La Iniciativa Starlight de turismo astronómico

Declaración en Defensa del Cielo Nocturno y el Derecho a Observar las Estrellas

StarlightDeclarationEN-1.jpg
Portada de la Declaración de La Palma de 2007 sobre el derecho a los cielos nocturnos. Fundación Starlight

Mediante la Certificación Turística Starlight se puede por primera vez aunar la ciencia y el turismo, aportando criterios innovadores para una nueva forma de turismo inteligente basado en la astronomía y la visión del firmamento.

Instituto Astrofísico de Canarias

Startlight es todo un concepto generado a partir de la idea de que el cielo es un patrimonio común y que la cultura y conocimientos que nos proporciona debe divulgarse a la sociedad.

Nació en el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), un avanzado organismo español que ha construido y gestiona el más grande y avanzado telescopio óptico infrarrojo del mundo, el Gran Telescopio de Canarias (GTC).

IAC gestiona el European Northern Observatory (ENO) (vídeo en inglés) que abarca los observatorios del Teide en Tenerife y del Roque de los Muchachos en La Palma, ambos en las islas Canarias (España) donde operan telescopios e instrumentos de más de sesenta instituciones científicas de diecinueve países.

Una de las grandes preocupaciones de IAC, y de la totalidad de astrónomos y aficionados es la contaminación lumínica que condujo a que promovieran una ley nacional, llamada "La Ley del Cielo" (ley 31/1988) que ha creado precedente para muchos otros países. Bajo sus auspicios se creó también la Oficina Técnica de Protección del Cielo (OTPC) una institución especializada en la vigilancia y asesoramiento en esta materia.

Conferencia Internacional Starlight

El siguiente paso llegó con la Conferencia Internacional Starlight donde se plantearon alternativas para proteger nuestro cielo nocturno como un patrimonio común que debe ser disfrutado por toda la sociedad. La Declaración sobre la Defensa del Cielo Nocturno y el Derecho a la Luz de las Estrellas que surgió de este encuentro sentó las bases sobre las que se asentó la Inicativa Satrlight.

A la vez se le dió una dimensión cultural a este movimiento para que promoviera un nuevo turismo sostenible al que se llamó "turismo de las estrellas", y que en su expansión ha conocido nombres más populares como "turismo astronómico", "astroturismo" y "turismo estelar". Tomó forma jurídica con la Fundación Starlight encargada de promoverla por todo el mundo creando un sistema de certificación no sólo para distinguir la calidad de los cielos nocturnos, sino salvaguardarlos de la contaminación lumínica.

"Starlight" tiene la consideración de acción asociada por UNESCO, además de contar con el apoyo de la Unión Astronómica Internacional (IAU) y la Organización Mundial del turismo (UNWTO).

Declaración en Defensa del Cielo Nocturno y el Derecho a Observar las Estrellas

Durante la Conferencia Internacional en Defensa de la Calidad del Cielo Nocturno y el Derecho a Observar las Estrellas celebrada en la Isla de la Palma se consignó un decálogo de intenciones dentro de la Declaración resultante. Por razones de espacio hemos sintetizado dicha declaración. Puedes leer la correcta en este enlace.

  1. Un cielo nocturno no contaminado que permita disfrutar de la contemplación del firmamento, debe considerarse como un derecho inalienable de la Humanidad.
  1. La progresiva degradación del cielo nocturno debe ser considerada un riesgo inminente que hay que afrontar.
  2. La conservación, protección y puesta en valor del patrimonio natural y cultural asociado a los paisajes nocturnos y la observación del firmamento, representa una gran oportunidad y una obligación universal para la cooperación en la protección de la calidad de vida.
  3. El acceso al conocimiento, apoyado en la educación, es la clave para integrar la ciencia en nuestra cultura actual, contribuyendo al avance de la humanidad. La difusión de la astronomía y los valores científicos y culturales asociados a la contemplación del universo debe ser considerado como contenidos básicos a incluir en las actividades educativas, las cuales requieren un cielo limpio sin contaminación y la capacitación adecuada de educadores en estas materias.
  1. Los efectos negativos de la luz artificial en los cielos nocturnos de áreas protegidas tienen un impacto en los ecosistemas. El control de la contaminación lumínica debe ser un elemento fundamental de las políticas de conservación de la naturaleza.
  2. Consciente de que una noche estrellada forma parte integral del paisaje, la política de paisajes debe desarrollar sistemas jurídicos y normas para la conservación de la calidad del cielo nocturno.
  3. Promover el uso inteligente de la iluminación artificial que implique a las administraciones públicas, la industria de la iluminación, y los usuarios para un uso de la luz de manera responsable. Esta estrategia implica un uso más eficiente de la energía con el fin de cumplir con los acuerdos sobre el cambio climático, y para la protección del medio ambiente.
  4. Las áreas adecuadas para la observación astronómica constituyen un bien escaso en nuestro planeta, y su conservación representa un esfuerzo mínimo en comparación con los beneficios que aportan al conocimiento y al desarrollo científico y tecnológico. Se deben extremar las medidas y disposiciones para proteger los cielos claros y la protección de dichos espacios contra los efectos nocivos de las emisiones radioeléctricas y la contaminación del aire.
  5. El turismo es el mejor aliado para la defensa de la calidad del cielo nocturno. El turismo responsable puede y debe tener en cuenta el cielo nocturno como un recurso a resguardar y valorar en todos los destinos. Nuevos productos turísticos basados ​​en la observación del firmamento abren posibilidades insospechadas de cooperación entre turistas, comunidades locales e instituciones científicas.
  6. Los sitios incluidos en la Red Mundial de Reservas de Biosfera, los Humedales de Ramsar, sitios Patrimonio de la Humanidad, Parques Nacionales, y todas aquellas zonas protegidas que combinan paisaje excepcional y valores naturales deben incluir la protección de los cielos nocturnos como un factor clave que refuerza su función en la conservación de la naturaleza.

    Otros artículos relacionados con el turismo astronómico que puedes leer: