Hepatitis C y los tatuajes

Foto ©Flickr [Galería de AJC1]

¿Sabías que millones de personas padecen hepatitis C y muchas de esas personas infectadas desconocen que son portadores? La hepatitis C es una enfermedad del hígado causada por el virus del mismo nombre, contagiado a través de la sangre de un portador. Seguro que tienes muchas preguntas y dudas acerca de esta enfermedad, por lo que a continuación te detallaré cómo detectarla y, sobre todo, prevenirla.

¿Qué síntomas presenta?

Muchas personas desconocen si sufren hepatitis C, ya que el problema de este virus es que no presenta síntomas, por lo que la enfermedad sigue evolucionando hasta que es un poco tarde para poner remedio.

Con frecuencia, la infección se diagnostica por otros motivos: al encontrar alteraciones analíticas en un estudio rutinario o cuando queremos donar sangre. En la fase aguda sólo un pequeño porcentaje de afectados tiene un cuadro típico de cansancio, falta de apetito, coloración amarillenta de la piel, orinas oscuras, heces de color blanquecino o picores generalizados. Otros pasan la enfermedad como si fuese una gripe o, incluso, sin enterarse.

¿Cuál es la principal causa del contagio?

Las causas son muy diversas. La principal en los jóvenes es la falta de higiene en los materiales empleados donde se tatúan o perforan. Debes tener mucho cuidado con eso, por lo que debes saber si un tatuador cumple las normas de higiene antes de realizarte un tatuaje o un piercing.

También hay otras causas importantes: las transfusiones de sangre, operaciones quirúrgicas, el material empleado en centros de acupuntura o en el dentista.

¿Tienen algo que ver los pigmentos de las tintas de los tatuajes en el contagio del virus?

Según los expertos en medicina, la creencia de que el color o el tamaño de las partículas de los tintes empleados en los tatuajes son los que favorecen la transmisión, es algo erróneo.

Por lo que debes tener muy en cuenta que la única causa que contagia esta enfermedad no es otra sino la falta de medidas higiénicas y las malas prácticas del tatuador o anillador.

¿Qué puede ocurrirme si no me detectan a tiempo el virus?

Cuando el virus avanza, puede dar lugar a una hepatitis crónica. Otra complicación frecuente es la dilatación de las venas del esófago, que pueden llegar a sangrar. Los dolores son terribles. La encefalopatía hepática (los pacientes aparecen confusos, adormilados y desorientados) es algo frecuente cuando el virus avanza. Lo peor que puede llegar a ocurrir es el resultado de una cirrosis hepática (alteración de la forma del hígado y atrofia de las células y vasos sanguíneos, que no pueden realizar las funciones de depuración como es debido) y cáncer de hígado.

¿Existe tratamiento para la hepatitis C?

Afortunadamente hay tratamiento eficaz para combatir este virus, y con un sencillo análisis permite localizar a las personas afectadas. La Universidad de Alberta en Estados Unidos también anunció, el año pasado, el descubrimiento de una vacuna contra la enfermedad; un fármaco que ha demostrado ser eficaz contra todas las cepas conocidas del virus. Una excelente noticia, sin duda.

Lo mejor es no pasar por este mal trago. Lo único que debes hacer antes de realizarte un tatuaje, es tener en cuenta unos consejos sobre prevención. Con eso evitarás que tu salud se comprometa y no convertir tu pasión por los tatuajes y los piercings en una desagradable experiencia. También sería bueno, si te tatúas habitualmente o perforas, realizarte un análisis clínico de vez en cuando y poder detectar la enfermedad a tiempo. No es cuestión de alarmarte, sino estar informado y prevenido acerca de las complicaciones que se pueden padecer si no tomas las precauciones oportunas. Recuerda: más vale prevenir que curar.