Gato con hepatitis

hepatitis.jpg
La hepatitis se puede curar pero es necesario detectarla a tiempo. Foto: Glorimar Anibarro

El hígado es el órgano que filtra toxinas y las elimina del cuerpo. También es el encargado de separar los nutrientes de los alimentos además de sintetizar las proteínas y grasas. Un fallo en el hígado puede ser fatal.

¿Qué es la hepatitis? Se le llama hepatitis a la inflamación del hígado. Sus causas son variadas y los síntomas se detectan luego de que la condición lleva tiempo en el cuerpo. Diagnóstico a tiempo salva la vida del gato.

Aunque muchos de los síntomas son más comunes en gatos de edad avanzada, la hepatitis puede desarrollarse en gatos de cualquier edad.

Causas: 
• Contacto con sangre o excreta de gato enfermo
• Infección viral
• Infección bacterial
• Sustancias tóxicas como pesticidas
• Diabetes felina
• Virus de la leucemia felina
• Hipertiroidismo

Síntomas de hepatitis:
• Pérdida de apetito y peso
• Vómitos y diarrea
• Sed excesiva
• Orín excesivo
• Abdomen inflamado
• Ictericia
• Pelo sin brillo
• Cambio de personalidad

Si notas cualquiera de éstos síntomas en tu gato, no dudes en llevarlo al veterinario. La condición ya lleva tiempo en su hígado, necesita tratamiento inmediato.

Diagnóstico: Llega a la oficina con notas de todo lo que come y bebe el gato. Cualquier cambio de dieta, medicinas, nuevos juguetes o plantas en el hogar son piezas importantes en el rompecabezas para lograr un diagnóstico adecuado.

El veterinario examinará el abdómen del minino.

Esto incluye rayos X, exámenes de sangre y orina para descifrar si la causa es otra enfermedad o por causas ambientales. Si el caso resulta más difícil será necesario colocar al gato bajo anestesia y hacer una biopsia del hígado.

Tratamiento: Este depende de la causa. 
• Si el minino está muy enfermo, pasará unos días en el hospital veterinario bajo tratamiento de fluidos por vena.


• Se le recetará medicamento para eliminar el líquido acumulado en su abdómen lo que aliviará el dolor que sufre.
Cambio de dieta: para evitar que vuelva a suceder, el veterinario recomendará un cambio de dieta baja en sodio. Las marcas comerciales más especializadas tienen en el mercado comida especial para este tipo de condición. Si prefieres prepararle una dieta basada en comida fresca hecha en casa, asegúrate de que sea baja en sodio. 
*Consulta con el veterinario antes de hacer cualquier cambio en la dieta. Tu buena intención puede causar más daño.
• Si notas que el gato no está respondiendo al medicamento y/o a la dieta, habla con el veterinario. Quizás el minino necesita un tratamiento más intensivo.

Recuerda que esta condición puede ser letal. No pienses que el gato mejorará mañana. Debes mantenerte alerta a cualquier cambio.