Guía para la práctica clínica y manejo de la diabetes mellitus

Nuevos lineamientos para el control y manejo de diabetes - 2016

Guía de práctica clínica para el cuidado de la diabetes 2016.
Guía de práctica clínica para el cuidado de la diabetes 2016. Foto © www.diabetes.org

Cada año la Asociación Americana de la Diabetes revisa la guía para la práctica clínica y manejo de la diabetes mellitus. El suplemento Standards of Medical Care in Diabetes recoge las últimas evidencias sobre estudios multidisciplinarios que han surgido en el campo de la diabetes mellitus junto a recomendaciones sobre la prevención, diagnóstico y tratamiento de la diabetes.

Si vives con diabetes, tu cónyuge o pareja vive con diabetes, uno de tus hijos sufre de diabetes, o estás al cuidado de un anciano con esta enfermedad, esta guía podrá ser de mucha ayuda.

Ten presente que los estándares están diseñados para guiar, no dictar. Como dice el refrán popular,  "nada está escrito en piedra", la diabetes es una enfermedad muy compleja y su cuidado debe ser individualizado. El paciente con diabetes junto a su doctor y equipo del cuidado de diabetes pueden buscar un equilibrio entre los lineamientos generales y los cuidados que se ajusten a su salud y necesidades específicas. 

Cuidado de diabetes y enfermedades del corazón

Uno de los cambios más significativos es el del tratamiento de las enfermedades cardiovasculares y diabetes y el uso de aspirinas y medicamentos estatinas.

En cuanto al uso de la aspirina como tratamiento, la Asociación recomienda que los médicos consideren la terapia con aspirina en mujeres de 50 años de edad en adelante. Antes se sugería el uso de aspirina en mujeres de 60 años o más. Tomar una aspirina diaria también podría beneficiar a los pacientes con diabetes menores de 50 años que presentan múltiples factores de riesgo cardiovascular, como obesidad y alta presión arterial.

 Una dosis baja de aspirina todos los días puede reducir el riesgo de ataques cardíacos en algunos pacientes con diabetes. 

Los nuevos lineamientos recomiendan a los pacientes que no pueden tolerar las estatinas de alta intensidad, pacientes con síndrome coronario agudo y con valores de colesterol LDL (colesterol "malo") de 50mg/dl o más, el uso de estatinas de intensidad moderada o ezetimiba.

La ezetimiba (Zetia®, nombre comercial) es un medicamento comunmente usado para reducir el colesterol en la sangre. De la forma en que actúa es evitando la absorción del colesterol en el intestino delgado.

Control y manejo de obesidad, sobrepeso y diabetes

Los nuevos lineamientos para tratar la obesidad con el objetivo de retrasar la diabetes si tienes prediabetes y controlar mejor la diabetes tipo 2, recomiendan dieta, ejercicio y terapia conductual. Además de la dieta y el ejercicio, la Asociación discute el uso de medicamentos aprobados para el tratamiento a largo plazo de la obesidad.

La FDA (Administración de Medicamentos y Alimentos en los Estados Unidos) ha autorizado el uso de cinco fármacos con la indicación de pérdida de peso. La efectividad en el uso de estos fármacos será un complemento a la dieta, el ejercicio y las terapias de conducta. Los cinco medicamentos recomendados con este fin son: Naltrexona/bupropion, lorcaserina, fentermina/topiramato ER, liraglutide (en dosis de 3 mg s.c) y orlistat (comercializado en España). 

Para aquellos pacientes con obesidad mórbida o que son obesos e hipertensos y en riesgo de enfermedades cardiovasculares, los especialistas coinciden en la cirugía bariátrica como parte de su tratamiento para la pérdida de peso.

La cirugía bariátrica limita la cantidad de alimentos que puedes consumir ayudándote a bajar de peso rápidamente. Los nuevos lineamientos recomiendan la cirugía bariatrica en adultos con sobrepeso y un índice de masa corporal mayor de 35 kg/m2.

La cirugía bariátrica puede ser efectiva para controlar mejor la diabetes, prevenir afecciones cardíacas y apnea del sueño.

Los pacientes con diabetes tipo 2 que han sido sometidos a cirugía bariátrica necesitan seguimiento médico anual y apoyo de estilo de vida y conducta de por vida.

Pruebas de diabetes en adultos a partir de los 45 años

La guía antigua establecía como necesarias las pruebas de diabetes en adultos mayores de 45 años que tenían sobrepeso, o tenían un factor de riesgo para la diabetes, como antecedentes familiares de diabetes. Los nuevos lineamientos establecen que todo adulto a partir de los 45 años debe ser examinado independientemente de si tiene sobrepeso o no, o la diabetes forma parte de su historial familiar.

Los valores límites de estas pruebas se mantienen igual:

  • La prueba de hemoglobina glicosilada o  HbA1c ≥ 6,5%
  • La prueba de  glucemia basal en ayunas ≥ 126 mg/dl
  • La prueba de tolerancia oral a la glucosa con 75 gr de glucosa ≥  200  mg/dl

Si las pruebas resultan normales, deben repetirse cada tres años. En niños y adolescentes se recomienda cualquiera de las pruebas si presentan sobrepeso u obesidad y dos o más factores de riesgo de diabetes mellitus.

Este es un cambio positivo ya que con los nuevos lineamientos se podrá detectar y prevenir la diabetes más pronto que antes. La detección precoz de la diabetes o prediabetes puede prevenir la progresión de la enfermedad y reducir el riesgo de posibles complicaciones.

Nefropatía, retinopatía y depresión en adultos

El uso del término nefropatía se sustituirá por enfermedad renal diabética. Esta diferencia se hace para enfatizar que esta enfermedad de los riñones está directamente relacionada con la diabetes.

Si el examen de la vista para detectar retinopatía no refleja lesiones en uno o más de los ojos, debe repetirse cada dos años en lugar de cada año.

Todo adulto con diabetes mayor de 65 años de edad debe considerarse como población en riesgo de depresión, por lo que deben someterse a pruebas de detección y tratamiento para la depresión.

No etiquetar a los pacientes con diabetes por su enfermedad

Este lineamiento no es nuevo, ya se había venido hablando hace un tiempo de las reglas de etiqueta para tratar a los pacientes que viven con diabetes. A muchos pacientes con diabetes les resulta ofensivo que le llamen diabético, a otros no les importa y hasta ellos mismos dicen que son diabéticos. 

No es correcto que te etiqueten o te reconozcan por tu enfermedad, porque tu no eres la enfermedad, sino que la padeces. Cuando te refieras a alguien que vive con diabetes (o a tu persona), en lugar de decir que es (eres) diabético, lo correcto es decir que tiene (tengo) diabetes.

Recurso

American Diabetes Association. Standards of Medical Care in Diabetes – 2016.

Diabetes Care. 2016 Jan; 39 Suppl 1: S1-112.