La crisis de los misiles

01
de 06

La crisis de los misiles - visión general

Foto tomada por un avión espía de EEUU de las instalaciones para el lanzamiento de misiles con capacidad nuclear en Pinar del Río, Cuba. Foto de los Archivos Nacionales de Estados Unidos (National Archives)

Se llama crisis de los misiles a los trece días de octubre de 1962 en los que Estados Unidos y la Unión Soviética estuvieron a punto de comenzar una guerra nuclear por Cuba.

Los soviéticos habían comenzado a construir las instalaciones para poder desplegar misiles de alcance medio e intermedio con capacidad nuclear en la isla de Cuba, a tan sólo 90 millas de las costas de Estados Unidos.

El gobierno de Washington, con el presidente John F. Kennedy a su cabeza, no estaba dispuesto a tolerar semejante amenaza tan cerca de casa. Las tensas negociaciones para lograr el desmantelamiento de los misiles duraron desde el día 16 al 28 de octubre de 1962. En menos de dos semanas el mundo se acercó a una enorme posibilidad real de un enfrentamiento nuclear.

02
de 06

Contexto de la crisis de los misiles

Barco pilotando aguas cerca de Cuba
Nave de guerra durante la crisis de los misiles patrullando aguas cerca de Cuba. Dominio público

Esta es la situación histórica y principales eventos que son fundamentales para entender la crisis de los misiles.

La crisis se produjo durante la Guerra Fría (1945-1991), cuando las dos superpotencias –Estados Unidos y la Unión Soviética- nunca se llegaron a enfrentar directamente pero sí indirectamente en diversos puntos del Planeta. El armamento nuclear de ambos países hizo que siempre fuera posible una gran guerra apocalíptica.

En este contexto, el 1 de enero de 1959 la revolución liderada por Fidel Castro triunfa en Cuba. El 20 de enero de 1961 John Kennedy jura como presidente de Estados Unidos. Los soviéticos lo consideran blando y con poco carácter.

En abril de ese mismo año, los Estados Unidos respaldan a un grupo de cubanos anti castristas que fallan en su intento de invadir Cuba en Bahía de Cochinos, también conocido como el incidente de Playa Girón.

En agosto de 1961 comienza la construcción del Muro de Berlín.

En enero de 1962 se da a conocer al presidente Kennedy las líneas generales de la Operación Mongosee cuyo fin es el sabotaje y la desestabilización de Cuba y el asesinato de sus principales líderes. (Sería suspendida en octubre de ese año).

En febrero de 1962 comienza el embargo estadounidense a Cuba.

03
de 06

Las crisis de los misiles - acuerdo entre cubanos y soviéticos

John Kennedy ante las camaras de tv
El presidente Kennedy se dirige al pueblo estadounidense por tv durante la crisis de los misoles de octubre 1962. Dominio público

En mayo de 1962 el líder de la Unión Soviética, Nikita Khrushchev comunica al gobierno cubano su idea de desplegar misiles nucleares soviéticos en la isla para evitar así un posible nuevo intento de invasión por parte de los Estados Unidos. (Y poder atacar a Estados Unidos. En ese momento la Unión Soviética tenía aproximadamente unos 20 misiles nucleares con capacidad de golpear EEUU desde territorio soviético y, además, se consideraba que su puntería no era buena. Sin embargo, tenía un número mucho más alto de misiles de alcance medio e intermedio).

Khrushchev y Castro se reúnen dos meses más tarde y sellan un acuerdo secreto para seguir adelante con los planes rusos.

En agosto de 1962 comienzan las obras para las nueve instalaciones que permitan desplegar los misiles. Previamente habían llegado a Cuba especialistas soviéticos para la construción de las instalaciones. Se hacían pasar por especialistas en agricultura. Por alguna razón, los soviéticos estaban convencidos de que las instalaciones de los misiles no se verían desde el aire ya que serían tapados por las palmeras caribeñas.

El 8 de septiembre llega a Cuba el primer cargamento de misiles.

El 11 de septiembre los soviéticos declaran que si los Estados Unidos invaden Cuba o atacan cualquier barco soviético con suministros hacia Cuba lo considerarán como una declaración de guerra.

El 16 de septiembre llega a Cuba el segundo cargamento de misiles. Al igual que el primero, se trata de modelos R-12 con un alcance de 1,200 millas y con carga nuclear de un megatón cada uno. Septiembre –principios de octubre. A través de varios conductos, incluidos los diplomáticos de más alto nivel, los soviéticos aseguran repetidamente a los Estados Unidos que no están suministrando ningún tipo de arma ofensiva a los cubanos.

04
de 06

Los trece días de la crisis de los misiles

Crisis de octubre
Militares en La Habana con armas antiaéreas ante un posible ataque de EEUU. AFP

El 16 de octubre de 1962 el gobierno de Estados Unidos recibe las fotos tomadas el día anterior por dos aviones de reconocimiento. Este día se considera el inicio de la crisis de los misiles. Se forma un grupo para estudiar la situación conocido como Comité Ejecutivo del del Consejo de Seguridad Nacional. Se consideran varias opciones, incluida la de invadir Cuba, defenida principalmente por los militares.

