Festejos para pasar año nuevo en Chile

Foto © 123rf.com

En Chile las fiestas de fin de año se viven y se celebran en grande. La noche del 31 de diciembre es un festejo muy arraigado en la cultura y los chilenos se toman muy apecho la consigna de recibir el nuevo año disfrutando y celebrando de la mejor forma, de modo que tal, que sea un buen augurio de lo que será el año que se inicia.

Es por esto que los festejos para esa noche abundan de norte a sur del país, ofreciendo varias y distintas opciones para todos los gustos.

Algunas más tradicionales y otras invitan a vivir nuevas experiencias alejado del bullicio y las celebraciones masivas.

Si estás planeando un viaje por estas fechas del año, aquí una breve descripción de las distintas opciones que ofrece Chile para despedir el año y recibir el nuevo que se inicia.

En restaurantes

Es muy común que las familias chilenas se reúnan para estas fechas, realizando una cena en casa para disfrutar las 00:00hrs. de manera íntima y con los seres queridos. Sin embargo, muchas veces y cada vez con más frecuencia, se opta por asistir a algún restaurante para disfrutar de la cena de fin de año y ahorrarse todo el trabajo que significa preparan una gran cena. Las opciones son muchas y la elección del sitio se basará obviamente en el tipo de comida que se quiera disfrutar. Los restaurantes de comida típica chilena son bastante populares en estas fechas, donde la gracia es pasar un año nuevo “a la chilena”, disfrutando de las más ricos y clásicas preparaciones criollas como las empandas, asados y vino chileno.

También es muy común las cenas de fin de año en los distintos restaurantes de comida internacional, como por ejemplo el caso de los restaurantes peruanos o los de comida oriental que preparan cenas al más puro estilo de sus propias costumbres y tradiciones, con platos característicos de su cocina, bailes y música populares de sus respectivos países.

También existe la opción para aquellas parejas que quieran pasar una velada más íntima, donde la luz de las velas y la música acompañen a recibir el nuevo año con un menú exclusivo en restaurantes con ambiente romántico y sofisticado.

En hoteles

Mucho más lujosas, masivas y de larga duración, son las veladas de año nuevo que ofrecen distintos hoteles. Si bien, cada año se van sumando y restando algunos otros, existen hoteles íconos en Chile que se caracterizan por llevar a cabo grandes festejos de año nuevo. Las veladas comienzan a eso de las 21:00 hrs. con lujosas cenas que incluyen aperitivo, plato de fondo, postre y por su puesto, bebidas alcohólicas, en su mayoría de libre consumo por persona. Junto con esto, el cotillón, música en vivo y espectáculo de fuegos artificiales suelen animar las largas noches de fin de año en estos hoteles, las cuales pueden durar hasta pasadas las 5 de la mañana.

Para aquellos que la fiesta no es sólo cenar y bailar, sitios como Monticello Casino & Hotel y el Enjoy Viña del Mar ofrecen todo lo anterior, más la posibilidad de pasar unas horas o la velada completa si se quiere, entreteniéndose en las dependencias de sus casinos, reconocidos dentro de los mejores del país.

En termas

Otra opción, esta vez menos tradicional y común, es celebrar la noche de año nuevo alejado del bullicio de las ciudades, de las fiestas masivas y del caos que suele provocarse en las calles en las zonas más turísticas del país. Pasar la velada del 31 de diciembre en una de las tantas termas que ofrece el territorio chileno es una opción distinta y que cada año toma más fuerza. Termas de Jahuel, Coñaripe y Chillán son algunas de las tantas posibilidades las cuales son muy varias, con distintos precios y sobre todo, distintos escenarios y paisajes: se puede pasar una velada cálida de verano en las termas ubicadas al norte o bien, una noche más fría con un bello paisaje vestido de color blanco en las montañas en las termas de la zona sur.

Sea cual sea el destino elegido, lo cierto es que el festejo en las termas chilenas ofrece la opción no sólo de disfrutar de una rica cena, música y fiesta, sino que también permite recuperarse con las variadas terapias de belleza y relajación que ofrecen estos sitios, todos insertos en paisajes marcados por la belleza de la naturaleza.