La calabaza espagueti

Hortaliza versátil, simpática y sabrosa

Calabaza espagueti
Una planta de calabaza espagueti con frutos maduros. foto (c) David Q. Cavagnaro / Getty Images

Las calabazas comestibles se pueden dividir en dos grandes grupos:  las "tiernas" o calabazas de verano (como la mexicanísima calabacita o calabacín) y las llamadas calabazas de invierno (como la de Castilla) que tienen una cáscara relativamente dura y se conserva bien durante meses en un lugar fresco.  De estas últimas existen una gran cantidad de variedades, la mayoría de las cuales se conocen solo en ciertos países o regiones y son, en mi opinión, poco aprovechadas.

Una de las calabazas de invierno que más me gusta es una de forma ovalada con color que va desde un amarillo pálido a un anaranjado mediano.  Le han puesto el nombre de calabaza espagueti porque su pulpa, después de cocerse, se desprende de la cáscara en largas hebras.  Esta característica tan singular la hace apta para una diversidad de usos - además de volverla una opción atractiva para los niños debido a sus apariencia de "hilos."  Se puede utilizar de la misma forma que los espaguetis de pasta (en el caso de una dieta baja en carbohidratos, por ejemplo),  emplear como verdura en sopas y guisos, sofreír con otros ingredientes para elaborar una guarnición, etc.

Cómo cocer una calabaza espagueti

La calabaza espagueti se puede hornear o cocer sobre la estufa en el microondas.  En todos los casos es conveniente abrirla primero.  Esto debe hacerse con bastante cuidado porque la corteza dura de la pieza no facilita su corte; ten cuidado de que que el cuchillo no se deslice y cause una desgracia.

 

Corta la calabaza en dos por lo largo con un cuchillo grande.  Verás un centro hebroso rodeado de pulpa dura, muy parecido en apariencia al interior de cualquier calabaza de corteza dura.  Raspa con una cuchara para sacar las hebras y las semillas de cada mitad; descarte las hebras y, si lo deseas, conserva las pepitas (semillas) para después tostarlas y comerlas como botana.

Al horno
Si quieres hornear tu calabaza espagueti, coloca las mitades sobre una charola de metal (de las latas que se usan para hacer galletas) con las superfiecies cortadas hacia abajo.  Mételas al horno a 190°C / 375°F durante aproximadamente 35 minutos.  Saca la calabaza del horno y pruébala:  si puedes meter un tenedor a la pulpa fácilmente, ya está.  Si no, vuélvela al horno por un poco más de tiempo.

Sobre la estufa
Coloca las mitades de calabaza en una olla grande.  (De ser necesario para que quepan, puedes cortar cada mitad en dos, pero es mejor conservar los trozos más grandes para que no salgan muy chiquitas las hebras después.)  Agrega una taza de agua a la olla, tápala y ponla a cocer a fuego medio.  Revísala después de unos 20 minutos y si va puedes atravesar la pulpa sin problema con un tenedor, ya está.  Si no, vuelve a tapar la olla y cuécela un poco más.

En el microondas
Coloca las mitades de tu calabaza espagueti sobre un plato extendido grande.  Vierte una cucharaditas de agua en la cavidad de cada una.  Mete el plato al microndas y cuece la calabaza de 6 a 8 minutos.  Ya estará listo cuando se pueda meter fácilmente un tenedor en la pulpa.

Una vez cocida tu calabaza espagueti, déjala enfriar un poco para que se vuelva más manejable.

 Trabajando con una mitad a la vez, ráspala por lo largo con un tenedor.  La pulpa se desprenderá en hebras largas.  Conserva la pulpa hebrosa y descarta la cáscara vacía.

Utiliza tu calabaza espagueti inmediatamente o guárdala en un recipiente hermético en el refrigerador, en donde se conservará bien durante varios días.


Cómo emplear la calabaza espagueti cocida

Cuando esté cocida y raspada en hebras tu calabaza espagueti, está lista para usarse.  A continuación, algunas ideas sobre cómo:

  • Mezcla la pulpa de calabaza con un poco de mantequilla, sal y pimienta.  Sírvela para acompañar una pechuga o pescado asado
  • Prepara un plato de espagueti a la marinara o fettuchine Alfredo - solo que con las hebras de la calabaza en lugar de la pasta de harina.  Mezcla la salsa con la calabaza y esparce encima un poco de queso rallado (parmesano o Cotija).
    • Agrega un poco de calabaza espagueti a tus rajas (de chile poblano) con crema o papas con rajas.
    • Prepara unos huevos revueltos con un poco de cebolla picada, champiñones rebanados y un manojito de calabaza espagueti.
    • Enfría las calabaza para poderla emplear en la confección de una ensalada.  Mézclala con zanahoria rallada y una buena vinagreta para desfrutarla en fresco.
    • Agrega un manojo de calabaza espagueti a tu sopa de verduras o sopa aguada de pasta para aumentar la calidad nutritiva y añadir una interesante textura.
    •  Elabora calabaza espagueti a la mexicana.