Guía para comprar un negocio existente

Comprar un negocio
Getty Images.

La compra de un negocio que ya está establecido puede ser una aventura mucho menos arriesgada y más rentable a corto plazo que comenzar tu propio negocio de cero. Sin embargo, no está completamente libre de riesgo y el éxito dependerá en gran medida de que elijas acertadamente el negocio. Utiliza esta guía para evaluar la compra de un negocio existente.

Identifica tus intereses: Investiga minuciosamente el rubro que estás considerando para decidir si es realmente un negocio con el que puedes comprometerte.

Existen infinidad de empresas para comprar. Si no tienes idea del tipo de negocios en el cual te interesa invertir, comienza por tachar de tu lista los negocios que no son de tu interés. Asiste a reuniones de la industria, habla con dueños de empresas existentes, pasa tiempo en negocios típicos y visita lugares competitivos para determinar si tus conclusiones son compartidas por quienes ya participan en la industria.

Ten en cuenta tus talentos: Siempre se aconseja que sea algo en lo que ya tengas experiencia para que estés más familiarizado con el manejo y conozcas todos esos “trucos” que hacen la diferencia entre un negocio bien llevado y uno mal orientado. En este punto entrará en juego tu experiencia laboral y tus intereses propios, de manera que logres satisfacer todas o la mayoría de tus necesidades y disfrutes el trabajo que desempeñas. Ser honesto acerca de tus habilidades y experiencia te puede ayudar a eliminar negocios poco realistas para llevar a cabo.

¡Tienes que ser la fuerza impulsora detrás de tu negocio y el experto cuando se trata del producto y/o servicio que ofrece tu empresa.

Enumera las condiciones laborales: Define si comprarás el negocio para obtener un trabajo de tiempo completo o si estás realizando la compra como una inversión de tiempo parcial.

¿Tienes previsto estar disponible los siete días de la semana? ¿Quieres estar en un lugar determinado? Si la empresa tiene alguna condición que no te favorece, ¿se puede cambiar?

Cuantifica tu inversión: Establece un precio de inversión basado en tus posibilidades económicas reales, en la comparación con otros negocios similares y en el retorno de la inversión. ¿Cuánto puedes invertir en el negocio? ¿Puedes darte el lujo de comprar este negocio? Encontrar negocios rentables a precios razonables puede ser difícil, ya que los dueños de negocios a menudo tienen una idea exagerada del valor de mercado de su negocio.


Averigua por qué el negocio está a la venta: Consulta con un contador y un abogado (que no sean los del vendedor) para analizar los estados financieros y los registros fiscales del negocio. Otros puntos de investigación muy importantes incluyen:

  • Motivo de venta
  • Competencia
  • Bienes intangibles que no se quedan con el negocio (contactos del dueño actual, habilidades y conocimientos especiales, relaciones con suplidores, etc.)
  • Cambios anticipados o factores conocidos que pueden afectar el futuro del negocio (zonificación, regulación de la industria, construcción, impuestos, contrato de arrendamiento, cambios tecnológicos, etc.)
  • Estado financiero actual y pasado del negocio (préstamos, crédito comercial, contratos pendientes, libros contables, demandas, etc.)
  • Costo adicional para renovar/remodelar, etc.
  • Las relaciones del negocio con sus clientes actuales
  • Valor real de los bienes tangibles e intangibles

Ten conocimiento de lo que vas a adquirir con la compra (ambos: activos tangibles e intangibles) y su valor actual antes de fijar el precio de compra y cerrar la venta. Un valuador profesional de negocios te puede ayudar a determinar el valor de los activos que se adquieren.

Asesórate sobre las fuentes de financiamiento:

  • Por lo general, el vendedor de un negocio existente proveerá parte del financiamiento y será tu mejor fuente de financiamiento. Las empresas se venden gracias a vendedores motivados. En muchos casos, el vendedor recibirá algo en efectivo y te permitirá pagar el resto de las ganancias durante un período determinado.
  • La Administración de la Pequeña Empresa (SBA ofrece programas de garantía de préstamos a través de prestamistas comerciales. En la mayoría de los casos, éstos se deberán garantizar con activos adicionales.
  • Los proveedores de equipos suelen contar con programas de financiamiento para el desarrollo de nuevos negocios.
  • Las empresas de capital de riesgo, los bancos comerciales y los familiares constituyen otras fuentes.

Como ves, hasta comprar un negocio existente significa hacer la tarea completa y desde el principio. No te deslumbres con el primer negocio que te guste; búscale todos los defectos que puedas encontrarle, consulta con expertos y si aún después de reconocer sus deficiencias te resulta rentable, ¡adelante! Tú eres el que estará poniendo su tiempo, esfuerzo y corazón en el negocio ¡Mucha suerte!