La Civil War de Marvel. Reseña

Foto Copyright Marvel-Portada Panini

En los últimos años si en algo ha destacado la editorial Marvel ha sido en crear grandes crossovers o sagas que han sacudido los cimientos de este rico universo y que han significado la muerte de varios personajes importantes de la editorial.

Desde la llegada del guionista Brian Michael Bendis, el universo Marvel se ha mostrado cohesionado de una manera como nunca se había visto hasta ahora, Bendis inició su gran plan en la colección de Los Vengadores con la saga Vengadores Desunidos donde ponía punto y final a una colección con más de 40 años y que significó la muerte de varios de sus más importantes miembros, poco después realizó otro crossover titulado Secret War, que constaba de 5 números y que era como una especie de precuela la serie de Los Nuevos Vengadores, ya que algunos de los protagonistas de esta miniserie, formarían parte luego de la nueva colección dedicada a ese popular grupo de Marvel, Los Vengadores.

Y llegamos a uno de los momentos más importantes que ha tenido la editorial en su ya larga historia, la Civil War, un evento que ha marcado un antes y un después en este rico universo plagado de superhéroes que tuvo una gran difusión en todo el mundo llegando a aparecer en los principales noticiarios de Norteamérica, en gran parte debido a la muerte de uno de los iconos de la historia de Marvel, El Capitán América.

La Civil War se inicia cuando en un encuentro entre Los Nuevos Guerreros (The New Warriors) y un grupo de supervillanos sucede una gran explosión en la que fallecen más de 600 civiles. A raíz de este grave suceso el gobierno de los Estados Unidos crea una ley llamada Ley de Registro de Superhumanos, y que obliga a todo aquel que tenga una identidad secreta, sea héroe o supervillano a revelar su identidad civil, lo que acaba creando un gran cisma entre los que están a favor de la ley, entre los que destacan Iron Man, Mister Fantástico y la organización SHIELD y los que están totalmente en contra, como el Capitán América, Hércules entre otros, lo que acaba derivando en grandes enfrentamientos entre los dos bandos, con la curiosidad de que la mayoría eran anteriormente amigos lo que lo hace todavía más difícil.

Este crossover implicó a la gran parte de colecciones de Marvel, siendo las más destacadas, la de Iron Man, Los Nuevos Vengadores, Capitán América y en especial la de Spiderman que se ve en la difícil situación de tomar partido por alguno de los dos bandos, lo que le conlleva serios problemas con los dos, en un principio se une al grupo que está a favor de la ley, siendo el principal compañero de Iron Man que le ayuda ofreciéndole gran parte de su material tecnológico para mejorar en su lucha contra el mal, aunque al final toma partido por el grupo liderado por el Capitán América.

Junto a estas colecciones la que más relación guardó con la miniserie principal fue Civil War Primera Línea, escrita por Paul Jenkis y dibujada en su mayor parte por el español Ramón Bachs y Steve Lieber y que contaba varias historias entre las que destaca la protagonizada por Speedball en la que asistiremos a un brutal cambio, convirtiéndose en otro superhéroe llamado Penitencia, formando parte de Los Thunderbolts.

Esta serie tuvo tal impacto que hoy en día sigue teniendo eco en algunos de los principales personajes, y que llevó a una rotura total de la gran amistad que tenían Iron Man y El Capitán América aunque hace un tiempo limaron sus diferencias y volvieron a compartir esa amistad justo para enfrentarse a otra grave amenaza que sufrió el universo Marvel: Invasión Secreta, donde se tuvieron que enfrentar a la amenaza de los Skrulls.

La miniserie estaba compuesta por 7 números escritos por el guionista escocés Mark Millar, popular pos su trabajo en The Ultimates, Superman y Lobezno entre otros, los dibujos corrieron a cargo de Steve McNiven que dotó a la historia de Millar un gran realismo debido a lo detallado de sus dibujos y que le llevó a colaborar de nuevo con el guionista escocés en la saga de El viejo Logan, donde asistíamos a un futuro post apocalíptico con un Lobezno ya retirado.