La dama o reina de la noche

Esta bella y fragante flor nace, se luce y muere la misma noche

Dama-de-noche-Alice-Abrams.jpg
Dama de la noche en el jardín de Alice. Foto/ Alice Abrams

Recuerdo que en casa de mis padres, aún cuando yo era pequeño, había una planta no muy llamativa colgando de una vieja canasta. En muchas ocasiones le preguntamos a mi madre de dónde había salido aquella planta tan rara, pero ella no se acordaba de quién se la había regalado o cómo había llegado allí.  

La planta tenía un aspecto de cactus maltrecho. Tampoco poseía gracia alguna. Creo que en una ocasión hasta pensamos tirarla al latón de basura pues parecía estar muerta.

No fue hasta un 31 de diciembre cuando notamos que la planta se había forrado de unos largos capullos blancos. Aún lo recuerdo. Tan pronto comenzó a caer la noche los capullos comenzaron a abrir.

Esa Nochevieja la planta se forró de las flores más impresionantes que jamás había visto. No solo eran hermosas, pero llenaron nuestra terraza de un perfume inigualable. Todos quedamos boquiabiertos. Recuerdo que dieron las doce y por primera vez en muchos años despedimos el año en nuestra terraza. Quizás rindiendo homenaje al renacimiento de aquella vieja y olvidada planta. Una lección inolvidable de la madre naturaleza.

¿Quién es la dama de noche?

Así son las cosas en la naturaleza. De una planta que no esperábamos ni un suspiro recibimos la más exquisita fragancia y flores, aunque solo duraron abiertas una sola noche. La dama de la noche o reina de la noche, como comúnmente se le llama, es un tipo de cactus que crece de forma natural en el trópico.

Muchos ubican sus orígenes entre México y Brasil.

Su nombre botánico es Epiphyllum Oxypetalum. También se le conoce como gaita holandesa debido a la forma que adquieren sus capullos cuando se hinchan justo antes de abrir. En su hábitat natural estas plantas viven colgadas de los árboles como lo suelen hacer las plantas epífitas, igual que las orquídeas.

 

Clima y cuidados

Esta es una planta tropical, por lo que prefiere los climas húmedos. Se puede cultivar en interiores con buena luz, pero el factor humedad tiene que ser considerado entre sus cuidados.

En cuanto a la luz solar, esta prefiere luz indirecta o filtrada. Ya que el sol directo le puede quemar las hojas. Lo ideal es mantenerla en una canasta, ya sea colgando de un árbol, una terraza o en cualquier lugar lejos del suelo. Algún lugar donde las plagas rastreras como las lapas o los caracoles no la puedan alcanzar.

También le gustan los climas algo cálidos, aunque usualmente florece cuando baja un poco la temperatura. Digamos entre los meses de noviembre y febrero en los climas tropicales.

Si vives en una zona donde baja mucho la temperatura en el otoño y el invierno, debes colocarla dentro de la casa en lo que vuelve a calentar el clima.

Terreno, riegos y fertilizantes

Igual que para el resto de los cactus o las plantas epífitas, es de suma importancia que el terreno sea uno con muy buen drenaje. También que esté bien fertilizado con materia orgánica. Por lo que la composta madura es muy beneficiosa.

A la hora de plantar, consigue una canasta hecha con rejillas de metal y cúbrela con guata  de coco o cualquier otro material orgánico que sirva de soporte.

Luego echa gravilla en el fondo para mantener buen drenaje. Entonces rellena con sustrato (tierra) especial para cactus o suculentas.  Lo importante es que el sustrato o medio sea una buena mezcla entre tierra, materia orgánica madura y arena.

A la dama de noche más que los riegos le gusta que haya buena humedad en el medio ambiente. Así que aparte de los riegos semanales, procura mantenerla alejada de brisas fuertes, aires acondicionados o lugares donde se concentran el calor y la resequedad. También la puedes rociar de vez en cuando utilizando agua de lluvia.

¿Cómo se propaga?

Propagar esta planta es súper fácil. Corta una hoja bien saludable y plántala en algún tiesto con tierra para cactus. Procura que la tierra no cree encharcamientos pues se pueden pudrir estos nuevos crecimientos.  Para que desarrolle raíces más rápido puedes agregarle al corte cualquier producto comercial que promueva el desarrollo de nuevas raíces.

Por el resto esta planta no es muy exigente. Es más, igual que una orquídea, la dama de noche sabe aprovechar las limitaciones de espacio y los jardineros poco diligentes. Te aseguro que no tendrás que darle muchas atenciones. Salvo en esas noches del año en que decide explotarse en flores. Ya que ahí dejará de ser un mero cactus para convertirse en la reina de la noche.