Fuentes principales de contaminacion del agua

El río contaminado de Bagmati. taylorandayumi (Flickr)

¿Qué es la contaminación del agua?

El agua se contamina cuando tiene contacto con una sustancia dañina para los seres vivos o para el ecosistema. Estas sustancias dañinas se llaman contaminantes y pueden ser el resultado de alguna actividad humana o pueden provenir de una fuente natural, por ejemplo de un incendio forestal. Normalmente nos tenemos que preocupar más por la contaminación del agua creada por las actividades humanas, ya que la contaminación natural es mucho menor y no agobia la capacidad de los ecosistemas para sanarse.

Los seres humanos, al contrario, producen contaminantes en grandes cantidades y de manera constante de tal punto que la contaminación del agua ha llegado a ser un problema mundial.

Las fuentes más importantes de la contaminación del agua

Energía

La producción de los combustibles fósiles contamina el agua directa e indirectamente. La extracción y transporte del petróleo resulta en derrames que provocan daños duraderos en los mares. Cuando el derrame ocurre sobre tierra, los contaminantes también pueden llegar al agua subterránea y a los ríos. Nuevas técnicas como la fractura hidráulica depositan contaminantes directamente al agua subterránea. Cuando se quema el carbón o petróleo para producir energía, las plantas eléctricas emiten gases invernadero, dióxido de azufre, dióxido de nitrógeno y mercurio al aire. Estos contaminantes se pueden llevar miles de kilómetros por el viento antes de llegar a la tierra y a los cuerpos de agua.

Los gases invernadero contribuyen al cambio climático, lo cual provoca un sinfin de otros problemas. El dióxido de nitrógeno causa la lluvia ácida. El mercurio es una neurotoxina que termina en nuestra comida después de pasar por la cadena alimenticia.

Contaminación por temperatura en las plantas nucleares

En las plantas de energía nuclear, se utilizan grandes cantidades de agua para evitar el sobrecalentamiento de los componentes necesarios para generar energía. Aunque este agua no se contamina por ninguna sustancia tóxica, se calienta y el agua caliente se devuelve al mismo río de donde fue obtenida. Esto crea una zona caliente en el río que cambia el ecosistema desde el punto de entrada hasta río abajo.

Más información: ¿Cuáles son las energías limpias?

Agricultura

La agricultura industrial contribuye en gran medida a la contaminación del agua. Tan sólo la producción de carne causa una tercera parte de la contaminación del agua dulce en el mundo. Los fertilizantes, herbicidas y plaguicidas aplicados a los campos de cultivo contaminan los cuerpos de agua cercanos, incluyendo al agua subterránea. Los desechos de los animales en las granjas factoría también escurren a los ríos y lagos, causando zonas muertas. Un ejemplo es la zona muerta en el norte del Golfo de México que abarca más que 20 mil kilómetros cuadrados y se debe, en parte, a los desechos provenientes de la industria agrícola del sur de los Estados Unidos.

Superficies impermeables y vías de comunicación

La mayoría de las superficies hechos por el hombre no absorben el agua.

El pavimento, los techos y otras superficies artificiales desvían el agua de lluvia y deshielo que normalmente serían absorbidos por la tierra y provocan que escurra con gran velocidad y volumen, barriendo con los contaminantes en su camino como los metales pesados, sal de carretera, aceite de motor y basura.

Manufactura

Las fábricas y otros centros de actividad industrial son fuentes importantes de la contaminación del agua. En países que carecen de leyes regulatorias para proteger la calidad del agua, los desechos tóxicos líquidos se vierten directamente en los ríos o se entierran en barriles que suelen sufrir filtraciones y acaban contaminando las aguas subterráneas. Desafortunadamente algunas de estas prácticas persisten a pesar de las regulaciones, aunque su incidencia es mucho menor.

Minería

Las minas son infames por exudar fango tóxico.

Los residuos de las rocas excavadas y tratadas para remover los minerales deseados se filtran, envenenando los ríos y lagos cercanos con metales pesados y óxidos de azufre, lo cual provoca la acidificación extrema de los cuerpos del agua. Los ecosistemas y las comunidades humanas que tienen la mala fortuna de vivir cerca de una mina activa o abandonada pagan con su salud.

Deforestación, erosión y destrucción de humedales

En la naturaleza, la densidad de vegetación corresponde directamente a la cantidad de precipitación: entre más lluvia, más plantas de todos tipos que pueden filtrar el agua y remover los contaminantes antes de que lleguen a los ríos, lagos y mares. Cuando talamos los árboles, aramos la tierra, rellenamos las humedales y construimos ciudades de concreto, interrumpimos el ciclo del agua. Frenamos la actividad purificadora de las plantas, bacterias, hongos, insectos y todos los demás seres vivos que trabajan para quitar los contaminantes del aire, suelo y agua. En su lugar agregamos más contaminantes y una estructura que los deposita, en una forma más concentrada, directamente en los cuerpos de agua.

Actividades caseras

Podemos abstener de las prácticas cotidianas que contaminan el agua desde nuestros hogares.

  • Evita el uso de plaguicidas en tu jardín y en tu casa.
  • Recoge las heces de tus mascotas.
  • Utiliza productos de limpieza no tóxicos.
  • No trates a la taza del baño, la regadera y el lavabo como basurero: desecha de los químicos, pinturas, medicinas, etc. correctamente.
  • Evita jabones, champús y cosméticos que contienen microplásticos.
  • Repare fugas de aceite en tu coche, moto o podadora.

Desechos no biodegradables

La basura se queda en el medio ambiente y finalmente acaba en el mar, donde causa numerosos problemas para los animales marinos. Los plásticos son los culpables fundamentales. Aprende cómo reducir la cantidad de plástico que utilizas.