Estrategias para afrontar el estrés

01
de 04

A nivel físico

© Ken Wramton / Getty Images

Según las investigaciones más recientes de la American Psychological Association (APA), el 69% de os adultos en Estados Unidos experimentaron síntomas físicos de estrés durante el año previo al estudio.

Desgraciadamente, el estrés forma parte de la vida de muchas personas, no solo de manera esporádica, sino de forma habitual, y en la actualidad, debido al uso de teléfonos inteligentes, redes sociales y otros medios de comunicación que mantienen a las personas conectadas con todas las áreas de su vida en todo momento, resulta más difícil dejar el estrés del trabajo en la oficina al salir de ella, o dejar en casa el estrés producido por problemas familiares al salir a trabajar.

Aun así, las personas afrontan ahora mejor el estrés que en el pasado; recurren menos a la bebida o la comida como forma de aliviar el estrés y hacen más ejercicio físico. Es decir, la gente empieza a tomarse en serio el estrés que padecen y a intentar combatirlo de modos más sanos. Si estás entre este grupo de personas, estas son algunas de las cosas que puedes hacer para aliviar tu estrés (a nivel físico, emocional, mental y comportamental):

1. A nivel físico

Haz ejercicio de manera habitual. Descubrirás que es uno de los mejores modos de reducir tus niveles de estrés, tener más energía y mejorar tu estado de ánimo. Haz una alimentación sana y nutritiva y evita o reduce todo lo que puedas la comida basura y el azúcar. Los siguientes artículos te servirán de ayuda:

02
de 04

2. A nivel emocional

Como comentaba en el artículo llamado La depresión puede ser "contagiosa", rodearte de personas negativas, malhumoradas, hipercríticas o pesimistas no te hará ningún bien. Rodéate, preferentemente, de personas positivas y alegres que te transmitan emociones positivas.

Busca también otras formas de experimentar emociones positivas, ya sea dar paseos por la naturaleza, recurrir a masajes o saunas, ver películas cómicas, acariciar a un animal, etc.

Lee los siguientes artículos para conocer dos buenos modos de aumentar tus emociones positivas:

03
de 04

3. A nivel mental

Tus pensamientos ejercen un efecto muy importante en lo que sientes y en cómo te comportas. Por ejemplo, en función de lo que pienses de un suceso determinado, lo interpretarás como una catástrofe o como un simple problema a solucionar. Por tanto, vigila tu pensamiento y procura que sea constructivo. Los siguientes artículos pueden servirte de ayuda:

  • Errores de pensamiento. Si cometes errores al pensar, tienes más probabilidades tanto de sentirte mal como de equivocarte en tus decisiones o actuar de un modo que te perjudica a ti o a los demás. Este artículo describe los principales errores de pensamiento y cómo evitarlos.
  • Pensamientos negativos. Cómo cambiarlos o eliminarlos. Tu pensamiento es como un filtro que usas para interpretar y dar significado a todo lo que te sucede, y esas interpretaciones de tu realidad ejercerán una influencia muy importante en tus emociones, haciendo que te sientas de un modo u otro.
  • Practicar la meditación puede servirte también de gran ayuda para calmar tu mente.

04
de 04

4. A nivel comportamental

Con frecuencia, el modo como nos tratan los demás es un reflejo de cómo los tratamos nosotros. Y las cosas que nos suceden (como los acontecimientos estresantes) son también a menudo consecuencias de nuestros propios comportamientos. Si tratas a los demás con amabilidad, les ofreces tu ayuda en la medida de lo posible y eres tolerante, tus relaciones con ellos serán mucho más positivas. Por desgracia, cuando una persona está estresada, puede tender a comportarse de manera brusca con los demás. Por este motivo, es importante que vigiles tu comportamiento:

  • El óctuple camino. El óctuple camino es una guía de comportamiento que forma parte de las enseñanzas del budismo. Cuando sientes dudas, todo te sale mal, no sabes qué hacer, te rodea la mezquindad, o la mala suerte parece estar persiguiéndote sin descanso, empieza a seguir el óctuple camino en todas las áreas de tu vida.
  • Utiliza el mindfulness como un modo de estar y comportarte en tu día a día. No solo es sencillo de aplicar sino que es uno de los mejores modos de aliviar el estrés, relajar tu mente y mejorar tu estado de ánimo.
  • Sé paciente. La impaciencia, la incapacidad para tolerar la frustración o el deseo de tenerlo todo ya, pueden suponer una gran fuente de estrés. Practica la paciencia y no olvides que compartes el mundo con muchas personas con sus propios deseos y necesidades.