José Limón, famoso bailarín y coreógrafo mexicano de danza moderna

El legado de Limón al mundo de la danza moderna

José Limón es uno de los bailarines y coreógrafos de mayor influencia en la historia de la danza moderna. Sus coreografías se distinguen por su dramatismo y musicalidad. Su obra coreográfica más famosa es The Moor's Pavane (1949), una danza basada en Otelo la obra teatral de Shakespeare. Limón forma parte de la segunda generación de la danza moderna norteamericana.

Sus inicios en el mundo de la danza

Natural de México.
Limón inmigró a los Estados Unidos a una temprana edad. Sus primeros intereses en el arte fueron la música y la pintura. A los 20 años de edad se mudó a la ciudad de Nueva York. Se proponía estudiar arte en la New York School of Design.

Sus planes de estudio cambiaron cuando asistió a una presentación de danza de los bailarines alemanes Harald Kreutzberg e Yvonne Goergi. Inspirado en esta presentación, Limón decidió estudiar danza moderna. En 1929 Limón se matriculó en la escuela de danza de Doris Humphrey y Charles Weidman.

En poco tiempo Limón se convirtió en uno de los bailarines más populares de la compañia de danza de Humprey y Weidman. A partir de los años 30, Limón trabajó como bailarín en numerosas presentaciones de Broadway en coreografías de renombrados coreógrafos, tales como Humphrey, Weidman, Goerge Balanchine y May O’Donnell.

En esa década Limón también empezó a crear sus propias coreografías.

En 1939 presentó Danzas Mexicanas en el Festival Bennington, que ese año tuvo lugar en Mills College, en Oakland, California. Danzas Mexicanas es considerada su primera obra coreográfica de gran importancia.

La compañía de danza de Limón

Limón ya había trabajado como bailarín durante más de una década cuando decidió fundar su propia compañía de danza.
En 1946, después de regresar de la Segunda Guerra Mundial, Limón estableció la José Limón Dance Company. Nombró a Humprhey, quien habia sido su maestra durante mucho tiempo, directora artistica de la compañía.

Era la primera vez que una compañía de danza moderna era dirigida por una persona diferente a su fundador. La colaboración de Limón y Humphrey duró hasta que Humphrey murió en 1958. Esta colaboración dio fruto a un innovador repertorio de danza moderna donde Humphrey y Limón desarrollaron sus conceptos de danza. En esta época Humphrey produjo numerosas coreografías para la compañía de Limón que han pasado a la historia como obras clásicas de danza moderna, tales como Day on Earth (1949).

En 1947 la compañía de danza de Limón hizo su debut neoyorquino en el Belasco Theater. En esta ocasión el periódico The New York Times describió a Limón como “el mejor bailarín masculino de su época”. Un año despues, la compañía se presentó en la primera edición del renombrado festival de danza, el Connecticut College American Dance Festival (donde se mantuvo como compañía residente hasta 1973).

En menos de una década la obra artística de la compañía de danza de Limón alcanzó mucho reconocimiento a nivel nacional e internacional.

Su compañía pasó a ser la primera compañía de danza moderna norteamericana que se presentó en Europa.

En 1954 la compañía de danza de Limón fue una de las primeras compañías que participó en un programa de intercambio cultural auspiciado por el Departamento de Estado de los Estados Unidos. Bajo este programa la compañía de Limón llevó sus obras a Sudamérica, Centroamérica y Medio Oriente.

La técnica de danza de Limón

Al igual que Humphrey, Limón estaba interesado en expresar la relación del bailarín con su ambiente de una manera orgánica mediante el movimiento. Su técnica explora y desarrolla los principios de danza y movimiento de Humphrey: respiración, caída y recuperación, suspensión y sucesión, dinamica de la fuerza de gravedad y el peso del cuerpo.

Limón pensaba que una técnica muy estructurada limitaba la creatividad.

Por eso, no se enfocó en codificar su técnica, si no en crear métodos creativos que ayudaran al bailarín a descubrir su manera única de expresar movimiento.

Técnica Limón enfatiza la claridad y sencillez en la ejecución de un movimiento. Elimina el esfuerzo extremo y la tensión innecesaria que pueda interferir con la intención original del movimiento. En su técnica el movimiento de los brazos en el espacio, los movimientos del torso y la respiración cobran mucha importancia.

Su legado en el mundo de la danza

El lenguaje coreográfico de Limón se distingue por su gran pasión, expresión de emociones humanas, espontaneidad y musicalidad. Limón tenía una gran habilidad de expresar una danza en su esencia más pura, sin gestos ni movimientos innecesarios. Es uno de los coreógrafos de la danza moderna que mejor ha fusionado la música con la danza.

Limón se mantuvo muy activo produccionedo sus coreografías hasta su muerte en 1972. Fue un maestro de danza que influyó a varias generaciones de bailarines. Formó parte de la facultad de danza de la famosa escuela The Juilliard School desde 1953 hasta su muerte.

Limón dejó de herencia al mundo de la danza un amplio repertorio de coreografías y su reconocida técnica de danza. La compañía de danza de Limón todavía existe y forma parte de la José Limón Dance Foundation, una institución que se dedica a preservar y difundir la obra artística de Limón y su técnica de danza.