede significar en una personalidad no del todo bien constituida. Justin, el novio de Via, es el “nuevo” que se inserta a una familia en donde todos se mueven como un bloque de amor y contención.

Justin es abierto y le permite a Via tener una espacio propio donde ella es valorada y querida. El texto de Justin es curioso en la forma, es el único que no abre las oraciones con mayúsculas… (aún estoy desarrollando una interpretación al respecto).

Los otros personajes importantes de la novela son Jullian, el chico antagonista que odia a August y que jamás logra traspasar su diferencia, para Jullian, August siempre será un chico distinto, deforme, que no debe ser aceptado entre sus pares. Su postura será también su condena. Los adultos de la novela tienen asimismo un rol importante, están los padres de Jullian, el señor Traseronian (Tushman) (director de la escuela) y el profesor de Inglés, el señor Browne, quien con sus preceptos genera una especie de carta de navegación de la novela, en especial por la importancia y presencia del primero: “Cuando puedas elegir entre tener razón y ser amable, elige ser amable” (“When given de choise between being right or being, choose kind”).

La sonrisa de August es una excelente novela, de aquellas que todos deberían leer, porque entretiene, atrapa y hace bien. Su lectura nos emociona, nos hace reflexionar, nos hace sentirnos cada uno de los personajes y, en especial, nos lleva a comprender eso que dice que si no lo vives en tu propia piel, jamás entenderás lo vivido. La narración de August y sus amigos nos inserta en “lo vivido”, nos permite sentirlo y comprenderlo desde la primera fuente. Su lectura, estoy segura, logrará que tanto niños como adultos miren la vida de una manera más inclusiva, más abierta y, sin lugar a dudas, más amable. (Lee el primer capítulo)

Datos del libro

Escrito por R.J. Palacio

Publicado por Nube de tinta, Isbn: 978-8415594024