Guia práctica: la forma de las cejas según la forma del rostro

El diseño de las cejas perfectas para ti

Cejas según la forma de la cara
La forma de la cara es un elemento muy importante en el diseño de las cejas. Alina/ Getty Images

Hablar sobre consejos de belleza para cejas perfectas es uno de mis temas favoritos. ¿Intuyes por qué? Creo que las cejas son el elemento del rostro que menos atención recibe en relación a la gran importancia que tienen. Las cejas transforman el gesto, equilibran los rasgos, embellecen la mirada, imprimen carácter… y nada hay más determinante que el estilo y la personalidad en el mundo de la belleza.

Y ahí entran en juego los 'pequeños' detalles, como el diseño de las cejas. Durante años las mujeres se han depilado demasiado las cejas, se han puesto en manos de personas poco profesionales y han jugado con ellas de modo poco ‘respetuoso’. Pero -al fin- los tiempos están cambiando y mucho han tenido que ver en ello el boom de las supermodelos con cejas generosas como Cara Delevigne o Alessandra Ambrosio son dos claros ejemplos. 

Voy a confesar diciendo que yo siempre te aconsejaré que intentes conservar al máximo la forma original que tengan tus cejas porque, aunque a veces puedas dudarlo, la naturaleza es sabia. Obviamente, tendrás que eliminar los pelitos del entrecejo, si es que tienes, o los que puedan pisar el párpado superior. Eso es muy razonable pero, cuidado con los excesos. Nada de cejas muy depiladas, finas o cortas, entre otros motivos porque con los sucesivos depilados pueden aparecer calvas o influir en que la forma crezca sin gracia.

Además, por suerte para muchas féminas, las cejas naturales y tupidas son tendencia. El objetivo que debemos perseguir es delinearlas y perfilarlas ligeramente para añadir armonía a los rasgos del rostro. Y si crees que es necesario puedes recurrir a un pequeño toque de maquillaje para cejas. Tiene su público.

Pero repasemos qué dibujo de cejas le favorecen más a cada óvalo. Porque igual que pasa con los peinados (coordinados, además, con un estilo de maquillaje cada uno) a cada rostro le conviene una forma de cejas. Incluso puede ocurrir que la naturaleza te haya regalado el diseño de cejas perfecto para tu óvalo… y ¡no lo estás celebrando! En fin, veamos que dicen los especialistas.

  • Cara ovalada ¡Eres una mujer afortunada! La forma de tu rostro es perfecta para muchos peinados, estilos de colorete, ideas de maquillaje de ojos y también a la hora de elegir el diseño de cejas que quieres llevar. ¡Todos te favorecen! Más redondeadas o rectas o con ángulo… eres libre de elegir. Pero recuerda, si respetas lo máximo posible su diseño natural, no te arrepentirás.
  • Cara rectangular. Como veremos ahora en la cara cuadrada, el objetivo es alargarla ópticamente. Dibuja un ángulo marcado, generoso y abierto en la parte final de tus cejas. Los picos son para ti. Si, además, adquieres algunas habilidades sobre cómo ‘adelgazar' el rostro’ en su zona central, mejor que mejor y verás que no es difícil.
  • Cara redonda. Tú tienes una misión: que tu rostro parezca un poco más alargado. ¿Qué puedes hacer? ¿Redondear tus cejas? Claro que no. En tu caso intenta que tus cejas tengan el dibujo de un ligero arco en la parte final y, si es posible, que éste acabe de modo abierto y ‘ascendente’, es decir que no baje demasiado la parte final. El pico hace que la parte del rostro de las cejas se estreche opticamente. Además, utiliza técnicas que alarguen el ojo también.
  • Cara cuadrada. Posiblemente veas que tu cara tiene un aspecto rotundo, quizás duro. Tener la frente, los pómulos y la mandíbula con un ancho parecido consigue este efecto, pero eso no tiene porque ser un problema. Marca muy bien el pico de las cejas y listo (recuerda, suele favorecer más si el ángulo cae hacia el final de la ceja en lugar de en el centro). Además, ganar un poco de habilidad con la técnica del contouring  -para crear algunas sombras en las mejillas- te vendría muy bien.
  • Cara con forma de rombo. Si tu cara es evidentemente más ancha en la zona de las mejillas que en la frente y la mandíbula el objetivo es ‘ampliar’ ópticamente las esquinas de la frente. Alíate con unas cejas redondeadas y con un recorrido abierto hacia el extremo final. Nunca caígas en el error de añadir más ángulos a tu rostro porque tal vez a una amiga tuya o tu actriz favorita le quedan muy bien pero los picos no son para ti.
  • Cara triangular o de corazón. Si esta es la forma de tu cara, tu objetivo es que las cejas creen un efecto óptico de equilibrio entre la frente amplia y la barbilla estrecha y angulosa. Así que nada de ángulos en las cejas, déjalas ligeramente redondeadas y no tengas ningún problema en que se vean generosas bajo la frente. Te irá muy bien.
  • Cara de triángulo invertido. Tu frente estrecha y tu mandíbula ancha demandan unas cejas redondeadas que, como en el caso del rostro en forma de rombo, creen un efecto de ensanchar la frente. Redondea tus cejas, huye de los picos y déjalas abiertas y amplias.
  • Cara alargada. Simplemente utilicemos el sentido común: si el rostro tiene un dibujo alargado, reforzaríamos la curvatura de la frente con unas cejas que –en paralelo- redoblan ese mismo trazo curvo? No, claro que no. En el caso del rostro alargado el objetivo es ‘cortar’ ópticamente el rostro con unas cejas rectas, lisas porque si dibujases un arco estrecharías aún más esa zona. No tengas pudor en espesar tus pestañas con máscara (con fórmulas nutritivas) o con extensiones puestas por profesionales.