Guía básico para tomar whisky

glass-of-whiskey_c_OsakaWayne-Studios_Getty.jpg
(c) OsakaWayne-Studios/Getty Images

Si estas leyendo este guía, es probable que te guste tomar alcohol.  Si es así, entonces probablemente empezaste a tomar alcohol con mixers – jugos y refrescos que hacen que el licor – ya sea vodkao whiskey o ron– se haga más fácil para que el paladar lo tolere.  Pero cuanto más creces, a veces uno empieza a tener requerimientos más intensos para uno mismo.  Chance y ya no quieres tomar tu vodka con jugo de naranja, o tu tequila con fresca, o tu whiskey con coca o refresco de manzana.

  Probablemente crees que tu paladar se ha vuelto más sofisticado y quieres empezar a probar whiskeys solo o con un poco de hielo únicamente.  Si es así, este es el guía para ti.

En sí este guía es un curso básico sobre qué es el whisky, cuáles son las diferencias entre los diferentes whiskeys del mundo, así como por qué unos son muy caros, otros baratos y como enseñar a tu paladar a empezar a degustar cocteles con más alcohol que mixers para llegar finalmente a tomar whiskey solo sin sentir que te tu garganta te está quemando. 

Poco a poco

La mayoría de las personas no pueden tolerar el sabor del whiskey solo (blended o single malt) sin mixers o hielo, simplemente porque no están acostumbrado al sabor.  Cuando uno es joven, los amigos y conocidos muchas veces toman shots solos, y retuercen su cara por el sabor y lo fuerte del alcohol que se está tomando.  Esto es normal si uno no esta acostumbrado.

  El acto de tener que pasar alcohol por la garganta no es algo instintivo y poco a poco es la razón de los mixers y las bebidas de fiesta que están ahí simplemente para embriagar a las personas.  Para este escrito esa fascinación por el alcohol lo llevo a encontrar un punto medio, donde toma el alcohol para divertirse, pero también para disfrutar su sabor y la creación de nuevos sabores, no simplemente para perder la conciencia.

  El tomar whiskey solo conlleva a poder entender que el alcohol es como cualquier otro producto alimenticio – se debe de tomar poco a poco para poder encontrar sus delicadezas y disfrutar de su sabor.  Embriagarse es una consecuencia.

El buen whiskey – como cualquier otro licor de calidad – no se debe de tomar de golpe.  Se debe de tomar poco a poco y por eso también se sirve en pocas cantidades en una vaso.  Se le agrega hielos y/o agua simplemente porque a algunas personas les gusta frío y otros porque dicen (y en teoría sí es cierto) que agregar agua hace que los sabores y aromas se “abran” más.  Esto significa que las características del destilado son más notables en el paladar, pues al aligerar con agua, el paladar no únicamente siente alcohol, sino todo lo demás.

¿Por qué se dice on the rocks?

On the rocks o a las rocas es un simple estándar en cualquier bar o restaurante, que significa con hielos.  Esto data desde antes de que existiera hielo para poder enfriar una bebida.  En ese entonces usaban rocas (las cuales todavía se pueden usar) para enfriar el whiskey.  Esto empezó a perder auge luego de que se creara el hielo comercial, pues enfriaba y se disolvía en el alcohol.

¿Pero qué es el whiskey?

El whiskey, es un destilado a base de granos.  Se puede decir que se hace a base de cerveza, pues la cerveza se fermenta a partir de un mosto hecho de granos como la cebada.  Esto luego se pone en un alambique para destilar (hacer evaporar el alcohol) y de ahí sale el whiskey.  Hay muchos tipos como el bourbon, rye, Canadian whiskey, irish whiskey, single malt y blended scotch whiskey, entro otros.  Todos tienen sus diferencias y aquí se trata de explicar todo en breve.  Puedes irte a los links para ver más fondo el destilado, pero como este es un guía básico, uno debe de enseñar poco para llegar a lo mejor – probar.

¿Cuáles son las diferencias entre los diferentes whiskies del mundo?

Bourbon – El Bourbon se hace a partir de un 51% de maíz y el resto de granos y se debe de producir en Estados Unidos.

  Lleva ciertas reglas para poder llamarse bourbon y es un destilado muy popular por su sabor a vainilla, caramelo y su sabor dulce que lleva por el maíz.

Rye – Igual que el bourbon, el rye se produce en Estados Unidos y debe de llevar al menos 51% de centeno en su producción.  Es de sabor más fuerte que el bourbon y es un sabor adquirido, además de que ya no se produce en cantidades grandes en la modernidad.  Si tiene un seguimiento en Estados Unidos, pero es raro verlo afuera de ese país.

