Haz que tu hijo aprenda a pensar de forma independiente

Signos del Zodiaco
Adityamadhav83

Qué es el pensamiento crítico

El pensamiento crítico es el que nos permite evaluar y juzgar la veracidad de la información que obtenemos. El pensamiento crítico puede aplicarse a cualquier tipo de información: lo que aprendemos, lo que nos dicen los demás, lo que leemos o escuchamos en los medios de comunicación… Toda la información que recibimos puede pasarse por el proceso de pensamiento crítico.

Para qué sirve el pensamiento crítico

Aquellos que son capaces de utilizar su pensamiento crítico están menos expuestos a ser engañados, son capaces de analizar la información que reciben y evaluar si esta es cierta o no y tomar decisiones en consecuencia. Utilizar el pensamiento crítico ayuda a tener una opinión propia sobre las cosas.

Además practicar el pensamiento crítico ayuda también a desarrollar otras capacidades como la creatividad.

Cuándo se desarrolla el pensamiento crítico

El pensamiento crítico comienza a desarrollarse en la infancia pero es en la adolescencia donde tiene más trascendencia. Y es que el cerebro humano pasa por una etapa de maduración intelectual fundamental durante esta edad. Por eso es importante que durante la adolescencia de chicas y chicos les inculquemos la importancia del pensamiento crítico. Les enseñemos cómo utilizarlo y les hagamos ver que la práctica del pensamiento crítico es trascendental para su desarrollo y crecimiento como persona.

Ni exceso ni defecto

Es importante tener claro que el pensamiento crítico no es un fin en sí mismo sino una herramienta que nos ayuda a entendernos mejor a nosotros mismo y al mundo que nos rodea.

Si el pensamiento crítico se convierte en una creencia puede acabar provocando una especie de paranoia, la idea de conspiración que es muy negativa para el desarrollo personal.

Pero a la vez, las personas que no saben emplear el pensamiento crítico carecen de herramientas para defenderse de los embaucadores, tendrán mucha dificultad para el aprendizaje y corren el riesgo de acabar como marionetas en las manos de los manipuladores.

Cómo puedes conseguir que tu hija o hijo emplee el pensamiento crítico

  • La duda. La base del pensamiento crítico es la duda. Como también es la base de todo aprendizaje. Dudar de las cosas no significa ser más tonto o estar menos formado, al contrario. Dudar de las cosas como punto de partida para hallar la verdad es la fórmula ideal para crecer.
  • Búsqueda del objetivo. Toda información tiene detrás un objetivo. Ni lo que aprendemos, ni lo que los demás nos dicen, ni la información que encontramos en los medios de comunicación está libre de ese objetivo. Buscar ese objetivo en cada información que recibimos es el primer paso del pensamiento crítico. Al principio es una tarea que debemos ejercitar pero cuando nos acostumbramos a ella, nuestro cerebro lo hará automáticamente. Cuando uno se enfrenta a la información que recibe pensando cuál es el objetivo de ella aprende a detectarla sin ninguna dificultad.
  • Pensamiento razonable. La razón es la mejor guía del pensamiento, ante una información podremos evaluar su validez si valoramos si se ajusta o no a la razón.
  • Creencias. Ejercer el pensamiento crítico supone saber distinguir perfectamente entre lo que creemos y lo que sabemos. Lo que creemos son las opiniones que no están basadas en argumentos racionales. Lo que sabemos es aquello que sí está basado en la razón. Si somos capaces de distinguir en nosotros mismos las creencias, también podremos ser capaces de distinguirlas en los demás.
  • Libertad de pensamiento. El pensamiento crítico exige libertad mental y eso quiere decir huir de las restricciones de las creencias.
  • Diversidad de ideas. Es mucho más fácil desarrollar el pensamiento crítico cuando se está rodeados de ideas diversas. Si el ambiente en el que se vive es demasiado uniforme desde el punto de vista intelectual, es mucho más difícil conseguir que la propia mente evalúe acertadamente informaciones que pueden ser muy ajenas a uno mismo.
  • Distinguir el qué del quien. Uno de los errores más frecuentes del pensamiento crítico es enfocarse en quién dice algo y no en lo que dice. A veces oímos descalificaciones sobre un argumento basadas en quién ha dicho algo o aceptación de un argumento basada en lo mismo. Aunque sí es importante quién dice qué a la hora de evaluar un argumento no es lo único que debemos mirar y generalmente tampoco es lo más importante.