Joaquin Sorolla

Resumen de la vida y obras más importantes de Joaquin Sorolla

Joaquin Sorolla
"Retrato de Joaquín Sorolla", Ramón Casas. MNAC, Barcelona (España).

Joaquín Sorolla, admirado pintor español posimpresionista de pincelada suelta, colores vivos, brillantes y luminosos. Bien conocido por sus pinturas al aire libre, escenas costumbristas, retratos; pero sobretodo como pintor de la luz del Mediterraneo.

Joaquín Sorolla: Quién fue

  • Nombre completo: Joaquín Sorolla y Bastida.
  • Dónde y cuándo nació: El 27 de febrero de 1873 en Valencia (España).
  • Dónde y cuándo murió: El 10 de agosto de 1923 en Cercedilla, Madrid (España).
  • Nacionalidad: Español.
  • Movimiento, grupo o escuela a la que perteneció: Posimpresionismo.
  • Disciplinas que practicó: Pintura.

Biografía de Sorolla

Joaquín Sorolla y Bastida queda huérfano a los dos años y, junto a su hermana, son adoptados por su tío materno que vio muy pronto las dotes artísticas del niño.

Comienza su educación con el escultor Cayetano Capuz y, luego, en la Escuela de Bellas Artes de San Carlos (1897). Sorolla, admirador de Pinazo,  centraba su interés en la pintura al aire libre intentando reproducir los colores y la luminosidad mediterráneas, tanto de interior (campos y huertas) como de las playas. No en vano es conocido como “el pintor de la luz”.

A la vez, ayudaba a su tío en su cerrajería y más tarde fue ayudante del fotógrafo Antonio García Perez. De hecho, se casará en 1888 con su la hija de éste, Clotilde, con la que tendrá tres hijos.

Joaquín Sorolla nació cuando el Impresionismo estaba en su punto álgido y, aunque posterior a él, en sus obras refleja las características de este movimiento con su preocupación y estudio de la luz, las pinceladas cortas, ausencia del negro y su inclinación por la pintura al aire libre.

Entre 1881 y 1887 se suceden varios acontecimientos importantes en la vida de Sorolla: hace varios viajes a Madrid y se declara admirador absoluto de Velázquez. En 1984 gana un concurso de la diputación valenciana con la obra “El grito del Palleter" cuyo premio es la estancia en Roma para formarse lo que da el giro definitivo a su vida.

Compatibiliza esta estancia con viajes a París donde conoce de cerca a los impresionistas. En París descubrió a los pintores nórdicos y su manera de interpretar y tratar la luz. Él lo versionará a su manera creando su estilo tan personal.

En 1888 vuelve a Valencia para casarse y regresa a Italia junto a su esposa. Tras dos años más en este país se traslada a Madrid, donde instala su casa y su estudio.

En 1890 Joaquín Sorolla gana el Grand Prix en la Exposición Universal de París lo que le abre las puertas de otras exposiciones europeas donde es recibido con muy buenas críticas.

Su éxito como retratista es ampliamente reconocido pero él sigue prefiriendo la pintura al aire libre. Esta inclinación le lleva a trasladarse con su familia al campo y a la playa durante los veranos. La luz es su gran inspiración.

En “Paseo a orillas del mar”, obra en la que pinta a su mujer y su hija mayor en un paseo por la playa, se aprecia perfectamente el estilo vitalista, los brillantes y característicos colores y la maestría al manejar la luz en los vestidos y en el mar. Los jardines también serán protagonistas en numerosas obras.

En 1909 la Hispanic Society of America, una institución dedicada al estudio del arte y la cultura hispana, organiza una exposición individual sobre Sorolla, con enorme éxito.

De ella surgen muchos encargos de retratos de la alta sociedad americana (incluso llega a pintar al propio presidente).

De 1909 es “Niños en la playa”, una de las obras en las que el estudio de la luz es impecable y tan protagonista como los propios niños.

Dos años después Sorolla vuelve a Estados Unidos donde le encargan la creación de varios paneles para la decoración de Biblioteca de la Hispanic Society en los que se traten las costumbres y características de distintas regiones españolas. El proyecto era de dimensiones impresionantes. Para cumplir con este encargo se dedica a viajar por España haciendo bocetos y tomando apuntes de ideas, lo que finalmente repercute en su salud.

En 1920 Sorolla sufre una hemiplejía que le deja inválido y, finalmente, en 1923 fallece en Cercedilla, en Madrid.

No llegó a ver el montaje de su trabajo en la Biblioteca.

Su familia donó tanto la casa como numerosas obras al estado español que creó en ella el Museo Sorolla, con una vasta colección del pintor.

Obras famosas de Sorolla

  • "Paseo a orillas del mar" (1909)
  • "El baño del caballo" (1909)
  • "Niños en la playa" (1910)