Festeja Cinco de mayo con tus hijos

cinco de mayo
Festeja con alegría. © Softdreams | Dreamstime.com

La festividad hispana más primaveral en los Estados Unidos es Cinco de mayo.

En mi ciudad natal, Boulder, Colorado, es la fecha cuando abren los patios de los restaurantes mexicanos y empiezan a dar una optimista bienvenida a los días más calurosos. Se ameniza el ambiente con margaritas, totopos con salsa y música latina, y todos participan sin fijarse en su origen cultural.

Como el Día de San Patricio, Cinco de mayo ha llegado a ser una fiesta netamente norteamericana que honra las raíces inmigrantes del país.

Sin embargo, no hay que perder de vista que esta fiesta tiene su origen verdadero en México. Es importante que enseñes a tus hijos la verdadera historia del Cinco de mayo, para que se identifiquen con sus raíces latinas y festejen este día contigo en una forma particular.

  1. Cuéntales a tus hijos qué pasó.

    Les puedes decir la historia a su nivel, algo así:

    Cuando los mexicanos consiguieron liberarse del control de España y lograron su independencia en 1810, mucha gente estaba muy orgullosa de su nueva nación.

    Muchos mexicanos estaban felices de no tener un rey, y de tener un país libre.

    Sin embargo, fue difícil y muy caro empezar una nueva patria. Por muchos años después de la independencia, la gente siguió peleando para decidir qué clase de país querían. Pidieron dinero prestado para financiar la guerra.

    En 1862 soldados de Inglaterra, España y Francia vinieron a México a cobrar la deuda por la fuerza. Juárez pudo convencer a los ingleses y a los españoles que después les pagaría, pero los franceses quedaron en México.

    El General francés Charles Ferdinand Latrille, Conde de Lorencez, escribió a su rey y le dijo, “a partir de este momento y al mando de nuestros 6000 valientes soldados, ya soy dueño de México.”

    Benito Juárez se indignó que los franceses se creyeran los dueños de México libre, y encargó al general Ignacio Zaragoza organizar un ejército para sacarlos del país.

    El 5 de mayo de 1862, en los cerros de Loreto y Guadalupe afuera de la ciudad de Puebla, el ejército mexicano derrotó al ejército francés.

    Aunque los mexicanos duraron otros 5 años para expulsar a las tropas francesas, este día glorioso se conmemora cada año.

    Hasta la fecha, por ejemplo, los colonos del barrio de Peñón de los Baños en el Distrito Federal siguen escenificando la batalla entre franceses y los indígenas zacapoaxtlas de la sierra de Puebla.

  1. ¿Qué pueden aprender tus hijos de esta batalla?

    Después de contarles la historia, pregúntales qué sienten. Si pasara algo similar hoy, ¿de cuál lado se pondrían ellos? Como mexicanos o latinos, ¿cómo vemos el mundo? ¿Es bueno que otros países intervengan en el nuestro? ¿Cuándo se justifica, y cuándo no?

  1. Ensénales a los protagonistas y el lugar de la historia.
  2. Recalca estos valores.
    • La soberanía.

      Cada país y cada persona debe ser respetado en su integridad. Hay que defender el derecho a no ser invadido por alguien ajeno a nosotros.

    • La identidad.

      Somos mexicanos, latinos, americanos. El Nuevo Mundo fue fundado bajo principios democráticos. Mucha gente murió para darnos una sociedad libre donde podemos ser quienes somos. Debemos de sentirnos orgullosos de nuestras raíces.

    • La valentía.

      Al General Zaragoza y a su gente no les importaba que el ejército francés fuera catalogado como el mejor del mundo. No les importó tener armas inferiores y menos soldados. Se atrevieron a arriesgar sus vidas para defender a su patria.

    • El patriotismo.

      Uno debe ser leal al lugar donde vive, y sentir amor y orgullo por su país. Fechas como el cinco de mayo se festejan con gran gusto y gallardía porque representan valores que nos identifican.

  3. Festeja el Cinco de mayo con estas actividades mexicanas: