La adolescencia de los chicos talentosos

Al llegar a la pubertad algunos adolescentes superdotados pueden tener problemas

Superdotada
Los adolescentes superdotados pueden tener algunos problemas más debido a esta condición. Gety Images

Cuando los niños con capacidades intelectuales sobresalientes, lo que conocemos como talentosos o superdotados, llegan a la adolescencia sus problemas son los mismos que los de los otros adolescentes pero con algunos añadidos derivados de su condición de personas excepcionales.

En la inmensa mayoría de los casos, los padres de estos niños talentosos saben de las capacidades sobresalientes de sus hijos desde que estos son muy pequeños.

Y también en la mayoría de los casos en esos años previos a la adolescencia los padres ya han descubierto que las cosas pueden ser muy complicadas para algunos de estos niños. Por eso cuando se acerca la pubertad, muchos padres de superdotados miran hacia la nueva etapa por la que van a pasar sus hijos con auténtico terror.

Estar preparados para ella puede hacer que todo sea más fácil.

 

Dos tipos de reacción

Por lo general los niños superdotados tienen dos tipos de reacción cuando llegan a la adolescencia. Algunos de ellos entran en una etapa de rebeldía y otros comienzan a encerrarse mucho más en sí mismos.

Casi todos los adolescentes superdotados entran en una de esas dos categorías pero lo hacen en grados muy distintos. Algunos serán un poco más rebeldes y otros se encerrarán solo un poco más en sí mismos. Pero en algunos casos, los chicos o las chicas llevarán las cosas hasta el extremo.

Y es en esos casos en los que los padres necesitan más recursos para ayudar a sus hijos a superar una etapa que va a ser difícil.

 

Rebeldes

El caso más extremo en esta categoría es el de los chicos o las chicas que deciden abandonar sus estudios. Ocurre exactamente igual que con los adolescentes que no son talentosos pero es cierto que con los niños superdotados nadie espera que dejen de lado sus actividades académicas.

Las razones pueden ser muy variadas, desde el aburrimiento que sufren muchos de ellos a causa de su facilidad para el aprendizaje hasta la necesidad de enfrentarse a cualquier tipo de autoridad o la sensación que tienen de que ellos lo controlan todo.

También en esta categoría estarían aquellos que se juntan con amigos poco recomendables o que tontean con las drogas o el alcohol.

En todos los casos, sus padres deben estar muy atentos a cualquier indicio de que se avecinan problemas. Cuanto antes comiencen a combatirlos más fácil será que la vida del adolescente vuelva a la normalidad. También en muchos de los casos, puede ser necesaria la ayuda de expertos: médicos, terapeútas o psicólogos.

 

Aislados

En el otro extremo están los chicos y las chicas superdotados que al llegar la adolescencia se encierran mucho más en sí mismos. Estos niños y niñas comienzan a dedicar cada vez más tiempo a sus intereses académicos, rehuyen el contacto con otros adolescentes, no tienen amigos y pasan todo su tiempo encerrados estudiando, leyendo o ante el ordenador.

Tampoco esta actitud es saludable ya que durante la adolescencia, los adolescentes deben comenzar a experimentar el sentido de la amistad como una forma para aprender a vivir en sociedad.

Solo así conseguirán la preparación suficiente como para convertirse en adultos sociales.

También en este caso si los chicos se aíslan excesivamente, los padres de estos adolescentes deben ocuparse de que la actitud vital de sus hijos cambie. Y si es necesario, recurrir a expertos que les ayuden a definir las pautas a seguir.

 

Dedicarles tiempo


En cualquiera de los casos, los adolescentes superdotados, como el resto de chicas y chicos de esta edad, necesitan que sus padres pasen tiempo con ellos y les dediquen su atención.

Un recurso muy útil para los padres de adolescentes talentosos son las asociaciones de superdotados que existen en casi todos los países. En ellas los padres pueden encontrar a personas que ya han pasado por las mismas experiencias por las que están pasado ellos y que pueden aconsejarlos.

Además, la mayoría de ellas cuentan con asesores que pueden intervenir si se producen problemas serios o que pueden ayudar a los padres a buscar la ayuda necesaria.