La flor y la fruta de la pasión

Una flor y una fruta que inspiran todo tipo de pasiones

Flor y fruto de la pasión
Flor y fruto de la pasión. Getty Images

Desde que soy pequeño he escuchado sobre las propiedades de la fruta de la pasión o “passion fruit”. Su jugo es algo agridulce pero muy sabroso.  Esta fruta ha sido ingrediente principal en muchos postres, bebidas y todo tipo de recetas en muchísimas partes del mundo.

Sin embargo tengo que aceptar que la primera vez que vi la planta que produce este fruto lo que más me impresionó fueron sus flores.

Parecían salidas de otro planeta. Eran tan raras que en mi imaginación de niño bien podían haber sido plantadas por algún extraterrestre. 

Con los años también me enteré de que esta flor tenía connotaciones místicas. Ya que en la era de la conquista del nuevo mundo la identificaron como símbolo de buen augurio. Su rara belleza  despertó la imaginación de los antiguos conquistadores, quienes le dieron el nombre de flor de la pasión.

La flor de la pasión o Passiflora

Passiflora en un género en el que existen cientos de especies. La mayoría de estas plantas son de tipo enredadera o trepadora y no siempre da frutos. También el color de sus flores puede variar dependiendo de la especie.

Generalmente son especies tropicales, pero gracias a la producción de híbridos hoy en día es posible cultivarlas otros tipos de clima. Solo basta con probar sus frutos y ver sus flores para  entender por qué ha despertado tanto interés entre los horticultores de todo el mundo.

El fruto de la pasión

La parcha, maracuyá, granadilla o fruta de la pasión es una fruta más bien redonda de color amarillento o naranja. Sus semillas están cubiertas de una sabrosa pulpa agridulce. Muchas personas la catalogan como un afrodisíaco debido al efecto levemente embriagador y tranquilizante que se siente luego de haberla injerido.

Su fuerte sabor tropical la hace una fruta perfecta para la creación de mermeladas, bebidas, postres y batidos. Las semillas de la fruta de la pasión son tan pequeñas que se mezclan con la pulpa. Así que a la hora de comer todo es parte de un mismo manjar.  

Flor de conquista

Cuando los conquistadores llegaron a América y vieron esta flor por primera vez, inmediatamente la identificaron como símbolo de buen presagio. Las raras formas de sus pétalos y su cáliz fueron interpretadas por estos viajeros como una señal mística o religiosa. 

Cada parte de la flor fue asociada con alguna de las etapas en la vida de Jesucristo. Desde la corona de espinas, hasta el cáliz y la lanza que le punzó el costado. Inclusive hoy en día en algunos países le llaman la corona del Cristo.

Usos y remedios caseros

Desde tiempos remotos esta planta también se ha utilizado para crear remedios caseros. Su fruta por ejemplo, se utiliza para tranquilizar personas nerviosas o hiperactivas. Se dice que baja la presión arterial y tranquiliza los nervios. Pero como mencioné antes, existen cientos de especies, por lo tanto sus propiedades igual varían por especie.  

Tanto la flor como las hojas de esta planta sirven para aliviar la falta de sueño y hasta como analgésico.

 Es importante recordar que los remedios caseros y naturales pueden causar efectos adversos en personas sensitivas. 

Son muchos los beneficios de la Passiflora, desde sus sabrosas frutas y propiedades medicinales, hasta su incomparable flor. Si andas buscando algo diferente para tu jardín, que te sirva de botiquín médico y a la vez para crear ricos platos, busca entre las especies de las divinas Passifloras.