¿Has dormido poco y tienes una cita? Soluciones de experto en 3 pasos

01
de 04

Si has dormido poco y tienes una cita, aquí tenemos la solución

Maquillaje-para-cita.jpg
Sofie Delauw/Getty Images

A veces ocurre. Cuando se desea con mucha intensidad que llegue un determinado día… la noche previa puede convertirse en una pesadilla. Los nervios y las expectativas por lo que va a ocurrir pueden hacer que demos una vuelta en la cama y luego otra… y por la mañana el espejo nos devuelva un reflejo que no muestra, precisamente, nuestra mejor imagen. La cara y los ojos están hinchados, debajo de los párpados inferiores han aparecido las desagradables ojeras, los poros se ven más abiertos y la piel está opaca, como sin vida.  

La falta de sueño es la causa más común de un rostro cansado pero éste también puede ser causa de una jornada laboral demasiado larga, un esfuerzo intelectual mantenido y fuerte, el estrés, una mala alimentación (¡cuidado con la carencia de hierro!), algún tipo de alergía… Sea cual sea el origen, los maquilladores tienen su ritual y una serie de trucos eficaces para disimular el cansancio del rostro, iluminar la piel apagada y corregir las imperfecciones puntuales. ¿Estás lista? Empezamos.

02
de 04

Limpiar y unificar

Limpieza-rostro.jpg
Sydney Shaffer/ Getty Images

Lávate la cara con abundante agua fría (pero no con hielo) porque mientras el agua caliente dilata los vasos sanguíneos, la fría los contrae y hace que aumente la presión sanguínea en la zona, y también la oxigenación. Después, sobre la piel mojada aplícate un peeling purificante. Él será capaz de ‘borrar’ pequeñas imperfecciones y eliminar células muertas. ¿Opciones? Chanel Gommage Microperlé Éclat Maximum Radiance Exfoliating Gel  (US$ 45) y Avene Gentle Purifying Scrub con efecto anti-inflamatorio (US$ 22 aprox).

Retira el producto exfoliante con abundante agua tibia o fría, secándote bien en las zonas con pliegues, como por ejemplo a los lados de la nariz  porque es una zona muy sensible y visible y si se expone demasiado a la humedad tiene tendencia a descamarse. Ahora aplica tu dosis diaria de crema o fluido hidratante. Sé generosa y no te olvides de las orejas y ni del cuello.

03
de 04

Corregir ojeras

Corrector ojeras.jpg
Kristian-Sekulic

El primer lugar donde se percibe el cansancio es debajo de los ojos, allí surgen unos semicírculos oscuros (diferentes según la raza y la piel) al reducirse la circulación y dilatarse los vasos sanguíneos. Ponerse unas rodajas de pepino fresco unos minutos puede ser una buena ayuda, pero después hay que aplicar un corrector específico cremoso o semicremoso. Según el color que tomen tus ojeras elige entre un tono verdoso (oculta los tonos rojizos), amarillento (para los morados), azulado (para pieles muy oscuras), morado (para las mujeres asiáticas, con ojeras más amarillentas) o un color albaricoque (para las pieles más blancas). Mineralize Concealer Cache-Cernes de MAC ofrece 16 tonos diferentes, perfecciona, cubre e hidrata la piel (US$21).

¿Cómo se aplica? Dibuja una fina línea con el corrector dando suaves toques debajo de las pestañas inferiores (tres o cuatro, no más). Desde la parte exterior de las pestañas da otros tres toques dibujando una línea recta que pase sobre el pómulo y que llegue hasta a la parte superior del tabique de la nariz (formando un triángulo con el corrector aplicado). Con un pincel específico o con la punta de los dedos difumina muy bien el producto en el interior de esa zona triangular.

* Un consejo: si éste es un problema frecuente para ti, incluye en tu dieta arándanos rojos o busca productos de tratamiento con este ingrediente, como la Crema de Contorno de Ojos con Argireline, Pluridefence y Extracto de Arándano de Bottega Verde (US$ 29 aprox). Puede ser tu gran aliado contras las ojeras. 

04
de 04

Un rostro radiante

Maquillaje-favorecedor.jpg
Jonathan Storey/Getty Images

Hoy es el día apropiado para utilizar  un iluminador capaz de contrarrestar el aspecto grisáceo y opaco que tiene la piel cansada ¿Por qué? Porque su fórmula contiene partículas que atraen la luz. Para ello puedes elegir un iluminador con fórmula de fluido o en polvo. El primero es más fácil de utilizar (aunque tienes que ser muy cautelosa con la cantidad) y el segundo es más adecuado para las mujeres con pieles grasas. Aplícalo en las sienes y zona alta de los pómulos, debajo de la parte exterior de las cejas, en la base de la nariz, la barbilla y en el exterior del lagrimal: son las zonas que más luz reflejan.

Después aplícate una base de maquillaje muy ligera. Al contrario de lo que muchas mujeres creen, emplear una textura pesada o una barra compacta cuando el rostro está cansado es un error porque se obtiene un efecto nada favorecedor ‘acartonado’ y de máscara. Busca una base ligera de un tono muy similar al tuyo y aplica unas gotitas en la frente, la nariz, la barbilla, los pómulos y el cuello. Con ayuda de una esponjita o un pincel redondeado especial distribúyelo bien, sin olvidarte de las orejas. Dependiendo del escote que vayas a llevar, también tienes que tener en cuenta esa zona.

Si eres muy joven: Puedes sustituir la base de maquillaje por una crema hidratante coloreada o si, sea cual sea tu edad, crees que hoy necesitas un ‘plus’, opta por un maquillaje con fórmula BB. ¿Opciones? La aterciopelada Fresh Glow B.B. Cream de Burberry (US$44) o la B.B. Cream Broad Spectrum SPF 27 PA++ (US$38)

* Un consejo: si pasas de los 35-40 y empiezas a ver los primeros signos del paso del tiempo en tu rostro puede ser buena idea que en la palma de tu mano la cantidad de maquillaje que vayas a emplear y le añadas una gota de serum  tensor.

¡Ya estás lista para elegir las sombras y labiales que más te vayan con tu ropa, pelo y piel!  Aunque lo mejor será que hoy evites las sombras oscuras, los perfiladores negros y el efecto ahumado y, por el contrario elijas tonos marfil, rosas suaves o albaricoque.