Irish Whiskey – El irish whiskey – a diferencia del escoces, se destila tres veces para quitar todo restante de sabores fuertes y no se coce con turba, que es lo que le da el sabor ahumado a el whiskey escoces.  El sabor ahumado de los whiskies single malt es verdaderamente un sabor adquirido y muchas personas – este escritor incluido – no les encanta los sabores profundos y demandantes que lleva un whiskey de Islay por ejemplo.  Los whiskeys irlandeses son perfectos para empezar a tomar solos, pues son muy ligeros y no rascan el paladar como otros destilados.  Si quieres empezar por aquí, altamente recomiendo tomar Tullamore Dew o Jameson con hielo para acostumbrarse al sabor.

Canadian Whiskey – El whiskey canadiense está en la mitad del camino entre el bourbon y el whisky escocés.  Tiene esa dulzura característica del bourbon así como sus sabores de vainilla, además de que es un poco ahumado.  Es un buen licor para usar en cocteles, pues sus características no predominan pero sirve como una base sólida de sabor.

Single Malt Whisky – Single Malts significan whiskies que vienen de un productor de whisky en Escocia.  Pueden ser de diferentes regiones que tienen diferentes perfiles de sabor – las cuales se pueden reconocer fácilmente en el paladar.  Mucho de ese sabor es qué tan ahumado sabe el destilado.  Whiskey escocés se hace a base de granos como cualquier otro whiskey.  La diferencia es cuando se tuesta para parar el germinado.  En Escocia se usa sorgo, que le da un sabor ahumado que se traspasa al destilado y es muy reconocible.

  En unos lugares este ahumado es intenso, y pocas personas aprecian mucho el sabor.

Blended Scotch – La idea de los blended scotch fue crear un whiskey escocés balanceado y fácil de tomar (no tan ahumado) para la clientela de Gran Bretaña que quería algo nuevo para tomar.  El destilado fue un éxito por esa idea de sabor – no tan ahumado y no tan aburrido de sabor.  Estos whiskies se hacen con muchos single malts y whiskies sin sabor que se mezclan para que todos los años el sabor sea el mismo.

¿Y con todo esto, por donde empiezo?

Empezar a tomar whiskey solo – o en cocteles como el manhattan – es un poco complicado si no estas acostumbrado a tomar algo tan fuerte.  Probablemente estas acostumbrado a whiskey con coca o whiskey con agua mineral, que en sí son perfectamente aceptables en cualquier contexto – a unas personas simplemente no les gusta el sabor el alcohol y en gustos se rompen géneros.

Empezar con otros cocteles es una buena forma de aprender a tomar este destilado.  Estos tres cocteles te harán ver el whiskey en otra luz.

Old Fashioned 

Pero si quieres empezar a tomar whiskey – y que te empiece a gustar – lo que puedes hacer es empezar a tomar cocteles Old Fashioned.  Estos cocteles son una maravillosa forma de empezar a conocer el whisky, pues este coctel es una mezcla de whiskey, azúcar, agua y amargo de Angostura.  Este se considera uno de los primeros o probablemente el primero coctel en la historia, pues era el único que se consideraba “cocktail”, que eran los que se les tenía que agregar amargo de Angostura.  Otros  - fizzes, juleps, daisies – todos también eran bebidas, pero este es uno de los más simples y un poco difícil de hacer si eres un perfeccionista.  Hay muchas variaciones – machacando naranja y limón al principio con el azúcar – pero la simpleza del coctel hace que sobresalga el whiskey sin que sea demasiado fuerte por el alcohol.

Este coctel se hace con bourbon o con rye.  Altamente recomiendo – si eres principiante de estos cocteles – empezar con bourbon.  Tiene un sabor dulce por el maíz que se usa en su producción así como aligerado por el añejamiento en barril.  Son sabores de vainilla y madera y caramelo los que se distinguen en el bourbon, y no por eso les encanta a las personas. 

El bourbon es un whiskey que se hace en Estados Unidos y que debe de tener por lo menos 51% de maíz, además de que debe de estar añejado en barricas de roble blanco nuevas cada vez.  Es un buen whiskey para empezar a tomar en cocteles.

Manhattan

El Manhattan es probablemente uno de los cocteles más sofisticados que se pueden encontrar en el mundo.  Existe la idea que la simplicidad es lo último en sofisticación.  Y este coctel es un perfecto ejemplo de esto.  Únicamente lleva tres ingredientes – bourbon, vermouth rojo, y gotas de Angostura.  Los tres encajan perfectamente y no se puede hacer sin los tres.  El bourbon es la base del coctel, el vermouth le da el toque de dulzura y notas elevadas de sabor y las gotas de amargo de Angostura une las dos cosas para que parezcan un sabor continuo.  Si quieres, se puede hacer un experimento.  Prepara dos Manhattans – uno con amargo y el otro sin.  La diferencia será clara, pues el amargo hace en la boca algo para que todo parezca lo mismo.  Es una maravilla.

