Gripe: síntomas y tratamiento

¿Sabías que la influenza aumenta el riesgo de sufrir un infarto?

5 consejos para combatir la gripe
La gripe es altamente contagiosa y se propaga con facilidad por el aire. ONOKY - Eric Audras | Getty Images

Llega el frío y el mal tiempo, y con él, la temida gripe. Muchos de tus amigos ya la han pasado, algunos compañeros de trabajo también, en el colegio de tu hijo hace dos semanas que hay casos, pero tú te mantienes, de momento, estoicamente inmune ante esa infección causada por el virus de la influenza que afecta a la nariz, la garganta y los pulmones.

No hay que confundir la gripe con resfriados, mientras que la primera se pasa una vez al año, los catarros pueden ser múltiples a lo largo del año.

La influenza afecta entre el 5 y el 20 por ciento de la población en Estados Unidos, según datos del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas.

La vacuna antigripal

Los virus de la gripe sufren cambios constante, pero existen tres tipos de gripe estacional (A, B y C), según la Organización Mundial de la Salud. La gripe A “se clasifica en subtipos en función de las diferentes combinaciones de dos proteínas de la superficie del virus (H y N). Entre los muchos subtipos de virus gripales A, en la actualidad están circulando en el ser humano virus de los subtipos A (H1N1) y A (H3N2)”.

Los virus de la gripe C son menos frecuentes que los de gripe A o B, por lo que las vacunas antigripales solo incluyen virus de los tipos A y B.

Las autoridades de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. aconsejan que las personas con factores de riesgos se vacunen cada año contra la gripe.

Gripe y enfermos del corazón

Varios estudios han demostrado que hay una relación clara entre el virus de la gripe y las enfermedades cardiovasculares. ¿Por qué la gripe puede causar un infarto? Entre otras razones, porque la gripe estimula a los monocitos, los guardianes del sistema inmunológico, y provoca una inflamación que aumenta el riesgo de que se formen trombos y la ruptura de placas de ateroma de arterias coronarias, pudiendo producir un ataque al corazón.

Asimismo, las personas con insuficiencia cardiaca deben vigilar los problemas respiratorios, ya que al reducirse su capacidad respiratoria, empeorará su estado de salud. El corazón reacciona con una taquicardia compensadora en principio, pero que acabará afectando su funcionamiento y aumentará el riesgo de fallo cardíaco.

Síntomas de la gripe

La gripe es altamente contagiosa y se propaga con facilidad por el aire, por lo que puede contagiar  rápidamente a muchas personas. Los síntomas aparecen dos a tres días después del contagio.

El primer síntoma de esta infección respiratoria es la fiebre, que además suele ser muy alta (por encima de 102º F o 39º C), especialmente en niños. Dolor de cabeza, mareos, escalofríos, falta de apetito y malestar general son otros signos de la enfermedad.

Una vez pasadas las primeras 48 horas es habitual que baje la fiebre pero que se presenten otros síntomas de carácter respiratorio, como tos, secreción nasal, estornudo y dolor de garganta, que pueden durar semanas.

Tratamiento para la influenza

Si te contagias, con o sin tratamiento, tu gripe durará entre 7 y 10 días. Y cuidado con algunos tratamientos farmacológicos. Según un estudio de investigadores canadienses, los medicamentos antipiréticos (ibuprofeno o paracetamol) pueden incluso contribuir a la propagación de gripe, aumentando el número de casos en un cinco por ciento.

Los investigadores creen que la causa es que además de reducir la función natural de la fiebre, al mejorar los síntomas hace que los infectados salgan antes a la calle y transmitan los virus activos a otros individuos, intensificando la epidemia.

Asimismo, las autoridades estadounidenses aconsejan que si se contagia no salga de casa pasadas al menos 24 horas después de que la fiebre haya desaparecido, excepto para buscar atención médica o para otras necesidades. La fiebre se debe disminuir de forma natural. Se recomienda una hidratación adecuada y la toma de fármacos que alivien los síntomas gripales.

Los medicamentos antivirales, como Tamiflu y Relenza, no pueden prevenir la gripe, pero pueden reducir la duración de la enfermedad, según la CDC, la cual recuerda que en ningún caso sustituyen a la vacuna antigripal.

5 consejos para evitar el contagio de la gripe

La gripe se contagia con mucha facilidad, por lo que es importante adoptar medidas para prevenir su propagación. Algunas acciones preventivas diarias pueden ayudar a protegernos contra el virus. Los CDC aconsejan una serie de medidas para prevenir la gripe:

  1. Ponte la vacuna anual contra la influenza, si sufres una afección crónica respiratoria, una enfermedad cardíaca o estás en un grupo de riesgo (menores de 2 años, los mayores de 65, embarazadas, trabajadores de la salud) es aconsejable que te vacunes contra la gripe para evitar complicaciones graves. Aunque puedes contagiarse, la afectación será mucho menor. El punto máximo de la epidemia es en enero o febrero y la temporada puede durar hasta mayo. Las vacunas te protegerán contra la cepa del virus responsable de la epidemia de ese año.
  2. Si tienes gripe, evita el contacto muy cercano con personas y deja los besos para cuando la hayas pasado. No compartas alimentos, utensilios, tazas o botellas que puedan estar en contacto con saliva.
  3. Lávate las manos con frecuencia con agua y jabón durante un minuto, y en su defecto, con alcohol desinfectante para manos, especialmente después de tocarte la cara. Evitarás contraer el virus gripal si tocas algo infectado (el pomo de una puerta..) y luego te tocas la boca, la nariz o los ojos.
  4. Ventila adecuadamente espacios cerrados y limpia y desinfecta zonas que puedan estar contagiadas con los gérmenes del virus.
  5. Tápate la boca y la nariz con un pañuelo de papel cuando tosas o estornudes y tíralo a la basura. Si no tienes un pañuelo desechable, cúbrete con la manga de la camisa. De esta manera evitarás la principal manera que tiene el virus de propagarse. Muchas personas se contagian al inhalar las partículas emitidas con la tos o los estornudos de alguien con gripe. 

¡A protegerse!

Referencias:

  • Gripe estacional. Organización Mundial de la Salud. Accedido: 10 de diciembre de 2014 http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs211/es/
  • Population-level effects of suppressing fever David J. D. Earn, Paul W. Andrews, Benjamin M. Bolker Proceedings of the Royal Society of London B: Biological Sciences2014281 20132570;DOI: 10.1098/rspb.2013.2570.Published 22 January 2014