Garcilaso de la Vega

Garcilaso de la Vega
Garcilaso de la Vega. Wikimedia

Garcilaso de la Vega (c. 1501 ó 1503-1536) es uno de los poetas más destacados y emblemáticos de la literatura española del Renacimiento. Como capitán militar y poeta, encarnó el ideal del caballero cortesano renacentista.

Nació en Toledo en la cuna de una familia ilustre y pudiente; su padre fue Garcilaso de la Vega y su madre Sancha Guzmán. Se educó en la Corte del rey Carlos I, y se unió a esta a muy corta edad, aprendiendo latín, griego, italiano y francés, al mismo tiempo que se entrenaba en las artes de la esgrima, y aprendía también de música, tocando el laúd, la cítara y el arpa.

 

Una vez completada su educación ingresó a la orden de Santiago, muy cerca del rey, como gentilhombre de la Casa de Borgoña, la cuál, junto a la Casa de Castilla, apoyaban a la corona. Hizo parte de varias expediciones militares, una de ellas junto al otro famoso poeta Juan Boscán (quien introdujera con él al idioma español el uso del verso endecasílabo). Con él estuvo en la batalla de Rodas en 1522, un intento de la corona de recuperar el control de la isla, que estaba bajo el control de los otomanes; la isla era la sede de los caballeros de San Juan de Jerusalén y por su localización geográfica un punto muy apetecido. A pesar de los esfuerzos del ejercito, la batalla fue una derrota contundente para el ejercito del rey. A pesar de esto, Garcilaso fue condecorado por su valentía y labor y fue nombrado caballero de Santiago. Como hombre de esta orden sirvió al Duque de Alba.

Garcilaso fue un hombre atractivo y reconocido por la mujeres de las cortes.

Se casó con Elena de Zúñiga y tuvo cinco hijos. A pesar de esto tuvo una relación platónica con una dama de origen portugués llamada Isabel Freyre, a quien llamaría Elisa en su versos de amor. Ella se casa con otro y muere joven dando a luz.  Además de los hijos de su matrimonio tuvo otro por fuera de este con Guiomar Carrillo, una mujer de Toledo.

En 1530 Garcilaso viajó con el rey hasta Roma, para acompañarlo en su coronación como emperador de Bolonia. Esta travesía lo llevó además a Bolonia, donde aprendió acerca del uso del endecasílabo. Así le propone a su amigo Juan Boscán introducirlo al idioma español. 

Como parte de su servicio al rey parte a la tercera batalla entre el rey Carlos I y el rey de Francia Francisco I; en el asalto a Provenza Garcilaso es herido de gravedad y trasladado a Niza, donde muere a los pocos días en 1536, con apenas 33 años. 

Poesía

A diferencia de otros poetas de la época, Garcilaso de la Vega nunca trató temas patrióticos ni religiosos. El tópico que más le apasionó fue el amor. Conocía bien la literatura clásica y también la lírica italiana, especialmente la de Petrarca, quien dejó huellas marcadas en su obra. Esta influencia se hace evidente en la dedicación de la poesía a una dama y en la idealización del amor, muy característica de la época:

        "Yo no nací sino para quereros;
        mi alma os ha cortado a su medida;
        por hábito del alma misma os quiero.

        Cuanto tengo confieso yo deberos;
        por vos nací, por vos tengo la vida,
        por vos he de morir, y por vos muero."
        (Soneto 2)

Otros rasgos renacentistas de su obra son la idealización de la naturaleza, referencias a la mitología clásica, como en el Soneto XIII: "A Dafne ya los brazos le crecían", y el tema del carpe diem, como vemos en el famoso Soneto XXIII: "coged de vuestra alegre primavera / el dulce fruto antes que el tiempo airado / cubra de nieve la hermosa cumbre".

Empleó el verso endecasílabo, el soneto, la lira, la silva y el terceto encadenado. Su lenguaje es claro y prefiere el uso del vocabulario cotidiano al uso de los cultismos.

Obra

Su obra consiste en 38 sonetos y tres églogas, así como algunas canciones, epístolas y elegías. Su obra se publicó por primera vez póstumamente en 1543 en el libro "Las obras de Boscán y algunas de Garcilaso de la Vega", por la viuda de su gran amigo Juan Boscán. Antes de la publicación su trabajo solo se compartía con los conocidos y amigos, y en vida nunca hizo una recopilación formal de su trabajo.