Gastronomía de Santander

Las curiosidades de la cocina santandereana

El departamento de Santander es una tierra llena de contrastes geográficos, bellos paisajes naturales que van desde imponentes desiertos y valles rocosos y áridos como el que marca el Cañón del Chicamocha con su Parque Nacional del Chicamocha PANACHI, hasta majestuosas zonas montañosas, fuentes de vida y agua y refugio de miles de especies de fauna y flora únicas, como el bello páramo de Santurbán, este último amenazado por la minería y las grandes empresas extractoras que valoran más el oro y los metales que el agua.

Los santandereanos, de carácter fuerte y serio pero con la alegría y amabilidad natural de los colombianos, han trabajado duro por su departamento y lo han convertido en uno de los mejores destinos naturales del país, principalmente para disfrutar de la aventura y de la adrenalina en medio de la naturaleza, pues los paisajes de Santander se han convertido en escenarios perfectos para el rafting, el parapente, la exploración de cuevas, el paracaidismo y otros deportes como la escalada en roca, que tiene en el parque de escalada de La Mojarra, en el municipio de los Santos, uno de los mejores parques de escalada del país.

Pero toda la aventura va acompañada de buena comida y Santander te ofrece una enorme variedad de comida tradicional que, además de alimentar el cuerpo y el espíritu, te presentarán algunas de las tradiciones culturales de la región y que incluso pondrán a prueba tu paladar y tu espíritu de explorador.

Gastronomía y tradiciones

En Santander puebles comprobar de cerca cómo la gastronomía y las tradiciones de un lugar se fusionan para producir curiosidades culinarias, pues los contrastes geográficos de este departamento y la tenacidad de sus paisajes se refleja en algunos de los platos que te encontrarás en tu recorrido por el departamento.

  • Carne Oreada: este es uno de los principales platos de la cocina santandereana, herencia de los campesinos que habitan la región y que aprovecharon las condiciones naturales de Santander para preparar sus alimentos. La carne oreada es carne cruda seca, que es adobada previamente con especias, sal y limón e incluso se le puede poner cerveza (por qué no una buena cerveza artesanal colombiana), luego se pone a secar al sol durante algunos días, produciendo una carne seca y salada que es un manjar para los santandereanos y para muchos de sus viajeros.
  • Petitoria: la cocina santandereana no está dirigida para los vegetarianos, pues este otro plato tradicional de la gastronomía de Santander está elaborado con las vísceras y la sangre del cabro como ingrediente principal. Es una mezcla en forma de tortilla, que además lleva huevo, queso, miga de pan, arroz y otras especias y se suele servir para acompañar los platos fuertes; en otras regiones de Colombia hay un plato similar preparado con Cordero, llamado chanfaina, ambos de origen español.
  • Mute: esta sopa, que guarda todo el sabor de Santander y de la región andina de Colombia, es uno de los platos más tradicionales de las zonas montañosas del país. Lleva mucho tiempo elaborarla y los más tradicionales la hacen aún en fogón de leña; está elaborada con carne de cerdo y de res, además de una variedad de maíz blanco junto con papa, yuca, garbanzo, pasta, tomate y especies. Puedes necesitar una buena siesta después de enfrentarte a un plato de Mute santandereano.

    Los postres de Santander

    Para cerrar el menú, puedes probar dos de los más curiosos "postres" de la gastronomía de Santander. El primero es el bocadillo veleño, usado por deportistas colombianos como una fuente de energía, incluso en deportes de montaña algunos amigos le decimos la "powerbar criolla", es un dulce elaborado a partir de una fruta colombiana, la guayaba, que se envuelve en hojas secas de plátano y es una buena fuente de calorías, además de que su "empaque" es biodegradable y todos sus ingredientes son naturales.

    El segundo "postre" es un poco más curioso pues su ingrediente es un insecto. Sí, uno de los platos de Santander son las hormigas culonas, una hormiga de gran tamaño (son del género Atta) que se captura en épocas de lluvia y se asan condimentadas, para consumirlas así, como si fueran maní.

    Es un plato de origen indígena pero las nuevas generaciones le dan hasta poderes afrodisiacos.

    Visita Santander y vive la aventura en medio de sus paisajes y en medio de los sabores de la cocina tradicional de esta región.