Fuente de alimentación o poder, definición y tipos

fuentedealimentacion.jpg
Copyright Getty

La fuente de alimentación o de poder es la encargada de transformar la electricidad para tu PC. Convierte por tanto la corriente alterna que llega a tu casa en varios niveles de corriente continua.

Además, realiza otras funciones como pueden ser crear una protección adicional a los altos voltajes y corrientes. Es un elemento en el que no está de más invertir algo extra ya que va a ser el que va a estar en primera línea.

Como consejo general tener en cuenta que es importante que los ventiladores sean grandes y bien orientados para que no se le acumule el polvo en el interior de la caja. En algunos casos es posible usar filtros de aire en las entradas para impedir que la suciedad entre pero se deben de cambiar de manera periódica y además requiere de ventiladores más potentes.

Tamaños de fuentes de alimentación

El tamaño de la fuente es muy importante ya que no ha sido un elemento en el que se haya conseguido reducir en exceso su tamaño con los años. Los más comunes son:

ATX/ATX 12V. Creado en 1995 es la más común en los PCs de escritorio. Sobre todo lo encontraras en los formatos torre. Debido a la cantidad de años que han pasado han existido varias versiones, en las cuales por ejemplo se ha añadido soporte para SATA o conectores hacia la placa base de alimentación adicional. Esto último ha pasado en todos los modelos.

Normalmente tendrán un ventilador de 80 mm, pero también las puedes encontrar de 92 o 120 mm.

SFX/SFX 12V. Aparece en 1997. Realmente define cinco tamaños distintos. Pensado para PCs pequeños. No son totalmente intercambiables con lo cual su reemplazo en caso de fallo es más complicado.

Pensados para ventiladores de 60 mm aunque una de las versiones soporta 80 y otra 40.

EPS/EPS 12V. Aparece en 1998. Definida para servidores. Muchas de las mejoras de sus primeras versiones acabaron en el formato ATX.

La diferencia más importante es que lleva el doble de conectores de voltaje para alimentar placas base con varios procesadores, suelen ser además más largas que las ATX.

Una fuente de este tipo se puede incluir en un equipo con ATX siempre y cuando quepa en la caja.

TFX12V. Aparece en 2002. Pensado para equipos pequeños, también denominados small form factor. En este caso solo existe un tamaño. Permite ventiladores de 80 mm.

Existen otros modelos de menos en uso como los CFX12V, el único que no tiene un diseño cuadrado, el LFX12V, para sistemas muy pequeños o el Flex ATX.

¿Qué debo mirar al comprar una fuente de alimentación?

Además de las especificaciones algunas fuentes permiten añadir los cables de manera independiente evitando así la maraña de cables tan común de los PCs.

Los fabricantes suelen dárnoslos siguientes datos:

Potencia medida en Watios. Importante que compruebes que compras una adecuada. Sobre todo si piensas usar varias tarjetas graficas en SLI o CrossFire.

Rango de funcionamiento de voltaje. También denominado voltaje de entrada el cual es capaz de funcionar.

Cuanto más rango más capacidad de soportar cambios en la corriente. Existe otro para la corriente de entrada.

Tiempo de espera. El tiempo que puede mantener la salida incluso aunque no esté conectada la corriente. Obviamente hablamos de milisegundos.

Eficiencia. Relación entre la potencia de entrada y la de salida. Cuanto más cercano al 100% mejor. Lo que no pasa a la salida se convierte en calor en el interior de la fuente.

Existe una certificación elaborada por los fabricantes que permite conocer el grado de eficiencia a determinadas cargas el conocido como 80 Plus.

Tiempo medio entre fallos. Normalmente se da en horas y es lo que puedes esperar que la fuente funcione antes de dar algún fallo.

Corrección de factor de potencia tipo (PFC). Para equipos con gran cantidad de necesidades energéticas necesitas que sea activo.

Protege además a otros electrodomésticos y equipos conectados a la corriente eléctrica de las interferencias.