Heliconias o diosas del trópico

Plantas exóticas, coloridas y bien fáciles de cultivar

Heliconia con colibríes
Heliconia con colibríes. Getty Images

Todo en la vida es relativo. Algo que para muchos puede ser exótico, para otros es más común que el mismo respirar. Cuando uno crece en una isla donde las palmeras, los hibiscos y las heliconias han sido siempre parte del paisaje, uno las sigue viendo hermosas, pero se vuelven indiscutiblemente comunes. Sin embargo, para todos aquellos que provienen de países fríos, donde se viven las gélidas estaciones, estas plantas les pueden parecer exóticas, raras y hasta especímenes de otro planeta.

Entre las especies de plantas tropicales más utilizadas en arreglos florales y decoraciones, se encuentran las heliconias. No sólo son duraderas, pero usualmente tienen formas espigadas, de colores vivos e intensos, y agregan un aire de frescura que las hace ideales en cualquier tipo de decoración.

Hoy en día es muy común encontrarlas hechas hasta de plástico. Tengo que aceptar que las plantas artificiales no son mis favoritas. Pero en este tipo de planta, lo que reconocemos como flor en ellas, es muy fácil de reproducir en materiales sintéticos y que a cierta distancia mantengan un “look” bastante real.

Para todos los gustos

Existen más de doscientas especies de heliconias, así que de seguro tienes que haber visto unas cuantas en más ocasiones de las que piensas. Entre los tipos más conocidos están los “Ginger” o jengibres, las colas de langosta, el ave del paraíso, las musas o las wagnerianas.

Todas con sus diferentes formas y colores proveen innumerables opciones a la hora de hacer jardines o decoraciones.

¿Flores o no flores?

Lo que comúnmente reconocemos como flores en esta planta (o sea, la parte de colores llamativos como rojo, naranja, amarillo, etc.) es lo que llaman en botánica la inflorescencia, pero no es una flor.

Estas partes tan llamativas son una adaptación de la misma planta ya sea para proteger la flor de insectos o atraer los mismos. La verdadera flor surge de esta inflorescencia para proveer el néctar que atrae zumbadores, abejas y demás animales.

Siembra y cuidados

Las heliconias son plantas tropicales y se dan fácilmente en zonas húmedas, calientes y donde abunda la claridad. Pero, aunque estas plantas les gusta tomar buen sol gran parte del día, esto tiene que ir a la par de otros requisitos para que se mantengan en óptimas condiciones.

Para estas plantas la humedad, sobre todo en el terreno, es de suma importancia. Es muy común ver estas plantas sembradas a pleno sol con las hojas secas y enroscadas. El problema en estos casos es la combinación de exceso de sol y la falta de agua.

Aunque son plantas tropicales, la semi-sombra le favorece mucho más que el sol pleno. Si quieres tenerlas en tu jardín búscales un lugar donde el sol llegue, pero tal vez de una forma algo filtrada o tan sólo parte del día.

También le favorecen los climas y temperaturas de áreas montañosas y con bastante vegetación. Estas áreas por lo general son más húmedas y proveen terrenos con buena actividad biológica, muy necesaria para un desarrollo saludable.

Por otro lado, si reciben fuertes vientos las hojas tenderán a quebrarse, resecarse y las plantas no tendrán muy buen aspecto.

Hidratación

Siendo plantas tropicales las heliconias prefieren terrenos y climas húmedos. Para cultivarlas en el jardín es importante que las riegues de forma constante pero procurando que el terreno no cree encharcamientos. Dependiendo de la cantidad de sol que reciban a diario puedes medir las cantidades de agua que puede necesitar. Muchos sol equivale a mucha agua, poco sol a hidratación regular. Siempre riégalas temprano en la mañana cuando el sol aún no calienta.

Terreno

Lo ideal es una combinación entre un terreno bien aireado, arcilloso y arenoso. También que contenga una buena cantidad de materia orgánica. Lo ideal para fertilizar el terreno es utilizar composta orgánica.

Propagación

Las heliconias se propagan de forma fácil a través de los rizomas o tallos subterráneos, parecido a la planta de bambú. Por esta razón hay que ser cauteloso donde se las siembra, ya que aunque son plantas muy hermosas, pueden ser invasivas y expandirse por todo el terreno en un corto tiempo.

También producen semilla, las cuales usualmente son de un color violáceo. Sin embargo es mucho más fácil reproducirlas a través de los rizomas los cuales crecen y se desarrollan con bastante rapidez.

Una vez arraigadas al terreno la mayoría florece todo el año, sobre todo si están sembradas bajo condiciones ideales. También es importante saber que debido a los ricos terrenos que estas necesitan para crecer, junto a la producción de buen néctar, es posible que atraigan algunos animalillos silvestres, desde zumbadores y mariposas, hasta abejas y hormigas.

Otros usos

Sus hojas y troncos son muy buenos para crear composta orgánica. Las hojas también son utilizadas en muchas cocinas para envolver pasteles, tamales y hayacas. Además, muchos aseguran que sus rizomas tienen grandes propiedades medicinales.

En fin, que es fácil ver por que estas plantas son tan populares. Proveen sin protesta alguna desde llamativas flores y remedios medicinales, hasta alimentos para la tierra. No importa de donde vengas, estoy seguro de que los poderes exóticos de las heliconias te van a seducir, transmitiéndote la buena energía que hace vibrar a los zumbadores.