Juegos de cartas clásicos

Conoce los juegos de cartas que se han convertido en clásicos

Si buscas un juego que te ofrezca diversión, que sea fácil de transportar y que no tenga un duración muy extensa; los juegos de cartas son una gran elección. Con los años muchos de estos juegos se han convertido en clásicos porque ofrecen a los jugadores diversión portátil disponible en cualquier lugar o momento. Aquí les presento un listado de los juegos de cartas clásicos más populares.

01
de 07

Póquer

Fuente: Morgue Files

El póquer es un juego de cartas que se juega con apuestas. Es común verlo en casinos aunque se puede jugar en casa entre amigos. Se juega utilizando la baraja francesa que consta de 52 cartas. Existe una gran variedad de versiones de este juego que incluye: Texas Hold’Em (información en inglés) y el Omaha Hold’Em (información en inglés). El objetivo del juego es obtener la mejor mano (información en inglés) y ganar el juego.

02
de 07
© María Machuca

En este juego se utiliza la baraja española que consiste de 40 cartas. Las cartas están numeradas del uno al doce y agrupadas en cuatro tipos o palos: oros, copas, espadas y bastos. El objetivo del juego es obtener la mayor puntuación al final del juego. Cada carta tiene un valor diferente. El uno tiene un valor de 11, el tres vale diez, el rey vale cuatro puntos, el caballo tres y la sota dos. Las demás cartas no tienen valor. Al inicio del juego se escoge el palo dominante o vida. Esto determinará quien gana cada tirada. En este juego pueden jugar entre dos o cuatro personas. Cuando se juega entre cuatro puede jugarse en parejas. Sigue leyendo »

03
de 07

Uno

© María Machuca

Este juego de cartas es de los preferidos para jugar en grupos grandes ya que el juego está diseñado para jugarse entre dos a diez personas. Este juego está basado en otro juego de cartas clásico: Ochos Locos (Crazy Eight). El objetivo es ser el primer jugador en deshacerse de todas sus cartas. Cuando al jugador le quede una sola carta debe decir Uno en voz alta, de no hacerlo recibirá una penalidad. El paquete consta de 108 cartas. Actualmente existen diferentes variantes del juego como el Uno Spin y el Uno Moo Farm (versión para preescolares).

04
de 07

Memoria

© Mike Schmid

El juego de Memoria o Concentración es otro juego de cartas clásico. El objetivo es identificar pares de cartas utilizando la memoria para recordar dónde están ubicadas. Las cartas se colocan boca a bajo y cada jugador toma turno para levantar cartas de dos en dos. Si encuentras el par lo conservas. El jugador con más pares gana la ronda.

05
de 07

¡A pescar!

© María Machuca

Este juego está diseñado con reglas simples para que los niños puedan jugarlo. El objetivo es conseguir la mayor cantidad de conjuntos de cuatro de cartas. Pueden jugar de dos a seis jugadores y se juega con un juego de Barajas regular de 52 cartas aunque existen versiones más coloridas especialmente diseñadas para los pequeños.

06
de 07

Ochos Locos (Crazy Eights)

Fuentes: Morgue Files

Este juego se juega con una baraja regular de 52 cartas. El objetivo es deshacerse de todas las cartas en mano. Las cartas se van soltando pareando el palo o tipo de carta. Por ejemplo corazón con corazón o diamante con diamante. El ocho es una carta especial que puede ser lanzada en cualquier momento. El Crazy Eight puede jugarse con dos a cuatro jugadores. En algunas versiones se otorga una puntuación por cada carta que tenga en posesión el perdedor. El As vale un punto, las cartas con caras valen diez puntos, el ocho vale 50 y todas las demás cartas tienen el valor del número que contenga.

07
de 07
© María Machuca

Este es otro juego en el que se utiliza la baraja regular de 52 cartas. El distintivo del mismo, como bien indica su nombre, es que está diseñado para jugarse de manera solitaria. Existen diferentes versiones pero la más conocida es la Klondike (información en inglés). En esta versión de colocan 28 cartas sobre la mesa en 7 columnas de manera ascendente. Esto es la primera columna tendrá una carta, la segunda dos cartas, la tercera tres y así sucesivamente, dejando boca arriba solamente la última carta. El objetivo es organizar las cartas por tipo o palo de menor a mayor (del As hasta el Rey). Sigue leyendo »