Hablemos sobre adopción y síndrome de Down

Maternidad biológica y por adopción de dos niños con síndrome de Down

Familia hispana
Adopción y síndrome de Down. © Alicia Llanas

Es normal creer que cuando se toma la decisión de adoptar un hijo es únicamente porque no podemos convertirnos en padres biológicos, o si no, que si lo hacemos, jamás elegiríamos un hijo “menos que perfecto” Para muchos la sola opción de pensar en adoptar un hijo con síndrome de Downu otra discapacidad, es prácticamente imposible.Es cierto que la discapacidad trae retos adicionales, presión financiera y situaciones difíciles de manejar, pero también es una realidad que junto a todos esos retos, llegan enseñanzas grandiosas, fortaleza y un amor inmenso por la vida como una obra perfecta de Dios en toda su dimensión.

Mi invitada de hoy es una amigay madre a la que respeto y admiro profundamente. Alicia es la esposa de Felipe, es madre biológica de Elías; quien nació con síndrome de Down ya hace 8 años atrás, y madre por amor de Eva, su segunda hija que llegó por adopción y también tiene síndrome de Down. A continuación cómo recibieron la sorpresa de recibir un hijo con síndrome de Down, y cómo decidieron recibir la bendición de adoptar una segunda hija con la misma condición.

1. Tú y tu esposo son padres biológicos de Elías, quien nació con síndrome de Down hace 8 años atrás. La mayoría de los padres teme tener un 2º hijo con síndrome de Down  pero en el caso de ustedes, adoptaron a Eva. ¿Cómo sucedió esto?

Después del nacimiento de Elías el miedo a tener un segundo hijo con síndrome de Down era inevitable, amábamos a nuestro hijo, pero nadie quiere pasar por esto, mucho menos dos veces, así que hasta cierto punto, quedarnos con un solo hijo sonaba más lógico.


En los primeros años de vida de Elías, pasaba mi tiempo en diferentes foros de ayuda, ahí fue donde conocí a una familia que estaba en proceso de adopción de una niña con síndrome de Down, y aunque en sí eso me llamo la atención, para mí fue mucho más impactante saber que tenían ya una hija biológica con síndrome de Down y ahora por medio de la adopción buscaban otra.

A partir de ahí nuestra vida cambió sin saberlo. Desde ese día comencé a seguir historias de adopción para saber cómo se daba el proceso, sin siquiera imaginar que Dios preparaba nuestro propio camino de adopción.

Pasaron 4 años pensando en mi hija con síndrome de Down . Hablamos, discutimos, lloré, oré y esperé que un día mi esposo sentiría lo mismo. Cuando nos enteramos de una niña con síndrome de Down disponible para adopción en nuestra ciudad, supimos que era nuestra hija.

2.Cómo es el proceso de la adopción. Es algo común que una pareja adopte un niño con esta condición. ¿Porqué elegir un hijo con síndrome de Down en vez de un niño típico? ¿Hay alguna diferencia o algún mensaje en esta elección?

En nuestro país no es común que se den las adopciones, mucho menos la adopción de un niño con síndrome de Down. El proceso fue relativamente fácil mientras conseguimos los documentos, y se hicieron los estudios psicológicos y socioeconómicos. Lo difícil fue la espera. Una pareja puede estar en la lista de espera hasta por dos años, aunque para nosotros fue más fácil ya que iniciamos el proceso específico para adoptar a esa niña. Luego viene el proceso de revisión para verificar si contamos con la capacidad económica y psicológica para adoptar.

Lo más lógico hubiera sido aplicar por un niño típico, pero dentro de nosotros siempre supimos que debíamos aplicar por esa niña de 3 años y medio con síndrome de Down.

3. Dónde pueden las personas encontrar más información acerca de la oportunidad de adoptar un niño con síndrome de Down?

En mi blog ofrezco información acerca del proceso ya que no existe aún mucha información en español, y espero así poder ser una herrramienta de ayuda y soporte para otras familias que sienten este llamado.

En Estados Unidos está Reece’s Rainbow (adopción internacional), la organización de la que he sido parte durante años y por la cual he conocido otras madres adoptivas. También está el National Down Syndrome Adoption Network (adopción doméstica)

4. ¿Cuál ha sido tu experiencia? Tus retos, tus temores, tus triunfos. Cuánto tiempo que Eva está con ustedes y qué sienten de tenerla en casa y cómo se siente ella.

Eva lleva con nosotros un año y siete meses pero a veces parece que lleva más tiempo y otras parece que fue ayer cuando llegó a nuestra familia. Tenerla con nosotros no ha sido tan fácil como esperaba. Ella vivió 4 años en un ambiente inestable, así adaptarse a la estructura de un hogar fue un reto para ella. Adaptarnos los unos a los otros nos ha tomado tiempo, pero jamás hemos dudado que ella es parte de nuestra familia. La amamos mucho y aunque hay días que ser su mamá no es tarea fácil, verla aprender, hacer, vivir, y experimentar no tiene precio, es un gozo verla disfrutar de la vida.

El síndrome de Down no es su problema, sino el resultado de 4 años de su vida sin atención adecuada, pero nada es imposible y poco a poco vamos avanzando.

5. Qué le dirían a una pareja que está considerando la adopción. ¿Porqué adoptar un niño con síndrome de Down?

En vez de preguntar por qué adoptar un niño con síndrome de Down, la pregunta sería, ¿por qué no? La adopción es como un embarazo. Al final recibes el hijo que anhelabas sin importar el color de sus ojos o cabello, e indistintamente de sus capacidades. Lo amas porque es tuyo, porque entiendes que Dios te ha dado un hijo y no importa si es biológico o no, trabajas y haces lo mejor para él, porque lo amas sin esperar nada a cambio.

Quizás tengan miedo a tener un hijo con discapacidad, y está bien, nadie dice que es fácil, pero uno va aprendiendo en el camino. Lo que si les puedo asegurar es que una vez uno toma la decisión y la deposita en su corazón, aún en los días difíciles, uno siente que no lo cambiaría por nada en el mundo. Igual que con cualquier hijo.

Blog de Alicia Llanas