La caída de los gigantes, de Ken Follett, resumen y comentarios

La historia de la primera parte del siglo XX convertida en bestseller

Debolsillo

Compara Precios

Luego del éxito de Los pilares de la tierra (en inglés) y de Un mundo sin fin (en inglés), ambientadas en la Edad Media, Ken Follett nos traslada al siglo XX, con la primera obra de lo que será una trilogía: La caída de los gigantes, que se desarrolla con la Primera guerra mundial como telón de fondo. Para los amantes de los bestsellers y de las novelas históricas, se trata de una combinación ideal, como explicamos en este resumen.

El argumento: las dos familias principales

Aunque esta novela de más de 1.000 páginas cubre varias historias, en continentes y países diferentes, la trama central gira en torno a dos familias:
La del conde Fitzherbert, uno de los hombres más ricos del Reino Unido, y la de Ethel Williams, de humildes mineros galeses.

Sus destinos se entrecruzan cuando Ethel va a trabajar como doncella en la mansión campestre del conde, donde rápidamente, gracias a su inteligencia y tesón, asciende hasta convertirse en ama de llaves.

Pero su futuro se tuerce cuando un romance secreto con el conde termina en embarazo. Puesto a escoger entre su posición y futuro político y social, por un lado, y su relación con Ethel y su hijo bastardo, por el otro, “Fitz” se decanta por lo primero, condenando a su amante a la dura vida de mujer soltera con hijos. Ethel se traslada a Londres, donde da a luz a Lloyd, rompiendo para siempre su relación con el aristócrata.

Sus vidas continúan, destacando la participación de Fitz en política y como oficial durante la Primera Guerra Mundial -en la que coincide con Billy, el hermano de Ethel- y la lucha de esta por salir adelante y por participar en la consecución del derecho al voto de la mujer.

Alemania, Rusia, Estados Unidos

Pero alrededor de esta historia principal, en La caída de los gigantes surgen otras no menos interesantes:
En primer lugar, el romance sin fronteras de Lady Maud, hermana del conde, con el diplomático y militar alemán Walter Von Ulrich. Hijos de dos países enemigos en guerra, su relación es rechazada por ambas familias y se verá sometida a las pruebas más difíciles que el corazón pueda resistir.

En segundo lugar, la vida en paralelo de los hermanos Peshkov, uno de los cuales será protagonista principal en la toma del poder de los bolcheviques en Rusia y el otro vivirá el sueño americano, aderezado con los “negocios riesgosos” con los que decide enriquecerse.

Por último, no podía faltar la familia estadounidense, en cabeza de Gus Dewar, un joven hijo de un senador y flamante asistente del Presidente Wilson, comprometido con Olga Vyalov, primogénita de un rico inmigrante ruso.

Retrato de una época

Las vidas de estas cinco familias se ven constantemente entrelazadas, no sólo por sus vinculaciones personales que enriquecen la narración, sino por las circunstancias políticas y sociales del momento.

De hecho, pudiésemos decir que uno de los protagonistas principales de La caída de los gigantes es precisamente la historia de Occidente entre 1910 y 1924, con sus sucesos principales: la primera guerra mundial, la revolución rusa, la prohibición de venta de licor en los Estados Unidos y la lucha por el sufragio femenino, situaciones que marcan también un punto de inflexión en la posición del ciudadano en la sociedad y en la política, que nunca volverá a ser la misma.

La clave del bestseller: mantener la atención del lector

Cuando un autor ha escrito más de 30 novelas y vendido más de 100 millones de copias, contar con gracia varias historias paralelas y a la vez vinculadas entre sí parece fácil, aunque se extiendan a lo largo de 1.032 páginas.

La caída de los gigantes se enmarca dentro de los cánones modernos del bestseller: vidas apasionantes con dramas intensos, ambientadas en situaciones históricas reales, con una descripción detallada y enriquecedora de la época y una ilación de los acontecimientos que mantiene al lector en vilo, deseando continuar hasta el fin del capítulo, por lo menos.

Cualesquiera que sean nuestros gustos en materia de lectura, sería mezquino no elogiar esta obra de Ken Follett, cuya continuación, El invierno del mundo (en inglés), reproduce sus características principales.

Compara Precios