Judy Chicago, el arte como rebeldía feminista

Judy Chicago frente a su obra 'Car Hood', en una exposición de Berlín.
Judy Chicago frente a su obra 'Car Hood', en una exposición de Berlín. Adam Berry/ Getty Images

El arte se convirtió en uno de los principales ejes de la rebeldía y transformación que experimentó el feminismo en la década de 1970 y una de sus referentes más importantes es Judy Chicago (20 de julio de 1939, Chicago), que a lo largo de cinco décadas ha trabajado por recuperar la memoria de las mujeres así como en el análisis del poder masculino y su huella en nuestra sociedad.

Azkuna Zentroa, en el museo Alhóndiga de Bilbao, inauguró el pasado 8 de octubre la primera gran retrospectiva dedicada en Europa a esta artista, consagrada ya en su país, Estados Unidos.

El título de la muestra, "¿Por qué no Judy Chicago?", era en sí una reflexión acerca de la falta de reconocimiento de las grandes instituciones hegemónicas en el arte hacia una de las artistas vivas más representativas de la Segunda Ola y cuya obra plástica, publicaciones y labor pedagógica se ha centrado en el último medio siglo en la rebeldía feminista y el cuestionamiento del mandato patriarcal.

Chicago defiende la libertad de expresión de las mujeres y, especialmente, de las artistas. Su obra se ha expuesto en Estados Unidos y Canadá, Gran Bretaña, Asia, Australia y Nueva Zelanda y ha escrito 14 libros sobre arte y filosofía. Una de sus obras más emblemáticas es 'The Dinner Party', una gran instalación que documenta y homenajea a las grandes mujeres olvidadas de la historia y que forma parte de la colección permanente desde 2007 del Centro de Arte Elizabeth A. Sacker en el Museo de Brooklyn.

Dedicó 5 años, de 1974 a 1979, a este proyecto, el más popular de su carrera y para el que contó con la ayuda de 400 personas voluntarias.

Ya desde 1970, la carrera artística de la estadounidense estuvo muy ligada a la pedagogía. Sentó las bases para construir una práctica artística feminista y fue una pionera al poner en marcha un programa de arte feminista en la Universidad Estatal de California, en la ciudad de Fresno, entre otoño de 1970 y la primavera de 1971.

Nunca ha dejado de impartir clases.

Si el arte feminista, como señala en 1971 la autora Linda Nochlin, trabaja sobre todo en dos ámbitos: recuperar la historia de las artistas que han sido excluídas de la historiografía tradicional y estudiar la imagen de la mujer en las artes plásticas, Judy Chicago responde a la perfección a este movimiento, del que fueron precursoras otras artistas como Georgia O 'Keeffe, una de sus grandes influencias: "Saber lo que las mujeres anteriores a mí habían sido capaces de superar con el fin de lograr los cambios que hoy defendemos era importante para mí", señaló en 2007 a la revista 'Bitch'.

Trabajos más destacados de su trayectoria

  • Para financiar la finalización de 'The Dinner Party', Judy Chicago crea en 1978 la Fundación 'Though the flower', que sigue en activo para dar a conocer los logros de las mujeres a lo largo de la historia.
  • 1980-1985: Birth Project. En este proyecto, Chicago escoge una técnica considerada 'menor' en el mundo del arte, el bordado, y diseñó una serie de imágenes sobre las temáticas del nacimiento y la creación. Fueron elaboradas, bajo su supervisión, por 150 bordadoras de todo Estados Unidos. La reivindicación de la artesanía es otra característica de su discurso feminista. A través de su fundación, logró acercar esta obra a más de 250.000 personas en centros de arte, galerías, universidades, maternidades y hospitales.
  • 1982-1987: Powerplay. Proyecto individual en el que examina la construcción de la masculinidad utilizando diferentes técnicas: escultura en bronce, dibujo, pintura, tejidos o molduras.
  • 1985-1993: Holocaust Project: From Darkness into Light. Proyecto colaborativo junto a su marido, el fotógrafo Daniel Woodman, relacionado con su interés creciente sobre su herencia judía. Durante ocho años, investigaron, viajaron y elaboraron un conjunto de obras que fusionan fotografía, pintura y vidrieras y tapices artesanales.
  • 1990: Tras vivir en Chicago y Los Ángeles, traslada la sede de su fundación a Nuevo Mexico.
  • 1994-2000: Resolutions. Mezcla las técnicas de pintura y bordado para reunir proverbios y dichos populares pensando en un futuro de convivencia multicultural.
  • 2011-2012: Pacific Standard Time. La obra de Judy Chicago volvió a gozar de interés al participar en esta iniciativa que documentaba y exponía el arte del sur de California.
  • 2014: A Butterfly for Brooklyn. Para celebrar el 75 cumpleaños de Judy Chicago se organizaron exposiciones y eventos en torno a su trabajo en varios puntos de Estados Unidos y una gran muestra pirotécnica en Prospect Park, Brooklyn (New York), a la que asistieron más de 12.000 personas.

(Fuentes: '¿Por qué no Judy Chicago?', Azkuna Zentroa, Bilbao; Web Oficial de Judy Chicago; '¿Por qué no ha habido grandes mujeres artistas', de Linda Nochlin.)