Eyaculación retrógrada: poca o ninguna emisión de semen en el orgasmo

01
de 01

Eyaculación retrógrada: poca o ninguna emisión de semen en el orgasmo

La eyaculación retrógrada ocurre cuando el semen entra en la vejiga, en vez de ser expulsado hacia fuera a través de la uretra y el pene al momento del orgasmo. No es una condición de salud muy frecuente.

Síntomas de eyaculación retrógrada

La eyaculación retrógrada no causa ningún daño, molestia o dolor, pero los orgasmos podrían experimentarse como distintos o menos placenteros al momento de la eyaculación, en parte debido a la preocupación por la ausencia de emisión de semen.

La eyaculación retrógrada no afecta tu capacidad de tener una erección ni tus orgasmos. Los síntomas principales que notarás son poca (una gota o dos) o ninguna emisión de semen durante la eyaculación, o la presencia de orina turbia después del orgasmo. La eyaculación retrógrada no tiene consecuencias negativas para la salud, pero puede dificultar tu capacidad para concebir un bebé.

Causas de la eyaculación retrógrada

Al momento de la eyaculación, normalmente el cuello de la vejiga se cierra herméticamente para que no se mezclen el semen y la orina. Sin embargo, debido a ciertas condiciones de salud, este músculo deja de funcionar bien, el cuello de la vejiga no cierra y entonces ocurre la eyaculación retrógrada.

Esta afección puede ser ocasionada por medicamentos, enfermedades o cirugías que afectan los nervios o músculos que controlan la abertura de la vejiga, tales como:

  • Enfermedades: diabetes, esclerosis múltiple y lesiones en la médula espinal
  • Algunas medicinas: fármacos para la presión arterial alta y para los trastornos de los estados de ánimo, medicamentos para tratar problemas de próstata agrandada.
  • Cirugía de próstata, uretra o vejiga

Prevención de la eyaculación retrógrada

Cuando se tiene una lesión en la médula espinal o se ha sido sometido a una cirugía que afecta el músculo del cuello de la vejiga – como la cirugía de próstata o de vejiga – es poco lo que se puede hacer para prevenir la eyaculación retrógrada. Sin embargo, se puede prevenir la eyaculación retrógrada ocasionada por daño en los nervios a consecuencia  de enfermedades como la diabetes y del uso de ciertos medicamentos.

Los hombres diabéticos pueden prevenir la aparición de esta condición de salud controlando muy bien los niveles de azúcar en la sangre. Por otro lado, si estás usando medicamentos contra la hipertensión o para ciertos trastornos emocionales (estados de ánimo) consulta con tu médico si pudieran estar ocasionando eyaculación retrógrada y, en ese caso, pídele que los sustituya por otros fármacos o que cambie la dosis.

Cuando la eyaculación retrógrada es ocasionada por medicamentos, su suspensión puede restablecer la eyaculación normal. Si está siendo ocasionada por alguna cirugía, lesión en la médula espinal o diabetes, la afección no se podrá corregir.

Diagnóstico y tratamiento de la eyaculación retrógrada

Por lo general, el médico realiza un examen físico del pene, testículos y recto. También examinará la orina para detectar la presencia de semen después del orgasmo. Si se detecta alto volumen de esperma en la orina, es señal de eyaculación retrógrada. Además averiguará si la eyaculación retrógrada está relacionada con alguna otra condición de salud que requiera evaluación adicional.

Es frecuente que no se trate la eyaculación retrógrada, a menos que afecte la fertilidad. Las medicinas para tratar la eyaculación retrógrada funcionan cuando la afección es producida por daño en los nervios ocasionado por diabetes, esclerosis múltiple, ciertas cirugías y otros tratamientos. Los fármacos no ayudarán cuando haya daños anatómicos permanentes, producto de algunas cirugías de vejiga y próstata.

El tratamiento con medicamentos ayudará a que los músculos del cuello de la vejiga se mantengan cerrados al momento de la eyaculación. Es importante advertir que aunque este tipo de tratamiento puede ser efectivo y los fármacos que se administran causan efectos secundarios menores, en algunos casos pueden producir graves reacciones, cuando son combinados con otros fármacos. Por otra parte, algunas medicinas pueden aumentar la presión sanguínea y el ritmo cardíaco, lo que podría resultar peligroso si el paciente sufre de hipertensión o alguna enfermedad cardíaca. Por todo ello, nunca te automediques y consulta con tu médico.

El médico también pedirá al paciente que deje de tomar otros medicamentos que pudieran estar afectando la capacidad de eyacular normalmente.

Eyaculación retrógrada y su relación con la infertilidad masculina

La eyaculación retrógrada puede ocasionar infertilidad en el hombre. Si tienes eyaculación retrógrada es probable que necesites algún tratamiento para poder concebir. Si no se puede recuperar la eyaculación normal mediante medicamentos, actualmente hay métodos para extraer el semen de la vejiga y junto con las técnicas de reproducción asistida permiten lograr un embarazo.

Sin necesidad de utilizar los procedimientos anteriores, muchos hombres con eyaculación retrógrada son capaces de concebir después de tratar esta condición de salud con medicamentos.

Fuentes:

Mayo Clinic Staff. Retrograde ejaculation . Mayo Clinic. Recuperado el 16 de marzo de 2016.

MedlinePlus. Eyaculación retrógrada. Recuperado el 16 de marzo de 2016.