Ideas económicas para el jardín

No tienes que gastar un dineral comprando plantas, puedes propagarlas en tu casa

Métodos de propagación. Andrés Fortuño

Todavía recuerdo la primera vez que decidí hacer un jardín, ha llovido bastante desde entonces. Lo primero que hice fue nivelar el terreno, eliminar las malas hierbas, piedras y demás estorbos. Luego procedí a fertilizar y airear la tierra. Tanto esmero puse que se podía comer en aquel suelo…bueno, ni tanto…pero quedó perfecto para la siembra.

Entonces llegó el momento de comprar las plantas. Ya yo había hecho un pequeño boceto de cómo quería colocarlas.

Tenía bien claro dónde irían los arbustos con flores y en qué área colocaría árboles ornamentales para crear algo de sombra. Recuerdo que llegué tan contento al vivero.

Pero mientras montaba las plantas en el carrito de compras, comencé a sumar los costos. Mientras más sumaba, más plantas tenía que bajar del carrito. Era obvio que el presupuesto no me daba para concluir mis planes. Y bueno, había plantas mucho más baratas que las que yo quería. Pero si cedía, entonces no sería el jardín que tanto había soñado y tanto trabajo me había costado planificar.

Entonces, antes de tomar una decisión que fuera a lamentar luego, pensé. Parte de la maravilla de tener un jardín es verlo crecer. Así que decidí que algunas plantas las compraría ya adultas, otras las sembraría desde la semilla y otras las reproduciría a través de esquejes. Sólo de esta manera pude comprar las plantas que quería y reproducir la cantidad que necesitaba sin salirme de presupuesto.

¿Y el jardín? Aún años después sigue maravillando a todo el que le pasa por al frente.

Reproducción por semilla

Obviamente esta es la forma en que más tarda el crecimiento una planta. Sin embargo, les aseguro que es de las formas que más satisfacción da. A la hora de escoger semillas asegúrate de que estén frescas.

Igual que los productos perecederos en el mercado algunas semillas caducan. Y luego de cierto tiempo, aunque se siembren bien, no germinarán. Por otro lado existen otras semillas que se pueden guardar por muchos años antes de ponerlas a germinar.

Germinar se le llama al proceso que pasa una semilla cuando despierta y comienza desarrollarse. Las semillas necesitan oxígeno, buena humedad y temperaturas calidas para germinar y empezar su desarrollo. Dependiendo del tipo de planta que pienses crecer, las semillas tendrán sus propios requerimientos para comenzar éste proceso. Asegúrate de conocer estos detalles y de que las estás sembrando, no sólo de la forma correcta, pero en el lugar indicado para cuando crezcan las plantas.

También existe la siembra a través de bulbos. Esto son plantas que poseen un tronco adaptado (que asemeja una semilla) y comienza a desarrollarse una vez se le provee luz solar, agua y terreno para crecer raíces. Entre estos están los lirios, los tulipanes y algún tipo de jazmín.

Por esqueje

Cuando pequeños, mis hermanos y yo íbamos con mis padres a visitar a sus amigos. En esos tiempos era muy común que las mujeres se fueran al jardín y hablaran de las plantas. Luego de la visita, todas las mujeres siempre salían con un pedazo de papel húmedo en la mano, y dentro una ramita de alguna planta.

Algunas con hojas, otras con tan sólo la rama. Lo que hacían era intercambiando partes de algunas plantas para luego reproducirlas en sus propios jardines.

La reproducción por esqueje, rama o gajo es simplemente una forma de crear otra planta utilizando partes vitales de la misma. Algunas plantas se pueden reproducir por los brotes de la raíz, otras por pedazos de sus ramas o tronco, y algunas muy especiales hasta de una simple hoja.

Una vez hayas identificado la planta que quieres y cómo se reproduce mejor, el procedimiento debe ser fácil. Con algunas plantas tan sólo basta sembrar una de sus partes en la tierra para que desarrollen raíces. Otras, es mejor dejarlas secar un rato para que suelten los excesos de savia de su interior.

Si piensas reproducir una planta con un pedazo de rama, procura que en el corte ésta tenga algunos nudos y yemas.

En estas áreas hay altas concentraciones de alimento y partes totalmente necesarias para que la futura planta pueda desarrollar raíces.

También existen los métodos hidropónicos. Esto es básicamente poner parte de la rama en agua hasta que las raíces se desarrollen, para luego poder sembrarlas directo en el jardín.

Por Acodo

Este método parece raro, pero es muy efectivo en plantas que pueden reproducirse de esta manera. El acodo consiste en doblar hacia abajo una de las ramas de la planta principal y enterrar parte de la misma el la tierra. Este método es parecido al de esqueje, la única diferencia es que la rama aún estará atada a la planta principal. No hay que hacer un corte.

Una vez la rama enterrada la misma comienza a echar raíces en la parte que queda bajo la tierra. Entonces se corta la parte que aún ata la rama a la planta primaria, y listo. Tienes una nueva planta.

Hay muchos métodos para reproducir plantas, desde injertos y estacas, hasta hojas y semillas. No importa el método que escojas recuerda que ver tus plantas crecer es parte de la diversión. Como dicen por ahí, la alegría mayor no está en la meta, sino en el camino que recorremos para lograrla.