El 18 de octubre, Kennedy se reúne con Andrei Gromyko, ministro de Asuntos Exteriores soviético, quien sigue con el argumento que en Cuba sólo hay armas defensivas. Kennedy no le dice lo que sabe, en parte porque no quiere alertar a la opinión pública americana.

El 19 de octubre queda claro por más fotografías que toman los aviones estadounidenses que hay al menos otros cuatro lugares en los que se realizan obras para desplegar misiles. Finalmente se impone la idea de bloquear las aguas internacionales y el espacio aéreo que rodea a Cuba y se dan órdenes al Ejército para prepararse para imponerlo y, al mismo tiempo, que comience a prepararse para una posible invasión. Robert McNamara es uno de los grandes defensores de esta opción.

Se decide que al bloqueo se le llamará cuarentena para evitar posibles terminología que según las leyes internacionales equivaldrían a una declaración de guerra.

El 22 de octubre Kennedy notifica a los líderes del Congreso que se bloqueará Cuba. Encuentra gran oposición en el legislativo, que pide medidas más contundentes. El mismo día se lo notifica a los soviéticos enviando al embajador americano en Moscú a reunirse con Khrushchev.

Al mismo tiempo, delegaciones estadounidenses se reúnen con los líderes de Alemania, Canadá, Francia y Reino Unidos para darles a conocer la inmediated del bloqueo y las pruebas con las que cuenta Estados Unidos. Todos estos países muestran su apoyo a Washington. Finalmente, Kennedy se dirige a la nación mediante un discurso televisado.

El 23 de octubre Fidel Castro asegura que todas las armas en Cuba son defensivas y que no permitirá inspecciones foráneas.

El 24 de octubre Khrushchev hace pública una carta en la que acusa al bloqueo americano de ser un acto de agresión.

El 25 de octubre se produce un enfrentamiento en el Consejo de Seguridad de la ONU entre los embajadores de Estados Unidos y de la Unión Soviética. Ese mismo día la CIA constata que las obras en las instalaciones cubanas siguen a buen paso. En respuesta a este hecho, Kennedy da la orden para autorizar que se carguen con armas nucleares los aviones encargados de ser los primeros en atacar a la Unión Soviética, en caso de ataque.

El 26 por la mañana Kennedy estaba convencido de que una invasión de Cuba era inevitable. Ordenó preparar un posible gobierno civil en la Isla y un incremento de vuelos bajos de aviones estadounidenses sobre Cuba.

También se eleva el nivel de alerta en Estados Unidos y se da orden de que los aviones bomberos estén listos para despegar. Además, una veintena de aviones con carga nuclear sobrevuelan puntos desde los que pueden atacar a la Unión Soviética. Y los rusos ordenan que se den la vuelta 14 barcos que se dirigían hacia Cuba, se supone que para evitar el bloqueo.

También ese mismo día 26 el espía soviético Alexander Feklisov (también conocido como Formin) invita a comer al periodista de la cadena ABC John Scali y le pide que utilice sus contactos en el Departamento de Estado para indagar si estarían interesados en una solución diplomática. Además, le comunicó que averiguase si los Estados Unidos se abstendrían de invadir Cuba en un futuro si los misiles eran retirados bajo supervisión de la ONU Y Castro aseguraba que no aceptaría este tipo de armamento.

En respuesta a este almuerzo, el Departamento de Estado manda un mensaje a La Habana vía el gobierno brasileño en el que se le dice a Castro que si los misiles son efectivamente retirados sería muy improbable que EEUU invadiese la Isla en el futuro. Además, a última de hora de la tarde llega una carta de Khrushchev en la que se reitera lo ya dicho por Feklisov.

Mientras, Castro envía un telegrama al líder soviético pidiendo que ataque a Estados Unidos antes de que Washington ataque a Cuba.

El 27 un avión militar estadounidense tipo U-2 fue derribado por misil disparado desde Cuba por una orden de un militar soviético, matando al piloto. Las negociaciones estuvieron a punto de romperse, sin embargo, continuaron por decisión del presidente Kennedy.

El día 27 Radio Moscú retransmite un mensaje de Khrushchev en el que propone la retirada de los misiles en Cuba a cambio de que Estados Unidos quite los suyos de Italia y Turquía. Ese día a las 6 am hora de Washington la CIA confirmó que los misiles en Cuba eran totalmente operativos.

Ese día hubo un grave incidente entre un barco de la Marina americana y un submarino soviético, si bien en aquel momento no se supo el alcance. El barco, que se encontraba implementando el bloqueo, lanzó cargas contra un submarino sin saber que éste contaba con torpedos nucleares y con la autorización para utilizarlos si era atacado. Al final los soviéticos no respondieron porque uno de los tres oficiales abordo, cuyo consentimiento era necesario, se negó a darlo.

