José Clemente Orozco

Resumen de su vida y obras más importantes

Jose Clemente Orozco con Diego Rivera
El muralista Jose Clemente Orozco, acompañado del pintor mexicano Diego Rivera,. Bettmann/Getty Images 

José Clemente Orozco es parte del denominado “Grupo de los Tres” junto a los muralistas mexicanos Diego Rivera y David Alfaro Siqueiros. 

En su estilo, heredero del expresionismo europeo, buscó la experimentación, con un lenguaje propio lleno de símbolos y elementos que buscan la educación y la transmisión de mensajes y valores a través de su obra.

José Clemente Orozco: Quién fue

  • Nombre completo: José Clemente Ángel Orozco Flores.
  • Fecha y lugar nació: El 23 de noviembre de 1883 en Zaplotán (actual Ciudad Guzmán, Jalisco).
  • Fecha y lugar de muerte: El 7 de septiembre de 1949 en Ciudad de México.
  • Nacionalidad: Mexicana
  • Movimiento, grupo o escuela a la que perteneció: Muralismo mexicano, Realismo social.
  • Disciplinas que practicó: Pintura.

Biografía de José Clemente Orozco

José Clemente Orozco nació el 23 de noviembre de 1883 en la actual Ciudad Guzmán. Con 2 años la familia, que tenía cuatro hijos, marchó a Guadalajara y cuando José Clemente tenía 7 a Ciudad de México.

Estudió en la Escuela Normal de Profesores y acudía a clases nocturnas en la Academia de Bellas Artes de San Carlos que se encontraba muy cerca de su casa. Después le enviaron a la escuela de Agricultura de San Jacinto. Al dejar ésta volvió a la Escuela Preparatoria con el objetivo de estudiar Arquitectura, estudios que abandonó por su inclinación a la pintura.

Así fue como volvió a la Academia de San Carlos hasta 1910.

Su primera exposición, sin mucha transcendencia, se organizó en la Librería Biblos, en 1916. Hay que destacar que Orozco fue, además, litógrafo y que durante años vivió gracias a sus dibujos de arquitectura o trabajos para distintas publicaciones.

Comienza su actividad como muralista en 1922 con el despegue y apoyo del gobierno a este tipo de pintura. Su primera gran obra fue la de los murales en San Ildelfonso (terminada en 1926) que dejó para encargarse de otros trabajos como “Omniescencia" en la Casa de los Azulejos (1925) o la de la Escuela Industrial de Orizaba. 

Viaja a Estados Unidos (1927-1934) y elige como temas, además de los mexicanos revolucionarios, la deshumanización de las grandes ciudades, el trabajo, la fraternidad, arte y ciencia así como la esclavitud.

Uno de sus trabajos más conocidos es “Prometeo” (1930), en el Fray Hall del Pomona College, en Claremont. También pintó en Nueva York, Hannover y New Hampshire. Años más tarde volvería a Nueva York, para realizar un encargo del Museo de Arte Moderno.

De nuevo en México pinta murales en el Palacio de Bellas Artes (1934) o la Suprema Corte de Justicia (1941) en la ciudad de México. También en Guadalajara, los muros del Paraninfo de la Universidad, la escalera del Palacio de Gobierno y el Hospicio Cabañas. Su primera obra al exterior la realiza en 1947, en la Escuela Nacional de Maestros: “El pueblo se acerca a las puertas de la escuela”.

Siendo un artista comprometido al igual que sus compañeros muralistas del Sindicato de Artistas, lo es de una manera más “universal”.

Aunque no deja de lado el aspecto indígena y precolombino, sus intereses se extienden a valores como la condición humana, su relación con la tierra, la religión o la guerra, así como la libertad, las ideologías y el papel que deben jugar los estados.

Esto le vale una vigencia que mantiene su interés en el tiempo, más allá de los temas nacionalistas tan populares tras la Revolución Mexicana. Es, sin duda, uno de los mejores pintores mexicanos cuyo interés traspasa fronteras. En 1946 se le otorga el Premio Nacional de las Artes.

Sus tonos no son tan coloristas como los de otros compañeros tendiendo a los grises y negros pero reservando el rojo como color impactante. Es habitual que elija un personaje central que divide la acción, al igual que las líneas diagonales que marcan el movimiento en algunas de sus obras.

 Con los años, fue simplificando su estilo y acercándose al expresionismo, más vehemente y dramático.

Murió en 1949 y fue enterrado en la Rotonda de los Hombres Ilustres.

Obras famosas de José Clemente Orozco

  • "El hombre en llamas"
  • "Dioses del mundo moderno"
  • "La trinchera"
  • "Catarsis"