Infusión de tila o té de tilo

Tila, planta medicinal con muchas propiedades para la salud

Planta medicinal tila
Tila, planta medicinal sedante y más beneficios. Helena Lovincic

El tilo (Tilia platyphyllos) es un árbol grande, con gran cantidad de hojas y de un agradable aroma muy característico. Es frecuente encontrarlo en parques, calles y plazas de muchas ciudades y, normalmente, suele estar repleto de pájaros, algunos dicen que debido a la paz, el sosiego y el buen olor que transmite.

Las hojas son dentadas y acaban en punta. Las flores son de color amarillento o blanquecino y se agrupan en inflorescencias.

Para tomarlo en infusión se utilizan las hojas y flores del árbol. Aunque no fue hasta el siglo XVIII cuando empezaron a utilizarse en fitoterapia, hasta entonces se utilizaba solamente la corteza del árbol, para combatir enfermedades de los ojos.

También conocida como té de tilo, té de tila, infusión de tila, o simplemente tila; es una bebida con muchas propiedades.

Propiedades de la infusión de tila

Es quizás una de las plantas medicinales más conocidas y utilizadas en muchos países. A nivel popular se utiliza mucho para calmar los nervios, pero sus propiedades van mucho más allá.

  • Contiene flavonoides como los tilarósidos que le aportan propiedades diuréticas.
  • Hace la sangre más fluida, por lo que previene la aparición de flebitis, arteriosclerosis, infartos y demás enfermedades relacionadas.
  • Facilita la digestión, ya que contiene principios coleréticos que provocan la producción de bilis.
  • Provoca el sudor, ello la convierte en una planta desintoxicante y muy eficaz para casos de resfriados y gripes. También contribuye a fortalecer las defensas del organismo, por tanto esta propiedad unida a la ya descrita, la convierte es una gran aliada para combatir los primeros síntomas. Además, ayuda a calmar la tos, sobre todo en casos de tos nerviosa.
  • Es hipotensora, es decir baja la presión sanguínea, por lo que su uso se recomienda a personas hipertensas.
  • Y, por supuesto, su propiedad destacada, es sedante del sistema nervioso. Nada más natural y eficaz que una buena infusión de tila antes de acostarse, para tener un buen sueño de manera totalmente natural e inofensiva.

El herbolario francés Maurice Messegé la aconseja a los nerviosos, los que sufren insomnio crónico, angustia o inquietud, a los niños agitados y a los ancianos que les cuesta conciliar el sueño. También a los asmáticos, cardíacos y los que sufren de jaquecas.

Es una de las plantas que componen su famosa “tisana de la felicidad” que se elabora con verbena, menta, manzanilla y tila, en infusión, a partes iguales.

Cómo realizar una buena infusión de tila

Es muy importante saber elaborar de la manera correcta todas las plantas medicinales, ya que puede no producir los mismos resultados y se pueden alterar sus efectos medicinales.

En el caso de la tila, al tratarse de flores y hojas, estamos hablando de las partes más frágiles de la planta, por tanto hay que elaborarla siempre en infusión, aunque se puede hacer en decocción para algunos problemas concretos.

En general se hace en infusión de la siguiente manera: se pone el agua a calentar y antes de que comience a hervir se echa encima de la tila, dejando que repose de cinco a diez minutos.

La cantidad de planta dependerá del efecto que se busque, pero suele ser unos tres gramos por 250 mililitros de agua.

Si se utiliza bolsita de tila, para elaborar la infusión, solo hay que colocar el saquito en el vaso y verter por encima el agua caliente, luego dejar reposar de la misma forma.

Usos externos de la tila para la belleza y el relax

La tila es también eficaz de forma externa para la belleza. Los tratamientos faciales con tila calman y refrescan la piel. También se dice que pueden evitar las primeras arrugas. Para ello se realiza una decocción de tila y una vez fría utilizarla como tónico facial.

También se puede empapar un paño con la decocción de tila y colocarlo sobre el rostro durante unos 15 minutos.

Otra forma de uso es añadiendo al agua del baño bolsitas con flores y hojas de tila, o bien, vertiendo la tila en decocción a la bañera.

Su efecto es relajante, sedante y al mismo tiempo tonificante de la piel del cuerpo.

Para realizar la decocción de tila para los usos externos hay que tomar unos 100 gramos de planta por litro de agua y dejar hervir durante 30 minutos.