Mientras, Khrushchev recibe una nueva misiva de Castro, que pasaría a la historia como la Carta del Armageddon. En ella le pedía al líder comunista que atacase nuclearmente a Estados Unidos si se atacaba Cuba. Castro estaba convencido de que la invasión de Cuba se iba a producir.

Esa misma tarde- noche emisarios del Kremlin y de la Casa Blanca se reúnen para explorar las posiciones de la otra parte en un barrio de Washington en un restaurante chino. Mientras, Robert Kennedy trata de sondear al embajador soviético en Washington antes de regresar a la Casa Blanca.

Allí, el Comité de Crisis decide enviar una propuesta a Khrushchev. Robert Kennedy y Ted Sorensen fueron los encargados de escribir una carta, editada por el mismísimo presidente Kennedy, en la que se exigía la retirada de los misiles de Cuba y, si no se hacía, se aseguraba que Estados Unidos atacaría para retirarlos. La carta debía ser presentanda al embajador soviético en Washington y a entregársela se le dijo, sin nombrar Turquía (que se oponía a la retirada de los misiles de su territorio), que si la crisis llegaba a su fin entonces esos misiles serían retirados. La misiva se entregó a las 8 de la tarde hora de la costa Este.

El Comité de Crisis comienza a perfilar planes de todos los puntos en Cuba que deberían ser atacados, a planear un nuevo gobierno cubano y a planificar una defensa en Europa de lo que se veía como inevitable respuesta soviética: un ataque a los aliados de la Europa Occidental.

Todos los militares del Ejército del Aire de Estados Unidos fueron llamados a sus bases y se les ordenó que estuvieran listos para entrar en combate. En ese momento se creía que al día siguiente Estados Unidos podía estar en guerra atacando Cuba.

A última hora del día se llega a un acuerdo entre Washington y Moscú, entre Kennedy y Khrushchev en el que también interviene el Secretario General de la Onu U Thant. Los líderes de las dos superpotencias emiten comunicados en los que se reconoce el acuerdo.

El bloqueo continuó hasta el 20 de noviembre de 1962, después de que se pudo comprobar que, efectivamente, los soviéticos desmantelaron los misiles y los retiraron de Cuba entre el 5 y el 9 de ese mes y que también retiraron los aviones de bombardeo que tenían en la Isla.

05
de 06

Consecuencias de la crisis de los misiles

Kennedy
Un solitario y abrumado John Kennedy durante la Crisis de los misiles. Dominio público

Los soviéticos reconocen públicamente que retiran todas armas ofensivas en Cuba y acuerdan someterse a un control de la ONU para verificar que cumplen su palabra.

También públicamente los Estados Unidos prometen que no invadirán Cuba en el futuro. Secretamente, también se compromete a retirar de Italia y Turquía misiles con cabezas nucleares. Lo cual hace al año siguiente.

Khrushchev perdió el poder dos años más tarde. En parte porque se le vio como que no había defendido bien los intereses soviéticos y por no haber previsto las consecuencias de sus acciones. Kennedy fue asesinado apenas un año después.

Castro conservó el poder y se aseguró de que Cuba no sería invadida por los Estados Unidos. Sin embargo, sus relaciones con los soviéticos sufrieron ya que desde La Habana las negociaciones durante la crisis de los misiles, en las que no se les tuvo realmente en cuenta, se consideraron una especie de traición. Además se consideró que se perdieron oportunidades para negociar en el mismo paquete asuntos de interés para Cuba, como la presencia en la Isla de militares americanos en la base de Guantánamo.

Aunque los Estados Unidos no lo sabían en aquel momento, los soviéticos habían conseguido introducir en Cuba 100 armas tácticas con cargamento nuclear. Ya que los americanos no sabían de ellas, no fueron incluidas en las negociaciones.

En un primer momento, el Kremlin pensó en dejar esas armas en Cuba como moneda para calmar a Castro y evitar una ruptura abrupta de las relaciones. Sin embargo las armas fueron retiradas y enviadas a la Unión Soviética en diciembre de 1962. Ello se debió a que Anastas Mikoyan, el ruso encargado de negociar este asunto con Castro consideró que el líder cubano no era una persona a la que se podía confiar el control de un armamento con capacidad equivalente a 100 bombas de Hiroshima. Para justificar la retirada, los soviéticos se inventaron una ley con la que convencieron a los cubanos y se cerró el asunto.

06
de 06

Curiosidades de la crisis de los misiles

Aviones de combate durante la Crisis de los misiles. Dominio público

La crisis de los misiles se conoce en Cuba como la crisis de octubre y en Rusia como la crisis del Caribe.

Una de las consecuencias fue la creación de una línea de comunicación directa entre la Casa Blanca y el Kremlin.

Algunos historiadores apuntan a que la intención real de Khruschev al desplegar los misiles en Cuba era controlar Berlin Occidental. Los los misiles desplegados en Cuba serían en este contexto utilizados como una razón suficiente para que las potencias occidentales (EEUU, Reino Unido y Francia) le permitieran conseguir su plan.