La bella Laguna de Tota

Visita uno de los más bellos lugares naturales de Boyacá

Playa Blanca, uno de los lugares más bellos de la Laguna de Tota. Imagen © Pedro González

El departamento de Boyacá es una de las zonas de Colombia con más belleza geográfica y bellos destinos naturales para disfrutar de la diversión y de la tranquilidad de descansar en medio de la naturaleza. La laguna de Tota, ubicada en Boyacá, es uno de estos bellos e impactantes destinos naturales colombianos para visitar y disfrutar, un lugar en el que podrás descansar del caos de las ciudades y acercarte a la naturaleza en medio de un paisaje montañoso.

Esta laguna, que es uno de los cuerpos de agua natural más grandes del país, se encuentra en medio de la Cordillera Oriental de los Andes a más de 3.000 metros de altura sobre el nivel del mar y se ha registrado que es el vestigio de un mar interior que ocupaba esta zona de la Cordillera de los Andes durante las eras mesozoica y palozoica. La Laguna de Tota es descrita de manera graciosa por algunos boyacenses como el mar de Boyacá, pues su color azul turquesa y sus playas de arena blanca sorprende a quienes la ven por primera vez al presentarse como un pequeño mar en medio de las montañas boyacenses de Colombia.

Este bello destino natural se encuentra a tan sólo 60 kilómetros de Tunja, la capital de Boyacá, en dirección a Sogamoso, otra de las ciudades de este bello Departamento. La Laguna de Tota tiene un área de casi 50 kilómetros cuadrados, área que aumenta o disminuye de acuerdo a la época del año por el invierno o el verano, sin embargo es posible visitarla en cualquier momento, ya sea para acampar cerca de la laguna (en la sector de Playa Blanca) o para hospedarse en las cercanías, en alguno de los bellos pueblos boyacenses que la rodean, como lo son Iza, Cuitiva, Tota y Aquitania.

Estos pueblos son bellos ejemplos de la tranquilidad de la región y en ellos podrás encontrar deliciosa comida típica, bellas artesanías colombianas y modestos hospedajes en los que podrás descansar y refugiarte del frío que hace en la zona pues por su altura sobre el nivel del mar, estas poblaciones de Boyacá tienen temperaturas muy bajas.

Si vienes desde Bogotá puedes llegar a estás poblaciones por carretera en un recorrido que dura aproximadamente unas 3 horas en automóvil, pasando por Tunja, y conocer un poco más de los alrededores de la laguna.

Planes en la Laguna de Tota

La palabra Tota significa “Tierra para la labranza” en lengua indígena y esta región tiene grandes cultivos que lo demuestran, tanto que en poblaciones como Aquitania sentirás en el aire el olor a cebolla de todos los cultivos. Sin embargo el más grande atractivo turístico de la laguna es su idoneidad para la práctica de pesca deportiva, pues en sus aguas se pueden encontrar algunas especies como la trucha arco iris. También se ha convertido en un escenario excelente para la práctica de deportes náuticos y la navegación, de forma que todos los años se ha desarrollado un campeonato anual de pesca y deportes náuticos que trae participantes de todos los rincones del país.

En medio de la Laguna de Tota hay tres islas que puedes ser visitadas: San Pedro, Santa Helena y la más pequeña de las tres denominada Cerro Chiquito. A ellas se puede acceder en lancha desde alguno de los embarcaderos que hay en las orillas de la laguna y ofrecen un bello paisaje para admirar y para hacer fotografía natural.

En el costado sur de la laguna está Playa Blanca (donde es posible acampar), este lugar era un santuario para la adoración de los indígenas muiscas a sus dioses, siendo uno de los lugares más bellos de la laguna y con una buena zona de restaurantes.

Prepárate para subir a las montañas, toma un buen abrigo y atrévete a conocer la Laguna de Tota, uno de los más bellos paisajes naturales de Boyacá y una de las mágicas razones para que visites Colombia.