La fatiga crónica o cansancio persistente

01
de 03

1. Fatiga física y mental

fatiga.jpg
Marcelo Santos / Getty Images

La fatiga o cansancio persiste consiste en un estado físico y/o mental en el que una persona se siente la mayor parte del tiempo cansada, débil, desmotivada y sin energía, y dicho estado persiste a través del tiempo sin que haya ningún cambio.

La fatiga pude ser física, mental o ambas a la vez. A menudo no es fácil darse cuenta de que la fatiga que padeces es mental y no física, porque la fatiga mental va acompañada también de una sensación de debilidad.

Fatiga física

Cuando padeces fatiga física te cuesta trabajo todo realizar actividades físicas, como hacer ejercicio, caminar, subir escaleras, llevar una maleta u otro objeto pesado y, en definitiva, no puedes funcionar a un nivel normal físicamente porque tus músculos están cansados y débiles.

Fatiga mental

La fatiga mental es mucho más frecuente que la física. Sientes apatía, somnolencia, falta de fuerzas y de energía y falta de concentración, pero si consigues ponerte a hacer ejercicio (a pesar de la falta de ganas) logras hacerlo con normalidad e incluso te sienta bien, porque te ayuda a animarte y a sentirte con más energía, al contrario de lo que sucede en la fatiga física.

La fatiga mental suele desaparecer cuando te implicas en una actividad que te resulta estimulante, novedosa o atrayente, pero se hace más patente cuando debes realizar tareas aburridas, monótonas, rutinarias o no deseadas. A menudo es consecuencia de una vida aburrida y poco interesante o estimulante, con poco o ningún ejercicio físico y tal vez demasiada televisión o actividades similares que embotan la mente.

Cuando la fatiga mental es intensa puede que no tengas ganas ni de salir de la cama, no te apetece hacer nada y puedes sentir la cabeza embotada, como si hubieras tomado alguna droga. Conducir en estos casos puede ser peligroso debido a la somnolencia y disminución del estado de alerta.

La fatiga mental es diferente de la somnolencia que puedes sentir por no dormir bien. Aunque la fatiga mental suele ir también acompañada de somnolencia, conlleva, además, esa sensación de hastío, de falta de motivación, de energía y de ganas.

02
de 03

2. Síntomas adicionales y causas de la fatiga

tristeza2.jpg
Martin-dm / Getty Images

Otros síntomas del cansancio crónico

Además de los síntomas mencionados, la fatiga puede ir acompañada de otros síntomas como:

  • Problemas digestivos
  • Ganglios linfáticos dolorosos
  • Sensación de mareo
  • Dolor de cabeza
  • Dolores musculares
  • Indecisión
  • Pérdida de apetito
  • Irritabilidad
  • Mal humor
  • Sistema inmunitario debilitado
  • Problemas de memoria a corto plazo. Puedes tener problemas para encontrar las palabras correctas al hablar o para organizar tus pensamientos.
  • Reflejos lentos.

¿Cuáles son las causas de la fatiga persistente?

  • Depresión. Puede ser una causa frecuente.
  • Estrés. Cuando es elevado y se mantiene durante demasiado tiempo puede acabar produciendo fatiga.
  • Abuso de drogas.
  • Problemas de hipotiroidismo o hipertiroidismo. En estos casos, la persona suele despertarse por la mañana descansada, pero en cuanto empieza a realizar alguna actividad desarrolla con rapidez la fatiga.
  • Trastornos del sueño (apena, narcolepsia, insomnio).
  • Trastornos de la alimentación.
  • Alimentación inadecuada, deficiencias de vitaminas y/o minerales.
  • Enfermedades como diabetes, fibromialgia, cáncer, enfermedades del hígado o riñones, artritis, enfermedades del corazón, enfermedades infecciosas, anemia.
  • Medicamentos como antidepresivos, ansiolíticos, antihipertensivos, sedantes, esteroides, antihistamínicos, estatinas.
  • Dolor crónico. Las personas con dolor crónico se suelen despertar cansadas aunque hayan dormido las horas suficientes debido a que el dolor impide un sueño normal. La mezcla de los problemas para dormir más el hecho de tener que soportar el dolor día tras día puede resultar agotador y producir fatiga.
  • Sobrepeso.
  • Síndrome de fatiga crónica.

03
de 03

3. Qué puedes hacer si padeces cansancio crónico

jogging.jpg
zeremski / Getty Images

En general, si sientes fatiga, el primer paso debería ser acudir a un médico para descartar la existencia de una enfermedad física. En el caso de padecer alguna enfermedad que pueda ser la causa, deberás seguir el tratamiento adecuado para dicha enfermedad.

Una vez descartada la existencia de una enfermedad física puedes hacer lo siguiente:

1. Haz ejercicio físico o practica algún deporte que te guste. Aunque te cueste arrancar, trata de empujarte y comprobarás que conforme haces ejercicio tu cansancio va desapareciendo y tu nivel de energía aumenta. Puedes pedirle a algún familiar o amigo que haga ejercicio contigo para que te sea más fácil o apuntarte a clases de tenis, baile, etc.

2. Sal de la rutina. Busca actividades que sean diferentes y nuevas y que te saquen de la monotonía y la rutina. La falta de experiencias y de novedad en tu vida puede ser suficiente para hacerte caer en este estado de fatiga.

3. Haz una alimentación sana, toma suplementos de vitaminas y minerales, deja la cafeína, el tabaco, el azúcar y los refrescos con demasiada azúcar. Si tomas alcohol, hazlo con moderación.

4. El cacao puro (puedes endulzarlo con miel) suele ayudar a las personas con fatiga a sentirse mejor.

5. Mantén un peso adecuado.

6. Recurre a prácticas como el yoga o la meditación.

7. Si padeces depresión u otro trastorno psicológico, acude a un psicólogo.

8. Para reducir el estrés, echa un vistazo a estos artículos: