Estrategias para redactar una carta de presentación exitosa

La carta de presentación es el documento que acompaña al curriculum cuando se solicita un trabajo. Contrario a lo que mucha gente piensa, la carta no es lo mismo que el currículum pero con un formato diferente. Es un documento que tiene que complementar la información incluida en el currículum añadiendo un toque personal y con la intención de vender tus posibilidades de conseguir tu entrevista.

Para muchas personas, el hecho de tener que escribir una carta de tipo profesional como ésta representa un obstáculo ya que no se sabe muy bien por dónde empezar o el contenido que esta carta tiene que incluir.

En este artículo descubrirás no sólo las secciones que deberás incluir pero también detalles sobre el contenido que tendrás que escribir en ella.

Para llegar a conseguir esa entrevista, la carta jugará un papel determinante. Varios puntos a tener en cuenta incluyen: el anuncio del trabajo con los requisitos pedidos, secciones de la carta, actitud de vendedor, y un toque personal que vislumbre tu personalidad.

El anuncio de trabajo

Una de las cosas más importantes antes de empezar a escribir la carta es leer con detenimiento el anuncio de trabajo. Trata de analizar exactamente qué tipo de candidato buscan. Agarra un papel y anota los tres o cuatro requisitos que se detallan en el anuncio. Ahora piensa en todo lo que has incluido en tu currículum y escribe al lado de cada requisito las cualidades tuyas que se correspondan con esos requisitos. No sólo estarás demostrando que puedes distinguir los detalles de cualquier documento sino que además se lo estarás poniendo más fácil al lector ya que verá palabras familiares sacadas directamente del anuncio de trabajo.

Secciones de la carta

Una vez que hayas determinado exactamente los requisitos que se piden en el anuncio, es hora de comenzar a escribir la carta. Para empezar y como sugerencia divide la carta en cinco párrafos. El primer párrafo tendrá una introducción que incluya cómo te enteraste de que había un trabajo disponible y una o dos frases que resalten las cualidades que te hacen el candidato ideal para esa posición.

Aprovechando que ya has escrito esas cualidades --supongamos que has escrito tres cualidades principales--debes dedicar un párrafo para cada una de ellas. Y en el último párrafo cerrarás la carta despidiéndote con confianza y requiriendo que seas contactado para una entrevista.

Actitud de vendedor

Ahora que tienes organizado el documento en cinco párrafos y sabes lo que vas a escribir en cada uno de ellos, debes adoptar una actitud de vendedor. Ponte en la posición del lector y escribe la carta con un tono enfocado en esa persona y en la empresa. En vez de escribir la carta repleta de "yo soy un experto en ______" , o "yo tengo conocimientos de _____", deberías de escribir "su empresa requiere de alguien experto en _______ y mis conocimientos en esa área podrían ayudar a mejorar su departamento". Se trata básicamente de mostrar empatía a la hora de escribir. Si eres capaz de anticipar cómo va a reaccionar el lector a lo que escribes, tendrás una gran ventaja sobre los otros candidatos.

Toque personal

Te has estudiado el anuncio de trabajo, has creado las secciones necesarias en tu carta, y has escrito el contenido ajustándote a lo que realmente busca el lector. Pero ¿te queda algo por incluir?

El último detalle a tener en cuenta es añadir un toque personal a ese documento. Pero ¿cómo se hace eso? Pues aunque no es algo tangible ni fácil de explicar, comencemos con decir lo que no es. Imagínate que andas muy ocupado y que has conseguido que alguien escriba la carta por ti (algo no recomendable) y te pones a leerla. Aunque está muy bien organizada y escrita te detienes y piensas: "esto no suena como que yo lo escribí". ¿Qué es lo que falta? Lo que le falta es ese tono personal que es único. Ese toque personal refleja tu manera de decir (y escribir) las cosas. Y es un detalle esencial para completar quizás uno de los documentos más importantes que escribas en tu vida.

Así que ponte a trabajar y comienza a escribir. Acuérdate de leer detenidamente el anuncio de trabajo, de dividir la carta en párrafos para que te sea más sencillo comenzar a escribirla, de enfocarte en cómo el lector va a reaccionar a tus palabras, y en incluir un toque personal.

Y por último: recuerda que la carta de presentación es el complemento ideal de tu currículum. Suerte.

Foto @ Winston Davidian