Historia y significado de San Valentín

Corazón
Popperfoto/Getty Images

El Día de San Valentín, o Día de los Enamorados y de la Amistad, también trae su historia de tonos rosa y gris a la vez.

Según cuenta la historia el monje cristiano Valentín fue martirizado por el emperador romano Claudio II Gótico. San Valentín fue luego sacrificado el 14 de febrero del año 270, porque se dedicaba a casar a los soldados bajo la creencia cristiana aún cuando el emperador lo tenía prohibido.

Al parecer, el dirigente romano creía que los soldados casados no eran tan buenos y eficientes como los solteros, y se resistían a ir a pelear una vez casados. Además, en la antigua Roma, el 15 de febrero se celebraba el día de la fertilidad o lupercalia, en honor del dios Lupercus.

Son muchas las historias que se cuentan sobre la valentía, amor y fe de este monje. Uno de esos relatos es que la hija ciega de su carcelero, Julia, recuperó su vista gracias a él.

Otro relato es que él se enamoró de Julia y que antes de morir, Valentín le escribió una carta que firmó "De tu Valentín".

Luego de ser ejecutado y enterrado, Julia plantó un árbol de almendras de flores rosadas junto a su tumba para honrar su amor y memoria.

Las almendras simbolizan el amor y amistad duraderos, así como también lo es el color rosa.

Cada 14 de febrero, el Día de San Valentín, inunda el mundo de mensajes de afecto, amor y devoción.

Luego de tantos siglos, el inmenso espíritu de amor de aquel monje sigue aún vivo a través de la gran conjugación de leyendas y tradiciones, y es en la actualidad una fecha radiante dedicada a los enamorados y a la estrecha y sincera amistad con todo el dolor y sacrificio que la verdadera historia significó.

Cuando conocemos los orígenes de las celebraciones, sus causas y raíces, se abren las puertas de la comprensión y dejamos de comportarnos como manada.

Ideas para una cena especial de San Valentín:

  • Si tu pareja cocina, comparte las tareas; tu lavas los platos o arreglas la cocina.
  • Desparrama pétalos de rosa por tu casa o sobre la mesa.
  • Prende velas, grandes, chiquitas, medianas, alrededor de la casa. E inspírate con estas ideas.
  • Desconecta el teléfono y el celular, dedica ese momento sólo a tu pareja. Haz lo mismo con la televisión.
  • Evita hablar de temas desagradables como las cuentas a pagar o problemas cotidianos. Hablen en cambio de lo que los una y de algo que deseen planear hacer juntos, hagan bromas, ríanse, recuerden buenos momentos.
  • Inicien la cena con un vaso de vino o aperitivo. Este abre el apetito, relaja los músculos del estómago y las tensiones.En otras palabras pone a todos de mejor humor.
  • Por último, pero la esencia de todo, no te olvides de decirle a esa persona amada cuánto le quieres… no sólo en San Valentín, sino cada día de tu vida.