Formaciones tácticas

El director técnico no sólo tiene que escoger a los 11 jugadores que saldrán a la cancha representando a su equipo, sino también cómo disponer de ellos en el campo de juego. ¿Cuántos jugadores colocará en la última línea? ¿Poblará el mediocampo o cargará el ataque?

La ubicación de los jugadores se expresa como una fórmula de tres o cuatro números, uno por cada línea del equipo: defensa, medio y ataque, en ese orden. (El arquero no se incluye porque es un número invariable al sólo poder jugar con uno).

A continuación, un repaso por las formaciones más comunes.

01
de 06
Formación 4-4-2
By MaxDZ8, based on work from Mario Ortegon (self-made, original file from Mario Ortegon) [ GFDL, CC-BY-SA-3.0 or CC BY 2.5], via Wikimedia Commons

La formación más típica del fútbol, al ser la más equilibrada. Parte con una defensa de cuatro jugadores, incluidos dos centrales que pueden jugar escalonados (líbero y stopper) o en línea, y dos laterales que se turnan para proyectarse al ataque con el fin de asegurar tres defensas en todo momento.

El medio cuenta con dos volantes externos de mucha proyección y dos mediocampistas mixtos (que cumplen un rol defensivo y ofensivo a la vez) que pueden repartirse el centro del campo.

El ataque va con dos jugadores que cumplen funciones generalmente complementarias: puede ser un ariete de área y un delantero externo que busca habilitar a su compañero desde las bandas; uno que recorra todo el frente de ataque y que sea asistido por un media punta que baje a buscar la pelota; o dos centro delanteros que pisen constantemente el área en busca de centros o pelotazos lanzados desde el medio o la defensa. Sigue leyendo »

02
de 06

4-3-1-2

4-3-1-2
Threner [CC BY-SA 1.0  CC-BY-SA-3.0 o GFDL], via Wikimedia Commons

Se trata de la misma disposición que el 4-4-2 pero con un desdoblamiento en el mediocampo. Uno de los dos volantes centrales se adelanta para jugar de enlace o enganche entre el medio y la delantera.

El enlace buscará llegar a posiciones de gol y, principalmente, habilitar a los dos de punta. El otro volante central ahora será netamente de contención; es decir, intentará cortar el juego del rival y apoyará la labor de la última línea, arrimándose a los dos centrales.

03
de 06

4-3-3

Formación 4-3-3
Formación 4-3-3. Threner, CC BY-SA 3.0, Wikimedia Commons

Una formación histórica que volvió a ponerse de moda gracias al Barcelona.

Es una apuesta neta al ataque, con tres hombres de punta que ocupan la banda derecha, el área rival y la banda izquierda.

El medio lo componen dos volantes que se vuelcan hacia el medio para generar juego y no quitarle espacios a los delanteros extremos y los laterales. Más atrás, un volante de contención.

En la defensa, el lateral derecho y el izquierdo deberán colaborar con los punteros extremos tanto en ataque como en defensa.

04
de 06

4-2-3-1

Formación 4-2-3-1
Formación 4-2-3-1. ThrenerCC BY-SA 3.0, Wikimedia Commons

Ideal para los conjuntos que privilegian la posesión del balón y que cuentan con varios volantes ofensivos o media puntas en el plantel, como España en el Mundial 2010.

Adelante de una defensa de cuatro se posicionan dos volantes de contención, y más arriba aún, tres creativos: uno que desborde por la derecha, un enganche en el medio, y otro que desequilibre por la izquierda.

En el ataque queda un delantero de área que en teoría se beneficiaría del juego de los tres creativos.

(El 4-1-4-1 es una variación más ofensiva en la que un contención pasa a ser creativo).

05
de 06

3-5-2 o 3-4-3

3-5-2
Threner derivative work: Jfd34 (This file was derived from: 3-5-2.png:) [GFDL, CC-BY-SA-3.0 o CC BY-SA 2.0, Wikimedia Commons

El técnico argentino Carlos Bilardo inventó el sistema de jugar con tres zagueros y dos laterales-volantes, con el cual ganó el Mundial 1986.

Tras ser la formación predominante de la Copa del Mundo 1990 y 1994, sin embargo, cayó en desuso debido al gran desgaste que exige de los laterales-volantes.

La defensa forma con dos stoppers que marcan hombre a hombre a los dos atacantes rivales, y otro zaguero que barre detrás de ellos, el líbero.

Los dos laterales en teoría pasan a formar parte del mediocampo e incluso pueden transformarse en dos atacantes más. Pero también se les requiere que retrocedan a la posición de lateral tradicional para evitar que el oponente explote las bandas.

Al haber muy pocos laterales en el mundo que reúnen la resistencia, velocidad y técnica para cumplir esta función, la formación fue abandonada por la mayoría de los equipos que la empleaban.

06
de 06

5-4-1 o 5-3-2

Formación 5-4-1
ThrenerCC BY-SA 3.0, Wikimedia Commons

Una formación de neto corte defensivo, que en la jerga popular se conoce como "colgarse del travesaño".

Por lo general es usada por equipos chicos que juegan de visita, o un cuadro que debe cuidar un resultado favorable en los últimos minutos de un encuentro.

Implica agregar un central (generalmente un líbero) a una tradicional línea de cuatro, tener a cuatro mediocampistas tratando de cortar juego en su propio campo, y un "llanero solitario" corriendo detrás de largos pelotazos y peleando contra toda la defensa contraria.