Ideas y tips para decorar la zona de estudios

Crea un espacio donde tus hijos quieran estudiar

Zona de estudio
Foto © Sand and Sisal

Tal vez estés preparándote para el comienzo a clases, o ya estás en el medio del año escolar, pero de todas maneras, tomate un minuto para ver donde tus hijos estudian. No importa que vayan a la primaria, secundaria o universidad, es importante que tengan un espacio para hacer su tarea y proyectos. Al tener una zona de estudios especifica, pueden concentrarse más, y así hacer un mejor trabajo. Sigue estos consejos para decorar y preparar un espacio que solo sea para la escuela.

Más consejos en: Prepara tu hogar para el comienzo a clases

Un espacio solo para estudiar

Si no tienes un cuarto extra que puedas usar de estudio o oficina, busca otro espacio libre que tengas en tu casa. Este puede ser una esquina de la habitación de tu joven, un espacio en el comedor, la sala, la cocina, o hasta un closet. No te preocupes, no necesitas mucho espacio. Lo que si necesitas, es marcar este espacio como una zona especial para estudiar. Esto no solo puede ser una motivación para los más pequeños, pero también ayudar a mantener las distracciones afuera. Si tienes hijos a los que no les gusta estudiar o se distraen fácilmente, escoge el área de estudios con cuidado. Busca un espacio donde puedas ver lo que hacen y donde no se distraigan con, por ejemplo, la televisión.

Qué sea funcional

Lo primero que necesitas es un escritorio. El tamaño dependerá de cuanto espacio tienes libre. Si tienes varios hijos que deben compartir este espacio, considera usar dos escritorios pequeños para que puedan estudiar al mismo tiempo.

Para evitar distracciones, tal vez sea mejor que tengas dos zonas de estudio separadas. Escoge una silla cómoda, preferiblemente ergonómica, ya que los jóvenes tal vez pasaran bastante tiempo ahí. Ahora piensa en la iluminación. La iluminación naturales mejor que la luz artificial, especialmente para leer.

Trata de escoger un espacio que tenga una ventana. Necesitaras una buena lampara para estudiar en las noches y días oscuros. Escoge una que se pueda mover y acomodar cuando sea necesario. Si tienes espacio extra, un sillón de una plaza es un buen espacio para leer y estudiar. Una biblioteca es útil para guardar libros y carpetas de manera ordenada, pero si no tienes espacio, unos estantes sobre el escritorio cumplen la misma función.

Más consejos en: Tips para aprovechar la luz natural al decorar

Y con estilo

Un poco de color y las cosas favoritas de tu hijo pueden ayudar a que se sienta contento de ir a estudiar. Decora con colores que le gusten, pero ten cuidado con los colores demasiado llamativos. El purpura ayuda a la creatividad, mientras que el azul y verde tranquilizan. El rojo es un buen color para alentar y el amarillo para dar energía. Cuelga frases, y arte en las paredes que inspiren a tu hijo. Usa accesorios simples, pero modernos. Los textiles ayudaran a crear un espacio cómodo, usa una alfombra en el piso, cortinas para cubrir distracciones y cojines. Algunas fotos de seres queridos o lugares que quiera visitar también pueden ayudara a alentar a tu joven.

Orden y organización

El orden y la organización no solo ayudaran a reducir distracciones, pero también ayudaran que tus hijos puedan enfocarse mejor en la tarea.

Ten un lugar especifico para cada articulo necesario. Un vaso para los lapices, un cajón para el papel, un estante para los libros, una cesta para la basura. Usa cajas y canastas para guardar cosas, y ponles una etiqueta que explique lo que hay adentro. Trata de que el área de estudios se mantenga limpia, y asegurate especialmente que quede ordenada una vez que la tarea este terminada.

Más consejos en: Cinco accesorios modernos para organizar la oficina

Reduce distracciones

El peor enemigo de la tarea son las distracciones. Ya mencionamos algunas maneras de reducirlas, pero si tus hijos tienden a olvidarse de la tarea fácilmente, necesitaras mas técnicas a tu favor. Si tu hijo es un charlatán, por ejemplo, tal vez es mejor que este en un espacio mas alejado para concentrarse. Escoge un lugar donde lo puedas vigilar, pero donde este solo.

Apaga la televisión y cambia la música cuando sea la hora de estudiar. Para motivar a tu hijo, pon carteles con frases edificantes en frente del escritorio. Crea un espacio que fomente su imaginación, pero no distraiga, usa colores y patrones al decorar, pero no tanto que tu hijo les ponga más atención que a la tarea.