Hombres buenos, de Arturo Pérez-Reverte, resumen y comentarios

Una aventura "académica" en el siglo XVIII

Hombres buenos de Arturo Perez Reverte
Alfaguara

Uno de los escritores de bestsellers en español más prolíficos (25 novelas... y contando), Arturo Pérez-Reverte nos presenta una nueva obra, un año y pico después de su no muy exitosa El francotirador paciente, publicada a fines de 2013 y que también hemos comentado. Se trata de Hombres buenos, en la que vuelve a la historia fabulada, y cuya reseña te presentamos a continuación.

El argumento de Hombres buenos, de Arturo Pérez-Reverte

A fines del siglo XVIII la Real Academia Española, creada unas décadas atrás, encomienda a dos de sus miembros, don Hermógenes Molina (el bibliotecario de la institución) y don Pédro de Zárate y Queralt, apodado el almirante (un brigadier de la armada ya retirado) una particular misión: deben comprar en París y llevar hasta Madrid los 28 tomos de la Encyclopédie.

¿Qué tiene de particular este encargo? En primer lugar, que este compendio del saber de la época estaba prohibido en España, por lo que debía ser traslado en el más absoluto secreto. En segundo lugar, que dentro de la propia Academia había personas empeñadas en que la gestión no prosperara. Por último, el viaje en sí (dos meses de trayecto de ida y vuelta) resultaba logísticamente complicado.

Así que la travesía se convierte en toda una aventura. Molina y Zárate deben enfrentar una serie de retos que le imponen las circunstancias: en Francia deben sortear entre otros peligros a los salteadores de caminos, y ya en España tienen que luchar en particular contra las maniobras de los académicos Manuel Higueruela (un integrista católico) y Justo Sánchez Terrón (curiosamente partidario de la ilustración), que encargan a Pascual Raposo, un mercenario, el robo del valioso cargamento. Adelantar más sería arruinarles la lectura de esta novela.

El trasfondo de Hombres buenos, de Arturo Pérez-Reverte

La más reciente novela de Pérez-Reverte pareciera querer ir más allá del simple entretenimiento. Por un lado, es evidente que busca rendir un homenaje a la labor de la Real Academia Española, de la cual es miembro de número, por su esfuerzo no sólo en enriquecer el castellano sino la cultura en general; en este sentido, el encargo en sí (traer a España la Encyclopedie) constituye una metáfora que ilustra dicho esfuerzo (“...se trata de un viaje largo, azaroso. Extraña y noble aventura propia de su prodigioso tiempo: traer las luces, la sabiduría del siglo, hasta aquel humilde rincón de la España culta, su Real Academia”); por otra parte, hay además toda una serie de referencias -con nombres cambiados, por supuesto- a otros académicos y sus obras.

También es evidente que busca resaltar el enfrentamiento entre quienes desean divulgar el conocimiento, como mecanismo de progreso y superación del individuo y la sociedad, frente a quienes buscan proteger la ignorancia como herramienta para mantener el status quo. Así, llama la atención que el autor escoja como protagonistas y paladines a dos hombres ya algo viejos para el encargo, y que lo justifique con palabras puestas en boca del director de la Academia: se trata, en definitiva, de “dos hombres buenos, íntegros, arriscados”.

El estilo y la técnica de Hombres buenos, de Arturo Pérez-Reverte

Narrada en tercera persona (narrador omnisciente), con numerosos diálogos, Hombres buenos está escrita con bastante cuidado, tanto en la investigación de los pormenores de la época -es decir, con suficiente rigor histórico- como en la descripción física y psicológica de los personajes.

Adicionalmente, la historia está hilvanada adecuadamente, como es de esperarse en alguien de la experiencia literaria de Arturo Pérez-Reverte. El uso de las palabras y de los recursos literarios demuestra también una madurez significativa como novelista. Nos atreveríamos a afirmar que es una de las mejores novelas del escritor español o, si fuésemos a ser más estrictos, una de sus menos malas.

El libro más reciente de Arturo Pérez-Reverte

Con posterioridad a Hombres buenos, Pérez-Reverte ha publicado La Guerra Civil contada a los jóvenes, con excelentes ilustraciones de Fernando Vicente. Se trata de un relato en términos sencillos, dirigido, como señala el propio título, a los jóvenes, para tratar de explicarles, supuestamente lo más objetivamente posible, las causas, acontecimientos más importantes y los efectos de este terrible conflicto.

En general, la crítica no ha sido muy positiva, remarcando el hecho de que el relato ha sido simplificado en demasía, y que no resulta tan objetivo como el autor asegura.

Los mejores libros sobre la Guerra Civil Española