Ingredientes de la dieta macrobiótica

Estos alimentos te ayudan además a adelgazar

La dieta macrobiótica es un tipo de alimentación sana que persigue el equilibrio interior y la mejora de la salud mediante la alimentación. Fue diseñada inicialmente por el filósofo japonés George Ohsawa en 1920.

La siguen muchas personas alrededor del mundo preocupadas por mejorar su calidad de vida. Entre ellas, la cantante Madonna, la actriz Uma Thurman, la modelo Naomi Campbell.

Sus defensores, como Michio Kushi (Ver su entrevista sobre dieta macrobiótica) aseguran que quiénes practican este estilo de vida son más pacíficos y enferman menos. Además, al poco tiempo de comenzarla ya se notan sus efectos beneficiosos.

En cambio, los detractores alertan de que es restrictiva y que puede producir carencias nutricionales. Y es no se recomiendan los lácteos, huevos, carne, todos ellos fuentes de proteínas. También puede faltar calcio y aumentar el riesgo de osteoporosis ya que, aunque las verduras también son fuente de este mineral, la leche y sus derivados contienen mayor cantidad.

Tampoco incluye en sus recomendaciones el azúcar, cereales y harinas refinadas y el café. 

Comer en compañía

Esta dieta también recomienda cocinar y comer en familia. Según Kushi, autor del libro La dieta Macrobiótica (ver libro en inglés), ayuda a mejorar la relación entre los miembros. El bienestar y la mejor relación social se extenderá fuera de la familia.

También recuerda que es imporante dedicar tiempo a la comida, masticar bien y reposar lo ingerido.
01
de 08

Cereales integrales

Boles de arroz, maíz y mijo
El mijo o el arroz glutinoso forman parte de la dieta asiática y pueden prevenir las enfermedades del corazón. Imagen IMAGEMORE Co, Ltd. / Getty Images

Constituyen la base de la pirámide nutricional de la macrobiótica (entre el 50 y el 60% de la dieta).

Estos son el arroz integral, la cebada, el mijo, la avena, el maíz, trigo sarraceno, cuscus, bulgur...

Se recomiendan en grano, es decir, enteros ya que son ricos en fibra, resultan más fáciles de digerir y conservan todas las propiedades.

02
de 08

Verduras y hortalizas

Las verduras y los líquidos combaten el dolor de cabeza
En la dieta mediterránea como en la macrobiótica abundan las verduras perfectas para aportar líquidos, comer sano y prevenir la migraña. NS

Constituyen otra fuente principal en este plan de alimentación (entre el 20-30%).

Deben tomarse abundantes tipos de verduras y hortalizas. Los métodos de cocción también deben variar inclinándose por aquellos que conserven las propiedades, por ejemplo, al vapor o crudos.

Los alimentos más recomendados son la cebolla, zanahoria, la calabaza por sus múltiples propiedades, brócoli que es un alimento anticancer, col, coles de bruselas, hongos y setas, espinacas, escarola... Son alimentos Yang.

No aconseja las patatas, los tomates o las berenjenas. Son alimentos Yin.

03
de 08

Legumbres y algas

Los frijoles protegen frente al cáncer
La capacidad protectora de los frijoles más coloreados es mayor. Contienen antioxidantes beneficiosos contra el cáncer. View Stock / Getty Images

También están recomendados en la dieta consituyendo entre el el 5 y el 15%.

Existen muchos tipos de legumbres, fuentes de hidratos de carbono complejos, que puedes incorporar en tu dieta: lentejas, judías, garbanzos, soja y sus derivados como el tofu, el tempeh...

En cuanto a las algas son los vegetales más antiguos y la asimilación de sus nutrientes muy eficaz. Contienen proteínas, vitaminas y todo tipo de minerales: yodo, magnesio, cloro, silicio, cobre... No pueden consumirse en grandes cantidades.

04
de 08

Sopas

Receta de sopa de calabaza
La sopa de calabaza es nutritiva y perfecta para la noche de Halloween. Imagen Gizet Gonzalez / Getty Images

La macrobiótica también aconseja el consumo regular de sopas como la sopa de miso que es pasta de soja fermentada. Tiene propiedades muy beneficiosas para la microbiótica intestinal, ayuda a regular el tránsito y a combatir el estreñimiento.

La sopa también puede ser de verduras, con pasta integral, legumbres, pescado o algas.

 

Los alimentos que pueden tomarse ocasionalmente son:

05
de 08

Pescado blanco

El blanco se recomienda en la dieta macrobiótica
Tomar pescado es una buena opción para combatir las migrañas, sobre todo si es azul ya que contiene Omega 3. NS

Recomienda consumir ocasionalmente proteína animal como la del pescado blanco: merluza, dorada, rodaballo, rape... que se cocinará con productos que ayuden a desintoxicar el cuerpo como el wasabi, el jengibre o la mostaza.

06
de 08

Frutas de temporada

dieta-de-la-fruta-para-depurar.jpg
La dieta de la fruta elimina toxinas para depurar y ayuda a perder peso. Imagen Lacaosa / Getty Images

La macrobiótica persigue preservar el medioambiente y armonizarse con la naturaleza. Por ello aconseja consumir alimentos de temporada y propios de la zona.

Según esta filosofía, este tipo de elección también ayuda a mantener el flujo del Chi, la energía vital.

07
de 08

Semillas y frutos secos

Frutos secos como las nueces contra el cáncer de mama
Las nueces contienen ácidos grasos poliinsaturados que protegen frente al cáncer de mama. Imagen NS

Son fuentes de ácidos grasos monoinsaturados beneficiosos para el corazón y para proteger contra el cáncer. Aunque no los recomienda tomar asiduamente sí pueden consumirse con moderación.

08
de 08

Cocción de los alimentos

Verduras-al-wok.jpg
Al cocinar al wok usas menos aceite y concentra el sabor de las veduras. Celeste Lindell/FlickrCC

Laforma sana de cocinarlos productos también es importante en la dieta macrobiótica.

En cuanto a los utensilios, hacerlo en recipientes de barro o hierro esmaltado. Los cubiertos durante la preparación serán de madera.

Nota:

Hay que recordar que uno de los riesgos de esta dieta es que es prácticamente vegetariana y que se puede correr el riesgo de no aportar al organismo proteínas de alto valor biológico como las de la carne y los huevos que cuentan con todos los aminoácidos esenciales. Por eso, es imporante conocer el estado nutricional y no descuidar los chequeos médicos para asegurar una buena salud.