La ciudadanía estadounidense para Puerto Rico

Ley jones de 1917

Desfile puertorriqueño en Nueva York. Getty Images

La Ley Jones-Shafroth que concedió la ciudadanía estadounidense a los puertorriqueños, fue firmada el 2 de marzo de 1917 por el entonces presidente estadounidense Woodrow Wilson.

Esta ley reemplazó a la ley propuesta por el senador de Ohio Joseph B. Foraker   de 1900.

La ley   fue la norma judicial aprobada por el Congreso de EEUU  para organizar la administración  civil de Puerto Rico, que dejó de ser colonia de España al fin de la Guerra Hispano-Estadounidense, que en su final, con el  Tratado de París firmado en 1898, dejó bajo el control estadounidense  las islas de Guam y Puerto Rico,  Filipinas y trajo la  independencia de Cuba.


  Entre el 18 de octubre de 1898 y el 1 de mayo de 1900 la isla estaba bajo  un gobernador militar, nombrado por el presidente de   Estados Unidos.

Puerto Rico adquirió, desde ese momento, gran importancia militar para controlar la entrada en el Caribe y por consiguiente el acceso a estados unidos, que convirtió la isla en punta de lanza estratégica, y centro de entrenamiento y base de las fuerzas armadas.

Otra plaza de interes militar fue la isla de Cuba, que aunque obtuvo su independencia quedó sujeta a la Enmienda Platt que comprometía su soberania.
Con la ley el gobierno civil quedó dividido en tres poderes: ejecutivo, legislativo y judicial.

El poder ejecutivo estaba a cargo de un Gobernador, nombrado por  el Senado y el presidente de EEUU cada cuatro años. Un Consejo Ejecutivo de 11 personas, 5 de ellas puertorriqueñas, también nombrado por el presidente y el Senado estadounidense.

El poder legislativo quedaba a cargo   de  una Asamblea Legislativa que constaba de un   Consejo Ejecutivo y una Cámara de Delegados,  de 35 miembros electos directamente por los electores capacitados cada 2 años (art.

27 Ley Foraker).

El poder judicial quedaba a cargo de  una Corte Suprema y Tribunales de Distrito. Se creó una corte estadounidense para Puerto Rico y el derecho de apelación a la corte suprema de EEUU.

 Otra figura, la del Comisionado Residente, representante de los puertorriqueños ante el Congreso de EEUU, que era elegido por los puertorriqueños pero sin derecho a votar en el organismo legislativo de Estado Unidos.

Las leyes federales serían de cumplimiento en la isla.

En lo económico creó la dependencia de EEUU con el dólar como divisa, y al iniciar un impuesto   a todos los productos no provenientes de EEUU. El intercambio entre ambos quedaba regulado por un impuesto del 15 por ciento.

La Ley Foraker creó también la ciudadanía puertorriqueña, pero luego la Ley Jones extendió la ciudadanía estadounidense a los naturales de Puerto Rico.

La ley creó la ciudadanía puertorriqueña: posteriormente, la Ley Jones (1917) extendió la ciudadanía estadounidense a todos los puertorriqueños.

  Con esta ley, se adjudicaron los tres poderes: ejecutivo, legislativo y judicial en manos de los puertorriqueños, creando un organismo bicameral electo en la isla, con 19 miembros en el Senado y 39 en la Asamblea legislativa.   

EEUU mantenía el  poder para vetar cualquier decisión legislativa de la isla.

Aunque tienen la ciudadanía estadounidense, los puertorriqueños no pueden votar en las elecciones presidenciales de EEUU si están en territorio puertorriqueño.

El Ejecutivo de la isla proclamó la semana del  2 al 8 de marzo como la semana conmemorativa del advenimiento de la ciudadanía estadounidense en Puerto Rico.