Este coctel es bueno para empezar porque aunque es fuerte, sí tiene dulzura y se puede hacer con diferentes whiskies para probar las diferencias.  Si se hace con whisky escocés, se llama Rob Roy.  Y si se hace con whiskey irlandés, se le da el nombre de Esmeralda.

Mint Julep

Si te gustan las carreras de caballo, puedes tener esta bebida mucho en mente.  Es la bebida icónica del Kentucky Derby y se sirve ahí todos los años a quien sabe cuántas personas.  Se puede hacer tan caro o tan barato como uno quiera – hay personas que se toman su bebida en vaso de plata y menta de Madagascar.

Este coctel usa mucha menta – trata de hacerlo de la misma manera.  El punto es tener tanta menta que la nariz se ve hundida en las hojas cuando se quiere tomar del popote (también hecho de plata).

Este coctel se hace con bourbon y se le corta su sabor por el azúcar y la menta, pero no por mucho.  Es un buen coctel también para empezar por esta razón.  Si es fuerte y puede que uno no este acostumbrado a tanto sabor - se debe tomar poco a poco.  El hielo está ahí por una razón también.

Brown Derby

El Brown Derby es un coctel de miel y toronja con whisky canadiense.  El punto de este guía es incluir bebidas con diferentes destilados.  Por eso este coctel.  La miel y la toronja se balancean perfectamente, pues a veces la toronja puede ser muy amarga y ácida.

Como el Manhattan, se hace con únicamente tres ingredientes y se ve increíblemente sofisticado al servirse en un vaso coupé o Martini.  Uno no se ve nada mal tomando este coctel en cualquier bar del mundo.

El coctel también puede hacerse con whisky escocés si se quiere más ahumado el sabor.  Para practicar es usar whisky canadiense o escocés para notar las diferencias de ahumado – a veces si es radical la diferencia. 

¿Y cuando quiero tomar el whiskey solo?

Se recomienda altamente tomar estos dos cocteles – el Old Fashiones y el Manhattan – por un buen tiempo para acostumbrar el paladar a bebidas más potentes.  Claro que se puede experimentar con otros cocteles – como el Sazerac o un Blood and Sand, pero también es importante enfocarse en whiskeyk porque es un sabor particular para combinar en cocteles.

Cuando ya estas satisfecho que puedes tomar cocteles sin sentir que son demasiado fuertes – esto tomara un poco de tiempo – es tiempo de empezar a tomar whiskey solo.

El proceso para hacerlo no es difícil – pon whiskey en un vaso, y tomar.  Pero probablemente el sabor todavía es muy fuerte para ti.  En este caso, también puedes agregar un poco de agua – muy poco únicamente para suavizar los sabores, o también puedes agregar unos hielos.  Los hielos tienen el efecto de enfriar la bebida – algo que también suaviza el sabor en el paladar – además de agregar agua a la bebida – también para suavizar.  Hay puristas que dictan que no se debería de agregar hielo, porque este opaca los sabores que se pudieran conseguir naturalmente en el whiskey, pero si a uno no le gusta tomar whiskey a temperatura ambiente, esto es perfectamente aceptable.

El acto de tomar whiskey solo es difícil, pues el paladar naturalmente no esta acostumbrado a algo tan fuerte.  Es por eso que los primeros sorbos son los más difíciles.  Toma poco a poco – no es una carrera, sino también se vale poder disfrutar la bebida todo el tiempo que se pueda.

¿Pero qué tipo de whiskey tomo?

Si uno piensa en un vao de whiskey, normalmente uno está tomando blended scotch whiskey o single malt.  Pero eso no tiene que ser el caso.

Es perfectamente aceptable – aunque visto raro por muchas personas – tomar bourbon o whiskey irlandés solo.  A este escritor le encanta tomar whisky irlandés simplemente porque le parece que sabe mejor.

Todo tiene que ver con las preferencias de las personas – la mayoría de las personas toma scotch simplemente porque es lo más común.  Tiene un sabor balanceado y no se alarma el paladar con sabores exóticos o demasiado ahumados.  Los fuertes son los single-malts.  Personas que se aburrieron de los blended scotch van a estos para encontrar algo diferente.  Son más fuertes y complejos pero también pueden ser muy lineales, sin muchas facetas de sabor.  Todo esto tiene que ver con la experimentación.

Y poco a poco serás un experto en whiskey.  Toma tiempo, pero este escritor promete que no será tiempo perdido.