La gastronomía muestra el sincretismo cultural hispano

El flan y las empanadas no son tan nuestras como se cree

empanadas
getty images

Todos pensamos que lo nuestro es lo original, lo más importante, lo autóctono. Eso incluye a todas las tradiciones, empezando por las comidas. Sin embargo, me bastó convivir con latinoamericanos de todos los países para darme cuenta de que nada es solamente de una nación o de una cultura. Las líneas fronterizas como las conocemos hoy en día no existían cuando se domesticó la papa o se inventaron los tamales.

Pero lo más impresionante es que muchos de nuestros platos típicos tienen orígenes árabes, asiáticos y hasta egipcios.

¿Las empanadas argentinas y las arepas venezolanas?

Comencemos con las muy latinoamericanas empanadas. Muchos se sorprenden al enterarse que las empanadas argentinas no tienen mucho que ver con las venezolanas. Poco que ver con las chilenas. Pero resulta que les debemos las empanadas, nada más y nada menos que a los persas, específicamente en los asentamientos de lo que hoy es Irán. La presencia de los árabes en España hizo de estas delicias comunes entre los conquistadores y ellos nos las trajeron a América. Seas de dónde seas, estoy segura de que en tu país se hace alguna forma de empanadas.

Por su parte, las arepas no son propias de ningún país específico. Los colombianos y los venezolanos pelean por declarase dueños de su origen. Pero para un salvadoreño una arepa es muy parecida a las pupusas y casi que hermana gemela de las gorditas mexicanas.

Las arepas como las conocemos hoy son el resultado del sincretismo de los indígenas arahuacos, que navegaban el Caribe, y los timotocuicas, una especie de primos lejanos de los mayas que habitaban en Los Andes colombo-venezolanos. Los arahuacos tenían una especie de pan plano a base de yuca, los otros a base del maíz.

De la unión de ambos nació la arepa, cuyo nombre se deriva de la palabra que los indígenas Caracas le daban al maíz


¡Todos comemos flan! y el cebiche ¿es árabe?

Por su parte, la historia del flan empieza en los tiempos de la Antigua Roma aunque en aquella época se servía de forma diferente y estaba hecho con pimienta y miel. Cuando los romanos invadieron Europa expandieron su tradición por la península Ibérica. En ese entonces se convirtió en un postre español y los conquistadores lo trajeron a lo que hoy es Latinoamérica.

Un cebiche , también escrito como ceviche, seviche o sebiche, consisten en carne marinada en aliños cítricos, siendo los más comunes preparados a base de pescado, mariscos o ambos. Diferentes versiones del cebiche forman parte de la culinaria de los países latinoamericanos con litorales del océano Pacífico, como Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá y Perú. Los especialistas creen que esta forma de preparar los alimentos. Se dice el nombre ceviche, proviene de la palabra Quechua “siwichi”, que le daría la razón a los que insisten que la receta nació en Perú. Sin embargo, otras fuentes sugieren que se deriva de la palabra árabe “sibech”, que después en español se convirtió en "escabeche".


Los tamales sí son mexicanos ¿no?

Los tamales son propios de toda el área de influencia de las cosechas originales del maíz, es decir México y Centroamérica. Sin embargo, hoy en día se come alguna versión de los tamales en toda Latinoamérica. En Venezuela se les conoce como hallacas, una versión sofisticada. En el cono sur son humitas.

El pernil de cerdo tan navideño que los caribeños ven como único, nació en Egipto. Con las migraciones la práctica de comerlo se fue extendiendo por el mundo.

Podemos decir que la papa es sin duda el mayor aporte culinario de Latinoamérica al resto del mundo. Cultivada por los incas por decenas de años, al conocer la papa, los españoles la veían como una esquisitez y al principio les pareció la flor tan bonita que la cultivaban en macetas y no se comían el tubérculo.

Entre las recetas que más deliciosas hechas con papas son las peruanas"Papas a la huancaína" y el delicioso "Ajiaco" colombiano.

¿Frijoles y dulce de leche?

Llámense como se llamen, los frijoles, habichuelas, porotos, caraotas, habas, son el alimento latinoamericano por excelencia. Un equipo multidisciplinario y multinacional se dedicó a buscar su verdadero origen y lo hallaron en Mesoamérica, lo que hoy es el área central de México, pero hace más de 11.000 años se separaron las especies y han sido desarrolladas por igual en los países andinos y México y Centroamérica.

Manjar, manjar blanco, arequipe, cajeta, dulce de leche depende de dónde eres será como le dices, pero el producto es básicamente el mismo y los historiadores han encontrado menciones sobre él en casi todos los países latinoamericanos.

¡En pocas palabras, casi nada es exclusivo de ninguna parte!